Observador Urbano

Terminator: “Destino Oscuro” cumple, y eso es lo importante

Luego de que en 1991 James Cameron estrenara Terminator: El Juicio Final, vulgarmente conocida como Terminator 2, la saga entró en un complejo pantano que nos hizo suponer que poco a poco la misma iría perdiendo fuerzas hasta que nos olvidáramos de ella y sin darnos cuenta la viéramos convertida casi en cine Clase B. Sin embargo, eso cambia con la llegada de Terminator: Destino Oscuro dirigida por Tim Miller (Deadpool) y protagonizada nada más y nada menos que por Linda Hamilton y Arnold Schwarzenegger, icónicos personajes de la segunda entrega de la saga, a quienes se le suman Mackenzie Davis, Natalia Reyes y Gabriel Luna para lograr lo que se conoce popularmente como gran elenco.

En esta nueva parte, los acontecimientos suceden inmediatamente después a El Juicio Final donde Sarah Connor impide el fin del mundo destruyendo las oficinas de Cyberdyne Systems. Luego de allí, la acción de la película nos regala unos primeros minutos que primero nos llenarán de nostalgia, luego de expectativa y por ultimo de adrenalina, mucha adrenalina, pero que sin dudas serán épicos. 

Al tratarse básicamente de un film sobre viajes en el tiempo, aquí las demás películas de la saga quedan dentro de los universos que proponen las diversas tramas y para eso, Destino Oscuro no entorpecerá el desarrollo de la misma, bien Tim Miller. 

Ahora sí, lo que más mueve o conmueve de la película es que si bien la fórmula es similar a la de su precuela y tiene algunos momentos más propios de Deadpool que de Terminator, la misma tiene un gustito nostálgico envuelto en un embalaje de Siglo XXI  que la dejan plantada como la secuela que merecía la maravillosa obra de James Cameron. En ese sentido, el trio de Linda Hamilton, Mackenzie Davis y Natalia Reyes, que funciona a la perfección cuando el guion las acompaña, le dan un aire nuevo que el cine de acción viene ganándose a pasos agigantados. 

Además, siguiendo esa línea, como una parte importante de la película se sitúa en México; la narración pone sobre la mesa uno de los grandes problemas actuales: la inmigración en la frontera entre México y Estados Unidos, donde ya sabemos, puede pasar de todo, absolutamente de todo. Y si a eso le sumamos que la solución al futuro aterrador que plantea la película viene de este lado del Río Bravo, seguramente el resultado será  mucho más satisfactorio para las nuevas generaciones que se sumen a ver la saga.

Por último, si bien estamos en un momento donde creemos haberlo visto todo, es posible que a muchos que nunca vieron Terminator: El Juicio Final durante la década de 1990, Destino Oscuro le sea muy similar a algo que vieron antes, sin embargo, esta nueva entrega no solo actualiza la saga sino que aun a pesar de sus fallas, logra ponerla a la altura de una secuela de aquella obra maestra de Cameron, y eso es ya, todo lo que hacía falta, independientemente de si es o no un éxito absoluto en la taquilla.

Por Bruno Iriarte

Imagen destacada: www.fanfan.com