Observador Urbano

Venezuela: Nicolás Maduro asume su segundo mandato como Presidente

El jueves 10 de enero, Nicolás Maduro juró ante el Tribunal Supremo Electoral como presidente de Venezuela, en lo que se convierte su segundo mandato.

El 20 de mayo de 2018, el Consejo Nacional Electoral de Venezuela (CNE) anunciaba el triunfo de Maduro en las elecciones presidenciales. De acuerdo al CNE, éste obtuvo 6.190.612 votos, quedando en segundo lugar el exgobernador del estado de Lara y candidato opositor Henri Falcón con 1.917.036 votos. Cabe destacar que la participación electoral registró un baja, con un porcentaje del 46,02 %.

Para comprender la situación general que atraviesa Venezuela y, las desavenencias que genera en la Comunidad Internacional la figura presidencial de Nicolás Maduro, es necesario remontarse al pasado inmediato.

En el año 2013, se produjo la muerte del entonces presidente Hugo Chávez, situación que convirtió a su vicepresidente ejecutivo – desde 2012 – Nicolás Maduro, en presidente “encargado” o en funciones de Venezuela.

“Antiguo chófer de autobús y dirigente sindical del Metro de Caracas sin estudios superiores pero adoctrinado en el marxismo ortodoxo y el castrismo, Maduro fue un precoz militante de la extrema izquierda que luego se unió con entusiasmo al movimiento bolivariano, llegando a ser uno de los principales jerarcas de la V República y, sobre todo, un colaborador fidelísimo y de la máxima confianza de Chávez”.

Días previos a la asunción de Maduro, el Grupo de Lima – integrado por 14 países y cuya creación en 2017 tuvo como objetivo dar seguimiento y buscar una salida pacífica a la crisis en Venezuela– declaró que:

“El proceso electoral llevado a cabo en Venezuela el 20 de mayo de 2018 carece de legitimidad por no haber contado con la participación de todos los actores políticos venezolanos, ni con la presencia de observadores internacionales independientes, ni con las garantías y estándares internacionales necesarios para un proceso libre, justo y transparente. En consecuencia, no reconocen la legitimidad del nuevo periodo presidencial del régimen de Nicolás Maduro, que se iniciará el 10 de enero de 2019”.

Asimismo, ratificaron su pleno respaldo y reconocimiento a la Asamblea Nacional, elegida legítimamente el 06 de diciembre de 2015, como órgano constitucional democráticamente electo en Venezuela.

Foto: elsalvadorgram

Por otro lado, la Organización de los Estados Americanos (OEA) mediante una sesión extraordinaria de su Consejo Permanente, declaró no reconocer la legitimidad del nuevo período de Nicolás Maduro que se inició el 10 de enero. Del mismo modo, lo hizo la Unión Europea al declarar la portavoz de Exteriores que “hemos dejado muy claro que las elecciones presidenciales no fueron libres ni justas”, aclarando a su vez que “el bloque europeo mantendrá los canales diplomáticos para apoyar una solución pacífica a la crisis que vive Venezuela”.

Entre los países que mostraron su apoyo al gobierno de Nicolás Maduro figuran los presidentes de: El Salvador, Cuba, Bolivia, Nicaragua, Osetia del Sur; los vicepresidentes de Turquía y Surinam y, funcionarios de segunda línea por parte de México, Uruguay, China, y San Vicente, entre otros.

A modo de conclusión, y citando al profesor de la Universidad de San Sebastián, Alejandro San Francisco,“el primer gran problema es una tremenda crisis de legitimidad del régimen. Si ya en los últimos años de Hugo Chávez el gobierno bolivariano -de origen democrático en sus comienzos- había devenido en arbitrario y se convirtió en una seria amenaza para las libertades, con Maduro la tendencia se consolidó. El punto de no retorno fue la clausura de la Asamblea Nacional, democrática y de mayoría opositora, a mediados del 2017. Con ello consolidaba su dictadura, hasta entonces caracterizada por la represión y muerte de numerosos jóvenes en las protestas sociales, el encarcelamiento de los principales líderes opositores y el control de prácticamente todo el aparato del Estado, incluyendo unas Fuerzas Armadas sumisas y bien controladas. Toda esta situación ha provocado una aguda polarización política, que en la práctica hace desaparecer las fórmulas pacíficas de solución del conflicto que afecta a Venezuela, toda vez que el régimen ha violado el orden democrático y las bases de la convivencia social”.

Para profundizar sobre los otros problemas que atraviesa Venezuela, se recomienda leer el artículo completo del citado profesor en: https://ellibero.cl/opinion/alejandro-san-francisco-maduro-venezuela-y-la-dictadura-insumisa/

Agustina Martínez – Observador Urbano

Foto destacada: Reuters