Observador Urbano

Triple Frontera no es la película que quiso ser, pero tampoco defrauda

Hace poco menos de un mes, Netflix puso por fin en línea, a Triple Frontera, una película tan demorada como Chinese Democracy, el último disco de estudio hasta ahora de los Guns and Roses. Resulta que el proyecto nació en 2009 inspirado en el terrorismo internacional, los carteles de droga, la venta de armas y cualquier otro hecho ilícito que se produce en la zona geográfica comprendida entre Argentina, Brasil y Paraguay, en donde Ciudad del Este ejerce una especie de referencia ineludible. Punto neurálgico de todo el entramado ilegal en la zona.

En aquel momento, los años de auge del socialismo del siglo XXI latinoamericano, los gobiernos de dos de los tres países plantearon abiertamente sus quejas. El entonces secretario de Turismo del gobierno argentino, Enrique Meyer expresó su malestar e indignación por el proyecto, puesto que intentaba “presentar negativamente una región común a tres países sudamericanos”. En tanto la secretaria de Turismo paraguayo se refirió al proyecto como un intento “de ensuciarlos como los malos del mundo”. Por supuesto que las hordas fanáticas de esos gobiernos en sus respectivos países, apoyaron una campaña de boicot para la película  que aún no estaba siquiera en fase de pre producción.

La situación y los vaivenes presupuestarios llevaron a que el proyecto se estancara y recién fuera re abordado hace un par de años por el director y guionista J.C. Chandor para Netflix y con un elenco de notables actores como Oscar Isaac conocido por sus roles en X-Men: Apocalipsis, Aniquilación y Ex Machina, Charlie Hunnam recordado Jaxen Sons of Anarchy, Pedro Pascal de gran papel como el agente Peña de Narcoso Ben Affleck del que no necesitamos referencias a estas alturas. La trama ya no se desarrolla cerca de Iguazú, sino en Colombia, Brasil y Perú, aunque en realidad las referencias específicas son más bien escasas e intentan pasar desapercibidas. Y el enemigo no son todos los males de este mundo sino específicamente un narcotraficante con una fortuna de millones de dólares escondidos en su casa.

Además, y en una vuelta de tuerca con respecto a películas en donde sus héroes actúan bajo las ordenes de un ejército o una fuerza de seguridad de un país en específico, aquí los protagonistas intentarán por su propia cuenta (bancaria) robar y asesinar a un malo y huir de la zona de conflicto hacia sus países o a sitios en donde poder disfrutar de su botín. En el medio, veremos situaciones y escenarios que puede que nos resulten familiares, porque no son ningún tipo de sorpresa en el cine de thriller y acción, pero que sin embargo cumplirán con su objetivo de mantenernos entretenidos durante dos horas con una historia que sin ser Tropa de Eliteno tampoco es Los Indestructibles, a la cual a pesar de todo, le tenemos mucho cariño.

Por Bruno Iriarte

Imagen destacada: elcomercio.pe