Observador Urbano

¿Qué es BIM y por qué debería importarnos?

Estamos en el siglo 21 y siempre pensamos que todo lo que se viene es meramente un avance en tecnología que nos simplificara la vida en algún aspecto. El televisor más grande, más moderno, un celular que tenga una cámara que permita tener fotos en la mejor resolución, efecto desenfocado, o impresoras 3D que nos impriman todo objeto que nos falte en algún momento en nuestros hogares, con cepillos de dientes, vasos, jarrones, etc.

Estamos pendientes de todo estos “gadgets” y en materia de viviendas también se está empezando a manifestar una revolución que tenemos que considerar importante.

BIM, por sus siglas en ingles “BIM (Building Information Modeling) es una metodología que permite crear simulaciones digitales de diseño, manejando coordinadamente toda la información que conlleva un proyecto de arquitectura. Desde la recolección de información datos iniciales de un cliente, pasando por su mantenimiento en vida y hasta su demolición.

Este sistema de datos incorpora el 4D (tiempo) y 5D (costos), permitiendo gestionar la información de manera inteligente durante todo el ciclo de vida de un proyecto, automatizando procesos de programación, diseño conceptual, diseño detallado, análisis, documentación, fabricación, logística de construcción, operación y mantenimiento, renovación y/o demolición.

En cualquier proyecto de diseño y construcción existen infinitos participantes, existen infinitas interacciones entre partes. Los proyectos son multidisciplinarios e incluyen información que no todos manejan. Entonces, nos empezamos a preguntar ¿quién es responsable de qué en cada proyecto? ¿hasta dónde llega la responsabilidad de cada actor interviniente? BIM permite ordenar la complejidad de este proceso. Los proveedores también juegan una parte fundamental dentro de esta constelación de actores, ya que con ellos estamos en constante relación para definir con qué se va a construir el proyecto, y esa relación es diaria.

BIM permite el trabajo en conjunto de arquitectos, clientes, constructores, ingenieros y otros actores relevantes en un sólo proceso inteligente y compartido.

“Pero espera un segundo, aquí me estas explicando que es esto y todavía no entiendo porque debería importarme”- seguro pensaremos algo así.

Lo cierto es que durante mucho tiempo el arquitecto fue considerado como una “entidad” que resuelve en un papel todo el Proyecto y pagamos por ello luego de tener los planos requeridos. Lo cierto es que muchas veces los profesionales pecamos de querer resolver todo capricho que se nos presenta y no terminamos de resolver de la forma más eficiente lo que se nos presenta ante nuestro escritorio.

La metodología de trabajo que se nos presenta hace que en una mesa se sienten todos los actores intervinientes y empiecen a dar sus opiniones profesionales para resolver cuestiones fundamentales del proyecto. La tecnología viene de la mano con ello y nos permite tener un análisis mucho más exhaustivo de lo que queremos lograr en menor tiempo.

Es decir que un trabajo bien realizado permitirá saber el costo real, la cantidad de desperdicio (debería ser mínima), los tiempos, responsabilidades y mantenimiento del mismo durante su vida útil hasta que se demuela. Ya que hasta hace un par de años el rol del arquitecto desaparecía una vez construido el proyecto, ahora se le hace un seguimiento donde se puede detectar muchas cosas como el mantenimiento necesario en fachadas más desfavorables por acción climática.

Frente a todo lo que se viene, esta metodología de trabajo puede resolver cuestiones como:

  • Ahorro de tiempo.
  • La detección temprana de problemas (muchas veces se resuelven en obra cuestiones que no estaban contempladas y que pueden llegar a ser costosas).
  • Facilidades de uso y mantenimiento del edificio relacionadas con la información contenida en el modelo.
  • Posibilidades visuales para la comercialización del edificio.
  • Datos incluidos en el modelo para otros propósitos, por ejemplo, ambientales.
  • Mayor facilidad para tomar decisiones a la hora de hacer o no una inversión.
  • Planificar de manera temprana todo lo relacionado con mobiliario y equipamiento.

Ya se empieza a advertir con todo esto que el camino empieza a allanarse para que el cliente sea participe de todo lo que sucede. Uno deja de ser un jurado que opine si lo que recibe es bonito o no. uno toma cartas en el asunto y se ve envuelto en muchas cuestiones que hace el Proyecto tome vida a través de la participación del equipo multidisciplinario.

¿esto quiere decir entonces que tengo que entender todo lo que se plantea en las reuniones? ¿tengo que hacerme un conocedor de las formas de construir y de resolver cosas? Absolutamente no. las reuniones se hacen de diferentes formas y con diferentes actores, pero como clientes no tenemos que estar en la reunión donde el contratista se junta con el cliente para resolver que manera es más económica unir los cabios del techo. 

El dinamismo y complemento de un equipo hace que para el arquitecto la resolución del Proyecto “mellizo” en la computadora sea una fiel copia a lo que se materializara en obra, pero con todos los detalles y documentaciones ejecutivas necesarias que harán que el contratista entienda lo que está haciendo.

Es decir que esta tecnología es un combo que, dependiendo la etapa de actuación, brindara soluciones específicas a quien las necesite. Desde el cliente, pasando por el electricista, el contratista, el paisajista, el fontanero, el pintor, etc.

Es importante comprender que si de proyectos que requieren mucha inversión siempre se pregunte si trabajan con metodología BIM. Y desde esa pregunta se analice que factores se desea contemplar para analizar, es un ida y vuelta, un análisis que se realizara con el equipo de arquitectura para realizar proyectos y se vea su viabilidad. Es común entender en este contexto que por cada UD$1 que se invierte en las primeras etapas de diseño, en el Proyecto se ahorra cerca de UD$75. Es decir que a grandes rasgos es una forma de proteger nuestra futura inversión.

Por Juan Marcuzzi – Arquitecto

Imagen destacada: www.plataformaarquitectura.cl

Imagen en nota: www.salaarquitectura.com