Observador Urbano

Una breve recorrida por el panorama político y económico actual de Brasil

La República Federativa de Brasil es actualmente presidida por Jair Bolsonaro (Capitán retirado del Ejército) quien asumió el cargo en enero de 2019 y cuyo mandato se extiende por 4 años. 

Si bien asumió su cargo con la bandera política del Partido Social Liberal (PSL) – al cual decidió afiliarse a inicios del año 2018 y previo a su candidatura a presidente -, el pasado 19 de noviembre dio a conocer su renuncia al mismo y el lanzamiento de su nueva fuerza política denominada “Alianza por Brasil”, la cual se reporta como su décima filiación en lo que lleva de más de 30 años de trayectoria política.

Los motivos de esta decisión estriban principalmente en desentendimientos con el presidente nacional de la formación del PSL – Luciano Bivar – como consecuencia de las acusaciones que enfrenta este partido sobre presunta financiación ilegal de la campaña presidencial del actual mandatario.

Así, el jueves 21 de noviembre realizó la presentación oficial de “Alianza por Brasil” en donde los postulados que lo rigen no han sido modificados sustancialmente:

«Alianza por Brasil buscará el lugar de Dios en la sociedad brasileña, promoverá la defensa de la vida y se esforzará para divulgar las verdades sobre los crímenes de los movimientos revolucionarios, como el comunismo, el globalismo y el fascismo».

Sin embargo, una de las dificultades próximas que enfrenta esta nueva formación política, para obtener el reconocimiento y formalizarse como partido político, se vincula con el trámite de reunir cerca de medio millón de firmas en 9 de los 26 estados de Brasil, y su posterior verificación por parte del Tribunal Electoral, para luego pasar a reconocerlo como tal.

«El trámite para la recogida de firmas y su posterior verificación podría ser abreviado, siempre y cuando la Justicia electoral pase a aceptar las rúbricas electrónicas, un asunto que actualmente está en estudio, pero sobre el cual no se ha tomado una decisión».

En lo que atañe a la economía de Brasil, mencionaremos las perspectivas del Fondo Monetario Internacional para dicho país y sus recomendaciones. Primeramente, el organismo expone su visión acerca de la recuperación económica luego de la recesión por la que atravesó durante el período 2015 – 2016:

«La recuperación económica de Brasil se mantiene lenta, pero se prevé que se fortalezca en 2020. Después de la recesión de 2015 − 2016, el PIB real creció solo 1,1% en 2017 y 2018».

Las recomendaciones para impulsar el crecimiento y crear más empleos se centran en:

  • Avanzar con las reformas del sistema tributario;
  • Avanzar con las reformas del sistema de pensiones;
  • Apertura comercial;
  • Inversión en Infraestructura;
  • Reformas financieras.

Sin embargo, cabe resaltar que la economía brasileña para el segundo semestre de este 2019 creció 0,4% y, si se compara con igual período de 2018, el crecimiento fue de un 1%. Tal crecimiento se asienta sobre el sector de la industria y los servicios.

pastedGraphic.png

Asimismo, otro de los aspectos que el organismo recomienda revisar, es su apertura comercial:

«La economía brasileña es una de las más cerradas del mundo debido a las barreras tanto arancelarias como no arancelarias. Abrirse más al comercio es esencial para mejorar la competitividad y podría dar un muy necesario estímulo a la inversión. A este respecto, el reciente acuerdo comercial entre la Unión Europea y el Mercosur y los esfuerzos para cumplir con los códigos de liberalización de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos ofrecen importantes oportunidades para fomentar la integración comercial».

pastedGraphic_1.png

Ante lo arriba expuesto, se destaca la celebración de la XI Cumbre de los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) que tuvo lugar en Brasilia los días 13 y 14 de noviembre, la cual representa alrededor del 23% de la economía mundial y el 42% de la población del globo. En la misma, se supo que Brasil y China podrían en un futuro ser parte de un acuerdo de libre comercio.

Hoy en día, tal decisión no debería suponer por parte del Mercosur un impedimento, sino todo lo contrario, lograr flexibilizar el bloque a través de una revisión de la cláusula 32/00, la cual en su art. 1 prevé que los Estados partes del bloque negocien «en forma conjunta acuerdos de naturaleza comercial con terceros países o agrupaciones de países extrazona en los cuales se otorguen preferencias arancelarias», la cual permita una mayor apertura en la materia.

Por María Agustina Martínez

Fuentes: https://www.imf.org/eshttps://www.cronista.com/http://www.sice.oas.org/

Imagen destacada: www.afp.com