Seguínos

Sociedad

OCDE: El estado de la educación, a un año del COVID

A continuación, compartimos los resultados de la encuesta obtenidos por la Dirección de Educación y Habilidades de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) a cargo de Andreas Schleicher, en torno al estado del sistema educativo a un año de la pandemia.

Bajo una crisis de la educación sin precedentes como la causada por la pandemia de COVID-19, resulta difícil obtener conocimientos del pasado. Pero ayuda a mirar hacia afuera para conocer de qué modo el resto de los sistemas educativos están respondiendo a desafíos similares.

Para apoyar esto, la OCDE ha recopilado estadísticas de educación comparativas para rastrear los desarrollos durante la pandemia a través de una serie de encuestas especiales.

Los resultados de la última encuesta especial, muestran que algunos países han sido capaces de mantener las escuelas abiertas y de manera segura aun en situaciones difíciles de la pandemia.

El distanciamiento social y las prácticas de higiene demostraron ser una de las medidas más utilizadas para prevenir el esparcimiento del coronavirus, pero estas impusieron importantes limitaciones de capacidad en las escuelas y exigieron que los sistemas educativos tomaran decisiones difíciles sobre la asignación de las oportunidades educativas. La vacunación de los maestros ha sido también parte de las estrategias nacionales, con 19 de los 30 sistemas educativos con datos comparables implementando medidas nacionales que la priorizaron.

Sin embargo, el limitado suministro de vacunas al inicio, y los objetivos de salud pública en competencia hacen que la priorización de la vacunación sea un acto de equilibrio difícil.

El cierre de escuelas

Es de destacar que la tasa de infección en la población parece no estar relacionada con el número de días en que las escuelas estuvieron cerradas. En otras palabras, los países con similar tasa de infección tomaron diferentes decisiones políticas en lo referido al cierre de las escuelas, ya sean motivados por objetivos educativos, por la infraestructura del sistema de salud o por otros objetivos de política pública.

Lo que es preocupante, sin embargo, es que los países con rendimiento educativo más bajo, tendieron a ver la mayor cantidad de días lectivos perdidos. De hecho, el rendimiento de los jóvenes de 15 años en los exámenes PISA de comprensión lectora demuestra el 53% de la variación entre países en el número de días de instrucción educativa perdidos en 2020 en escuelas secundarias. En otras palabras, los sistemas educativos con resultados de aprendizajes ya más pobres en 2018, vieron más oportunidades de aprendizaje perdidas en 2020. Esto significa que la crisis del COVID no solo amplió las desigualdades educativas dentro los países, sino también la brecha del rendimiento entre estos.

Los países/economías con bajo rendimiento educativo mantuvieron las escuelas cerradas durante más tiempo:

Mitigando el impacto del cierre de escuelas

Donde el cierre de escuelas fue necesario, la Encuesta Especial muestra que muchos países realizaron grandes esfuerzos para mitigar el impacto en los estudiantes, familias y educadores, casi siempre con particular atención a los grupos más marginados. Donde la capacidad de las escuelas era limitada debido al distanciamiento social, la mayoría de países priorizó a los niños pequeños y estudiantes de entornos desfavorecidos para que pudieran asistir físicamente a clases, reflejando que el contexto social de aprendizaje es más importante para éstos grupos, mientras que las alternativas digitales son menos efectivas para ellos. 71% de los países con datos comparables, proporcionaron medidas correctivas para reducir las brechas de aprendizaje en el nivel primario, 64% hizo lo mismo en el primer nivel de secundaria y el 58% en el nivel secundario superior de la educación. Casi la mitad de países introdujeron medidas específicas focalizadas en los estudiantes desfavorecidos, mientras que alrededor del 30% establecieron medidas específicas para inmigrantes, refugiados, minorías étnicas o grupos indígenas. La pregunta es, ¿por qué necesitábamos de una pandemia para que estas cosas sucedieran?

Medidas de asistencia y apoyo para estudiantes vulnerables:

Significativos esfuerzos se realizaron para asegurar la confiabilidad y previsibilidad de los servicios para los estudiantes y padres, y para garantizar que todos los estudiantes tuviesen un contacto regular y dedicado, incluso cuando las escuelas estuviesen cerradas. Muchos países pusieron en marcha nuevos canales para facilitar la comunicación entre estudiantes, familias, profesores y las autoridades escolares o locales. Los países también se han basado en una serie de enfoques para asegurar la inclusión en la educación a distancia. Esto incluyó plataformas digitales flexibles y a su propio ritmo, del mismo modo que acuerdos con operadores de comunicaciones móviles y firmas de internet para mejorar el acceso, particularmente en el nivel primario de educación.

La capacidad local fue clave para una apertura segura de las escuelas. El éxito casi siempre dependió de la combinación de criterios transparentes y bien comunicados para la operatividad del servicio, con flexibilidad para implementarlos en primera línea. Estos últimos, casi siempre incluían decisiones locales sobre cuándo implementar medidas de distanciamiento social, higiene, cuarentena o el cierre de clases o escuelas.

Con la reducción del tiempo de instrucción, fue esencial priorizar el contenido curricular para evitar sobrecargar a los maestros y estudiantes. A veces, a las materias centrales como lectura o matemáticas se les dio un mayor énfasis. Cuando se trata de aprender en la escuela, se le dio prioridad al aprendizaje de contenidos nuevos por sobre la práctica de material, a la preparación y revisión de material aprendido a distancia, y a la motivación y desarrollo de estrategias efectivas de aprendizaje y estudio social.  

La pandemia también complicó la administración de los exámenes y las evaluaciones. En mayor o menor medida, los sistemas educativos cambiaron el calendario, el contenido y la forma de los exámenes y evaluaciones. La variación en la medida en que los países se desviaron de sus planes de evaluación y examen se relacionan con el contexto de la pandemia, como con la importancia de estas pruebas en sus respectivos sistemas educativos. Los países que pudieron recurrir a múltiples modos de evaluación en tiempos de pre pandemia, les resultó más fácil sustituir los exámenes por otras formas de reconocer el aprendizaje de los estudiantes.

ANUNCIO

Enseñando y aprendiendo en un entorno digital

Durante los cierres de escuelas, los recursos digitales se convirtieron en salvavidas para la educación y la pandemia empujó a los maestros y estudiantes a una rápida adaptación tanto para enseñar como para aprender en línea.

Prácticamente, todos los países han mejorado rápidamente las oportunidades de aprendizaje digital tanto para los estudiantes como para los profesores y han alentado nuevas formas de enseñanza colaborativa. Las respuestas de la Encuesta Especial muestran patrones consistentes en los países:

Las plataformas en línea se utilizaron ampliamente en todos los niveles de educación, pero particularmente en el nivel secundario. Los teléfonos celulares fueron la forma más común en el nivel secundario y la radio en el nivel secundario superior. Los paquetes para llevar a casa, la televisión y otras soluciones de aprendizaje a distancia fueron más comunes en el nivel primario.

Soluciones para el aprendizaje a distancia adoptadas durante la pandemia de COVID:

No menos importante, la transición hacia la enseñanza remota y la posterior reapertura de las escuelas tuvieron un profundo impacto en el trabajo de los maestros. La crisis requirió que muchos de ellos adquirieran nuevas habilidades y prepararan materiales acordes al entorno de aprendizaje virtual.

En algunos casos, también implicó nuevas responsabilidades para sus trabajos, tales como la coordinación de apoyos y recursos para sus estudiantes, incrementar la interacción con los padres, la organización de clases de recuperación o la implementación de nuevos procedimientos administrativos, de salud y seguridad en las escuelas. En algunos contextos, las ausencias de los profesores limitaron aún más la capacidad y restringieron la capacidad de las escuelas para reducir el tamaño de las clases o implementar diferentes modelos de aprendizaje híbrido. La Encuesta Especial muestra que las nuevas demandas sobre los profesores y sus colegas han llevado a algunos países a modificar su personal y las prácticas de reclutamiento.  

La transición al aprendizaje profesional docente en línea o híbrido ha sido un desafío adicional para numerosos profesores que no estaban familiarizados con formatos de aprendizaje online.

El compromiso de los educadores con el desarrollo profesional online estaba limitado previo a la pandemia y era menos probable para ellos aprender y estar al tanto de productos y servicios novedosos. La Encuesta Especial muestra cómo la mayoría de los países realizaron grandes esfuerzos para apoyar a los docentes durante la pandemia, por ejemplo al proveer acceso a las TIC y conectividad o favorecer el aprendizaje profesional sobre TIC para construir competencia digital.

Construyendo sistemas educativos para el futuro de los jóvenes, no nuestro pasado

Por supuesto, todo esto cuesta dinero. En el año escolar 2019/20 la mayoría de países fueron capaces de movilizar recursos adicionales para sus esfuerzos adicionales durante la pandemia, y, las estimaciones de los países sugieren que muchos de ellos podrán recaudar fondos adicionales para el año escolar 2020/21. Sin embargo, las perspectivas económicas a largo plazo son mucho más desafiantes. Ahora es el momento para los países de construir sobre las lecciones que la pandemia impartió para reconfigurar las personas, espacios, tiempo y tecnología para generar espacios educativos más efectivos y eficaces.

De algún modo, la crisis ha revelado el enorme potencial de innovación que está latente en muchos sistemas educativos, que a menudo permanecen dominados por estructuras jerárquicas orientadas a recompensar el cumplimiento. Será importante crear un campo de juego más nivelado para la innovación en las escuelas. Los gobiernos pueden ayudar a fortalecer la autonomía profesional y una cultura colaborativa donde las grandes ideas son refinadas y se comparten. Los gobiernos también pueden ayudar con financiamiento y pueden ofrecer incentivos que eleven el perfil y la demanda de lo que funciona. Pero los gobiernos solo pueden hacer hasta cierto punto. Sillicon Valley funciona porque los gobiernos crearon las condiciones para la innovación. De forma similar, los gobiernos no pueden innovar en el aula; pero pueden ayudar al abrir sistemas de modo que exista un clima de innovación-friendly basado en la evidencia donde las ideas transformativas, florezcan. Eso significa fomentar la innovación dentro del sistema, pero también abrirlo a ideas creativas desde fuera.

Para movilizar el apoyo para la innovación, la resiliencia y el cambio, particularmente en la incertidumbre creada por la pandemia, los sistemas educativos deben mejorar al comunicar la necesidad y el apoyo constructivo para el cambio. Invertir en el desarrollo de las capacidades y habilidades de gestión del cambio, será crítico;es vital que los maestros se conviertan en agentes activos del cambio no solo en la implementación de innovaciones tecnológicas y sociales, sino también en su diseño. Eso también significa que los sistemas educativos deben mejorar en la identificación de agentes clave de cambio y la defensa de estos; y para encontrar formas efectivas de ajustar y diseminar innovaciones.Es crucial que las muchas experiencias aprendidas durante la pandemia no se pierdan una vez que todo regrese a la ‘normalidad’, sino que inspiren el mayor desarrollo educativo. También se trata sobre encontrar mejores formas de reconocer, premiar y celebrar el éxito, y realizar lo que sea posible para que los innovadores tomen riesgos y alentar el surgimiento de nuevas ideas.

04/07/21

Fuentes: www.oecdetutodav.com

Imagen destacada: www.oecdetutodav.com

Cuadros en nota: www.oecdetutodav.com

Sociedad

Túnez: protestas y crisis política

Túnez, ubicado al norte de África es conocido por ser el único país que, luego de las revueltas de la Primavera Árabe, logró consolidar una democracia.

En ese sentido, indicadores como el Índice de Desarrollo Humano (IDH) en el país, se ubica en torno al 0,8 siendo de los más altos del mundo árabe y, ubicándose cerca de estándares de países europeos.

Recordamos que Túnez se constituye como República a partir del año 1957, siendo su primer presidente Habib Burguiba quien gobernó desde ese año hasta 1984. Seguidamente, le sucedió el presidente Ben Ali, quien terminaría huyendo del país como consecuencia de la Primavera Árabe en 2011 en donde su régimen encontraría su fin, y donde finalmente se producirían elecciones libres y la posterior modificación de la Carta Magna en 2014.

Luego le sucedieron el presidente Mebazaa, Marzovki, Essebsi y, finalmente quien gobierna desde octubre de 2019 el presidente Kais Saied.

Saied un jurista sin experiencia en la política y sin ninguna fuerza política de base para su candidatura, logró llegar a la presidencia gracias a su proyección como un hombre de rectitud moral y en contra de la corrupción.

Crítico del marco legal y la clase política surgidos de la revolución democrática en 2011, sus propuestas como candidato tenían como eje una revisión de la Constitución como también, una completa reorganización política-administrativa de la pirámide del poder.

Esto último consistía en transferir poder político desde los consejos locales a las regiones, las cuales dispondrían de unos consejos que serían responsables de aprobar los proyectos de desarrollo elaborados por los entes municipales, todo ello con el fin de asegurar su verdadera utilidad pública y evitar que respondieran a intereses corporativos locales.

Contextualizada brevemente la situación del país, llegamos a las últimas noticias referidas al inicio de las manifestaciones, en donde los ciudadanos tunecinos expresaron su descontento para con la débil gestión de la pandemia por parte del gobierno –recordamos que las funciones del presidente de acuerdo a la Constitución tunecina se limitan a la diplomacia y seguridad– con lo cual la destitución del Primer Ministro Mechichi, como la disolución del Parlamento fue determinada por el presidente amparándose en las exigencias de los manifestantes y, recibida por éstos últimos con celebraciones.

Por su parte, los partidos políticos parte del Gobierno de Coalición –como el Parlamento se han mostrado indignados, catalogando las decisiones de Saied como un “golpe de Estado”.

El presidente, cuenta, además con el apoyo de otros partidos políticos, con el apoyo de los jóvenes tunecinos, con lo cual le puede ser suficiente para mantener las decisiones previas sin modificación alguna.

ANUNCIO

Sin embargo, los cuestionamientos que se plantean refieren a las consecuencias sobre la vida democrática alcanzada por este país con tanto esfuerzo, y en un contexto signado por la crisis económica, en un país en donde las consecuencias del Covid-19 han sido de las más graves.

El día jueves, Saied designó como Ministro del Interior a Ridha Gharsallaoui –ex consejero de Seguridad Nacional–, designación que tiene como fin asegurar la continuidad del Estado.

Entre las posibles soluciones luego de haber designado al nuevo Ministro, figuran la pronta celebración de elecciones anticipadas, en donde el partido islamista Ennhada que constituye la principal fuerza gobernante en Túnez, se ha mostrado a favor de éstas.

Por otro lado, la solución sería formar un gobierno como resultado de un acuerdo entre el presidente y los partidos políticos, reabrir el Parlamento y realizar elecciones.

Resta esperar por próximas determinaciones, que se esperan sean a favor de las instituciones tunecinas.

Por María Agustina Martinez —- 01/07/21

Fuentes: www.cidob.org – www.elconfidencial.com – www.dw.com

Imagen destacada: @TnPresidency

Imagen en nota: www.rtve.es

Ver más

Sociedad

Un mes después, Pedro Castillo es proclamado ganador de las elecciones presidenciales peruanas

Tras un agónico recuento de los votos de la segunda vuelta electoral celebrada el 6 de junio y después de semanas de impugnaciones y de batalla legal, el Jurado Nacional de Elecciones declaró ganador este lunes al candidato izquierdista de Perú Libre, Pedro Castillo.

Castillo logró imponerse a Keiko Fujimori, de Fuerza Popular, que aspiraba por tercera vez a la presidencia del país. El anuncio llega a pocos días de su toma de posesión y de que el nuevo presidente de Perú para el período 2021-2026 asuma sus funciones el 28 de julio.

Si bien el ajustado conteo de votos llegó al 100% el martes 15 de junio, hace más de un mes, las autoridades electorales peruanas no habían podido aún proclamar un ganador.

Quedaban por resolver los pedidos de nulidad de actas de votación presentados sobre todo por Fuerza Popular, el partido de Fujimori.

De acuerdo con el recuento de la Oficina Nacional de Procesos Electorales de las 86.488 actas electorales, Castillo obtuvo el 50.125% de los votos, mientras que Fujimori logró el 49.875%.

La candidatura de Castillo obtuvo el apoyo de las zonas rurales y del interior del país, mientras que la hija del expresidente Alberto Fujimori tuvo mayor respaldo de la capital, Lima, y el norte, así como del voto exterior.

ANUNCIO

El ahora presidente electo tuvo que salir a aclarar, luego de la segunda vuelta, que su equipo no ha considerado “estatizaciones, expropiaciones, confiscaciones de ahorros, controles de cambios, controles de precios ni prohibición de importaciones”.

Por Observador Urbano —- 20/07/21

Fuente: www.bbc.com/mundo

Imagen destacada: www.perfil.com

Imagen en nota: www.grupolaprovincia.com

Ver más

Sociedad

Las principales razones de las protestas en Cuba

El pasado domingo, Cuba vivió una de las protestas más grandes contra el régimen –hoy bajo la presidencia de Miguel Díaz-Canel–después de casi 30 años de producida la protesta denominada “Maleconazo” en 1994.

“El domingo 11 de julio de 2021, miles de personas salieron a las calles en al menos 40 municipios y ciudades del país para protestar pacíficamente a fin de exigir el ejercicio de libertades civiles y cambios en la estructura política del país, además de protestar ante la falta del acceso a derechos económicos, sociales y culturales. Las manifestaciones también clamaban por la liberación de las personas activistas, periodistas y artistas que habrían sido detenidas por expresar su opinión en contra del gobierno cubano”.

Las protestas se dan en un marco en donde la población de la isla atraviesa por escasez de alimentos, medicinas y divisas para poder hacer frente a la compra de tales insumos. Cuestiones que no son nuevas, pero se ven agravadas por la pandemia por Covid-19.

La crítica situación en los hospitales como el incremento de las muertes producto del coronavirus, han sido denunciados públicamente a través de las redes sociales, alcanzando notoriedad a través del uso de los hashtags #SOSCuba y #SOSMatanzas con el objetivo de pedir ayuda internacional e intervención humanitaria.

Al inicio de la pandemia Cuba pudo sortear la primera ola en virtud del cierre de sus fronteras a la par que la implementación de duras restricciones. Incluso, el país pudo enviar a su brigada médica cubana hacia varios países para ayudar en el tratamiento de la pandemia.

Sin embargo, el aislarse del resto del mundo al cerrar sus fronteras, devino en el quiebre de la industria del turismo, que constituye la principal fuente de ingreso de dinero extranjero a la economía estatal de la isla.

Asimismo, otra de las graves consecuencias fue la afectación en la performance de uno de los principales productos de exportación como lo es el azúcar, que durante el mes de mayo tuvo su peor cosecha en más de un siglo, debido a que los productores no pudieron hacer frente a la compra de fertilizantes y maquinaria necesaria.

La respuesta por parte del régimen a las protestas ha sido condenada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ya que parte de las manifestaciones habrían sido reprimidas de forma violenta por la policía en diferentes localidades, en donde al menos 151 personas habrían sido detenidas o se encontrarían en paradero desconocido.

Por otro lado, la CIDH ha considerado inadmisibles y temerarias las declaraciones oficiales que califican como enemigas a las personas manifestantes, declaraciones realizadas por el presidente del régimen Díaz-Canel ya que «estigmatizan la protesta, generan un clima de permisividad a la violencia, pueden alentar el enfrentamiento entre la ciudadanía, y son incompatibles con los estándares internacionales para garantizar el derecho a la protesta».

También, la CIDH y la RELE (Relatoría Especial para la Libertad de Expresión) recibieron reportes vinculados a interrupciones en el servicio de internet en el marco de las protestas, que incluirían «bloqueos a aplicaciones móviles de mensajería instantánea y a plataformas de redes sociales, cortes intermitentes al servicio de internet móvil, y un descenso del tráfico de internet desde y hacia Cuba de acuerdo con el informe de Internet Outage detection and Analysis».

“Internet constituye una herramienta fundamental para la plena realización y el goce de los derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales”.

ANUNCIO

Frente a dicha situación, quien ha expresado su consideración para restablecer el acceso completo al mismo, ha sido el presidente estadounidense Joe Biden.

Por otro lado, Biden se ha referido a la situación por la que atraviesa el pueblo cubano al expresar que:

“El comunismo es un sistema que ha fallado universalmente y no creo que el socialismo sea un sustituto. Cuba lamentablemente es un estado fallido que reprime a sus ciudadanos. Hay muchas cosas que consideraríamos hacer para ayudar al pueblo de Cuba, pero se requerirían circunstancias o garantías diferentes de que no se va a beneficiar al gobierno (cubano). Por ejemplo, la capacidad de enviar remesas a Cuba, yo no lo haría ahora porque la realidad es que es muy probable que el régimen confisque esas remesas o una buena parte de las mismas.

Respecto al problema del Covid, tienen un problema en Cuba, yo estoy preparado para aportar una cantidad considerable de vacunas si a través de organizaciones internacionales tenemos la garantía de que van a administrar las vacunas para que lleguen a los ciudadanos comunes”.

De ello, se desprende una continuidad respecto las medidas adoptadas por su predecesor Donald Trump y, una continuidad con el embargo económico que Estados Unidos aplica desde el año 1960 con el objetivo de lograr un cambio por parte del régimen, quedando relegado de ese modo, los esfuerzos de acercamiento propiciados por la administración de Obama, de la cual Biden fue su vicepresidente.

Al respecto, existen profundos debates sobre la afectación de dicho embargo en la economía cubana, entre otras dimensiones.

Por su parte, la Asamblea General (AG) de la ONU en junio de este año, ha reiterado a través de la resolución A/75/L.95, la necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos a Cuba, sumándose así, a las 28 resoluciones que se han adoptado desde el año 1992 cuando la AG empezó a votar anualmente sobre la cuestión, siendo la excepción el año 2020 producto de la pandemia.

Por María Agustina Martínez —– 18/07/21

Fuentes: www.gzermedia.com – www.bbc.com – www.oas.org – www.undocs.org

Imagen destacada: www.gzermodeia.com

Imagen en nota: www.elpais.com

Ver más

Populares

Observador urbano © 2018 - 2021 // Observar la realidad, lo que nos rodea, es inevitable. Comprenderla, interpretarla, también. En nuestro sitio queremos hacerlo, pero a partir la mirada de los otros, de nosotros mismos, de los que nos lean, de los que propongamos para su lectura. Cada publicación tendrá ese sentido. Y desde una ciudad, en la que vivimos la mayoría de los que participamos de este proyecto. Aunque en verdad, desde la ciudad por la que transitemos. Observador Urbano, un portal de noticias.