Observador Urbano

Nayib Bukele, el joven presidente salvadoreño, que quiere hacer historia

Nayib Armando Bukele Ortez, actual presidente de El Salvador, ganó las elecciones en primera vuelta, en febrero del año 2019 con el 53% de los votos, lo que lo convierte en el presidente más joven de la historia del país.

Perteneciente al ámbito empresarial, su camino en la arena política comenzó en el año 2012 al asumir como alcalde de Nuevo Cuscatlán (municipio del departamento de La Libertad), para luego convertirse en el alcalde de San Salvador  -desde 2015 a 2018- reto que supo afrontar satisfactoriamente ya que la comuna se vio beneficiada, con numerosos proyectos ejecutados. A continuación, se exponen algunos de ellos:

  • Una obra por día: Obras de infraestructura que contemplaron la construcción de canchas, casas comunales y vías de acceso; espacios de recreación; educación y cultura; reparación de calles en mal estado; reconstrucción de áreas deterioradas, entre otros.
  • Secretaría de Cultura de San Salvador: Su creación se realizó con el objetivo de masificar y expandir las expresiones culturales de todos los capitalinos, así como dar apoyo a los artistas locales en las diferentes ramas culturales, además de ser una ventana para el completo desarrollo de las artes en San Salvador. Bajo esta Secretaría se creó el Ballet de San Salvador, la Orquesta Sinfónica Municipal (formada en su mayoría por niños, niñas y adolescentes) y la Imprenta Municipal.
  • Secretaría de la Mujer: Un símbolo inequívoco de inclusión en el Gobierno de San Salvador. Abrazó iniciativas institucionales que protegen, fortalecen e impulsan políticas para las mujeres y otros grupos vulnerables.
  • Revitalización del Corazón del Centro Histórico: La revitalización inició con la intervención de 23 de las cuadras más importantes de la zona, que incluyó reordenamiento del comercio informal, desvío y ordenamiento del transporte público de pasajeros, remoción del cableado aéreo e instalación de cableado subterráneo, restauración e iluminación de sitios de interés cultural e histórico.

“Su filosofía de trabajo, que rechaza tomar al gobierno municipal como medio de crecimiento económico individual, permitió que durante su gestión se concretaran proyectos que se creían imposibles”.

Centro histórico

Sin embargo, finalizando su período como alcalde, en 2017, el partido político – por el cual había accedido a los cargos arriba mencionados – FMLN (Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional), decidió desvincularlo. Las principales razones se vinculan con las diferencias entre los dirigentes del FMLN y Nayib Bukele en el modo de gobernar, ya que éste último se mostraba disconforme con el sistema de gobierno, cargado de corrupción y una mala administración de los fondos públicos.

Esta desvinculación le resultó positiva y le abrió el camino para acceder a su actual cargo, ya que la población salvadoreña supo ver en su persona una posibilidad de transformar el país.

Luego crear un partido político– Nuevas Ideas, el cual no dio sus frutos porque el Tribunal Supremo Electoral no dispuso del tiempo necesario que el proceso para avalar la creación de un nuevo partido implica – y, luego buscar un espacio político que lo apoyara y sirviera de base para su proyecto presidencial, terminó por afiliarse al partido político GANA (Gran Alianza por la Unidad Nacional) que fue el que finalmente lo llevó a la presidencia.

“Luego de una ardua campaña electoral, que se caracterizó por ser una de las más sucias de la historia reciente del país, el 3 de febrero de 2019, el pueblo salvadoreño escogió a Nayib Bukele como su presidente, para el período 2019-2024”.

En lo que lleva como presidente, Nayib Bukele, posee, de acuerdo a la última encuesta realizada por la Consultoría Interdisciplinaria en Desarrollo (costarricense) un 91% de aprobación ciudadana. De acuerdo a su gerente general, Luis Haug:

“Es un apoyo de casi toda la población y es fruto de sus políticas, es la mejor evaluación presidencial de todas las encuestas que hemos hecho a nivel mundial”.

Se podría concluir, que tal resultado es fruto de los esfuerzos dirigidos por el gobierno hacia temas delicados para el país, como ser: la seguridad, ya que a pesar de ser uno de los países más violentos a nivel mundial, logró reducir el porcentaje de homicidios.

El Salvador cerró el año 2019 (en comparación con el año 2018) con una reducción de más del 30% de homicidios:

“Durante el segundo semestre de 2019 se han registrado las cifras mensuales más bajas de homicidios desde que finalizó la guerra civil (1980-1992)”.

Asimismo, cabe resaltar que un informe de la CIDH (Comisión Interamericana de Derechos Humanos) luego de una visita para observar la situación de los Derechos Humanos – invitada por el país –  que realizó en el mes de diciembre de 2019, destacó la reducción de la tasa de homicidios:

“La CIDH saluda que en estos primeros 6 meses de Gobierno, la tasa de homicidios se haya reducido drásticamente hasta alcanzar aproximadamente 50 por cada 100,000 habitantes, con las cifras más bajas desde los acuerdos de paz”.

Sin embargo, la Comisión se mostró preocupada por las condiciones de detención en las cárceles como también por la alta tasa de hacinamiento, lo cual se puede observar en el siguiente vídeo difundido en su red social twitter:

Al gobierno del presidente Nayib Bukele aún le queda un largo recorrido por hacer, con lo cual se espera que las mejoras en dicho país progresen y beneficien a la sociedad toda.

Por María Agustina Martinez

Fuentes: https://www.bbc.com/https://cnnespanol.cnn.com/https://www.presidencia.gob.sv/ 

Imagen destacada: www.reuters.com

Imagen en nota: www.porttada.com