Observador Urbano

Venezuela: la crisis que no encuentra salida

La crisis política en Venezuela no cesa a pesar de los esfuerzos que lleva adelante el Presidente Encargado, Juan Guaidó desde que se autoproclamó como tal el 23 de enero de 2019 y fue reconocido como tal por más de 55 países.

En una entrevista brindada al periodista Andrés Oppenheimer, Juan Guaidó destacó que, en virtud de las acciones del régimen de Nicolás Maduro, su actuación como oposición tiene como eje la construcción de mayorías y el ejercicio de presión a través de protestas continuas, en donde lo que busca, es lograr la solución definitiva al conflicto por el que atraviesa la nación.

Si bien las acciones desplegadas desde su asunción no han dado como resultado un retroceso efectivo por parte del régimen de Maduro, sí se evidencia un cambio en la posición de la comunidad internacional al haber reconocido por un lado la crítica situación de este país como así también, apoyado las acciones de la oposición. Sin embargo, Guaidó hace hincapié en la necesidad de evitar la “normalización de la crisis” por parte de la población y para ello, el accionar dispuesto consiste en recorrer no sólo su país a través de la Operación Libertad, sino el mundo.

Asimismo, es de suma importancia el rol desempeñado por el ACNUDH (La Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas) y su Alta Comisionada Michele Bachellet, ya que a través de su último informe de julio (el 9 de septiembre se dará a conocer la actualización del mismo) pudo dar a conocer objetivamente la situación de este país, en donde realizó un llamamiento al gobierno de Maduro para que:

  • Adopte todas las medidas necesarias para garantizar la disponibilidad y la accesibilidad de alimentos, agua, medicamentos esenciales y servicios de atención de la salud;
  • Adopte de inmediato medidas para cesar, subsanar y prevenir las violaciones de los derechos humanos, en particular las violaciones graves, como la tortura y las ejecuciones extrajudiciales;
  • Ponga en libertad a todas las personas privadas arbitrariamente de su libertad; entre otras.

Por otro lado, la Alta Comisionada, expresó su preocupación por las sanciones impuestas a Venezuela por el gobierno estadounidense de Donald Trump en agosto – que consisten en el congelamiento de todos los activos del gobierno venezolano y la prohibición de las transacciones con éste, a menos que esté específicamente exento – ya que:

«Existe evidencia suficiente que muestra que las sanciones unilaterales con efectos amplios pueden terminar afectando negativamente los derechos fundamentales de las personas, incluyendo sus derechos económicos, así como sus derechos a la alimentación y salud, y que pueden implicar obstáculos para el acceso a la asistencia humanitaria. Incluso las sanciones más dirigidas y concretas, deben de contener garantías estrictas de protección de los derechos humanos».

De este modo, se evidencia que la situación de Venezuela es endeble. En base a ello, Juan Guaidó, al ser consultado por Andrés Oppenheimer acerca de los posibles métodos de actuación para dar fin no sólo a la crisis sino al gobierno de Maduro, expuso cuáles son las opciones que hay “sobre la mesa”:

“En Venezuela hay 3 opciones de solución a esta crisis en el corto plazo, que llegue la elección como hemos determinado en nuestra ruta, cese de usurpación, gobierno de transición y elecciones libres; segundo, una transición sui generis al estilo de lo que sucedió en el ’58 en Venezuela (conformar una transición que también debe ir a posterior a una elección) y, una salida de fuerza. Eso significa que todas las opciones están sobre la mesa y están siendo evaluadas responsablemente”.

Por María Agustina Martinez

Fuentes; www.cnnespanol.cnn.com – www.ohchr.org

Imagen destacada: www.lavozdeasturias.com