Observador Urbano

Nueva ley de seguridad China en Hong Kong

A un año del inicio de protestas en Hong Kong, el gobierno de la china continental aprobó mediante su órgano legislativo, el Comité Permanente de la Asamblea Nacional Popular (ANP), una nueva ley de seguridad que tiene como objeto castigar «la sedición, la secesión, el terrorismo, la subversión, la injerencia extranjera o cualquier acto que ponga en peligro la seguridad nacional».

Con esta nueva ley se busca también castigar la colusión con fuerzas extranjeras, restringir el derecho a protesta y la libertad de expresión. De esta manera, el artículo 29 señala que cualquiera que conspire con extranjeros para provocar odio al gobierno chino o las autoridades de Hong Kong puede estar cometiendo un delito.

Expertos señalan en este sentido que las previsiones penales están hechas de una manera muy vaga para abarcar lo que se había considerado protegido por la libertad de expresión. Otro ejemplo de esto puede verse en el artículo 55 que  también contiene un lenguaje muy abierto a la interpretación otorgando a las fuerzas de seguridad chinas el derecho a investigar casos de seguridad nacional «complejos», «serios» o «difíciles».

Los habitantes de Hong Kong salieron a las calles en signo de protesta ante la entrada en vigor de esta nueva ley, lo que dio pie a que las autoridades chinas estrenen los nuevos poderes que les confiere la norma deteniendo a 360 personas.

La norma introduce nuevos delitos y duras penas de hasta cadena perpetua, además de que autoriza a las fuerzas de seguridad de Pekín de operar legalmente en Hong Kong con impunidad.

Además, se permite a China instalar la Oficina para la Salvaguardia de la Seguridad Nacional en Hong Kong, como una agencia de la China continental con personal de fuera de Hong Kong. En el artículo 60 de la ley se deja claro que cualquiera que trabaje ahí no tiene que obedecer las leyes de Hong Kong, ni estarán sujetos a «inspección, registro o detención».

Ante este panorama se evidencian los poderes que China ejerce sobre este territorio nublando el principio “una china dos sistemas”, lo que implicaría el ocaso de la “autonomía” de Hong Kong, poniendo en jaque no solamente el sistema político interno vigente hasta ahora, sino también afectando las relaciones exteriores de un polo de crecimiento económico como es Hong Kong.

Según la Ley Básica, los honkonenses deberían haber aprobado su propia legislación de seguridad nacional, sin embargo, un intento realizado en 2003 fracasó después de que 500.000 personas se opusieran al proyecto en las calles.

Fuentes de la Asamblea Nacional Popular de China han dicho que Pekín no puede esperar más a que Hong Kong apruebe su propia legislación y que no puede seguir viendo cómo crece lo que percibe como un violento movimiento antigubernamental.

En este sentido el partido pro-chino DAB anunció que apoya «totalmente» las propuestas, que se hicieron «en respuesta al rápido empeoramiento de la situación política en Hong Kong en los últimos años».

Por Nahir Valeria Nallar                                                                                                         05/072020

Fuente: www.bbc.com/mundo

Imágenes destacada y en nota: www.bbc.com