Observador Urbano

Michelle Bachelet y el Informe sobre la crisis en Venezuela

El pasado 20 de marzo, la actual Alta Comisionada para los DD.HH. de la ONU y, ex presidente de Chile, Michelle Bachelet, emitió un informe de actualización sobre la situación de DD.HH. en Venezuela, en virtud de la solicitud efectuada por el Consejo de Derechos Humanos en septiembre de 2018, mediante la Resolución 39/1, en donde solicitó un informe exhaustivo por escrito sobre tal situación.

La Alta Comisionada expresó que se encuentra sumamente preocupada por la magnitud y la gravedad de la repercusión de la crisis actual sobre los derechos humanos, que constituye además un inquietante factor de desestabilización regional.

Además, expresó que, desde la última publicación de un informe sobre Venezuela, el ejercicio de los derechos sociales y económicos ha seguido deteriorándose continuamente.

¿Cuáles son los problemas más graves a resolver?

El informe destaca que las autoridades se han negado a reconocer las dimensiones y la gravedad de la crisis en materia de cuidados médicos, alimentación y servicios básicos, por lo que las medidas que han adoptado no han sido suficientes.

La reciente interrupción de la energía eléctrica agravó la ya crítica situación de la población por más de tres días, reduciendo aún más el acceso de la población a los alimentos, el agua y los medicamentos, y también ha afectado gravemente a los hospitales.

Por otro lado, en lo que atañe a la atención sanitaria, el informe resalta que la propagación de enfermedades infecciosas que habían estado previamente bajo control, es el foco de la reciente campaña de vacunación implementada por el Gobierno con la ayuda de la Organización Panamericana de la Salud.

Teniendo presente dicho contexto, Bachelet resaltó que, si bien la crisis que atraviesa Venezuela inició antes de la implementación de las primeras sanciones económicas por parte de EE.UU. en el año 2017, le preocupa que las recientes sanciones sobre transferencias financieras derivadas de la venta de petróleo venezolano en los Estados Unidos puedan contribuir a agravar la situación económica.

Asimismo, hizo hincapié en la reducción del espacio democrático en Venezuela expresando que:

“En el contexto del auge de las protestas antigubernamentales ocurridas en todo el país en los dos primeros meses de este año, mi Oficina documentó numerosas violaciones y abusos de derechos humanos perpetrados por las fuerzas de seguridad y los colectivos armados progubernamentales, incluyendo el uso excesivo de la fuerza, asesinatos, detenciones arbitrarias, torturas y malos tratos en condiciones de detención, así como actos de amenaza e intimidación”.

Imagen: cnnespanol.com

Las consecuencias de la crisis en Venezuela son graves: un resultado directo de esta vasta crisis humanitaria es que más de 3 millones de personas han huido de Venezuela, en busca de comida, atención médica, empleo y protección. Asimismo, los venezolanos se enfrentan a enormes obstáculos para conseguir la documentación que les permita facilitar la migración ordenada y acceso a la educación y el empleo en otros países.

Por último, el informe destaca el rol de los países de la región que han acogido a los hermanos venezolanos y han abordado sus necesidades básicas. De este modo, resta esperar el próximo informe que la ACNUDH presentará al Consejo de Derechos Humanos, durante el período de sesiones del mes de junio.

Por Agustina Martínez

Fuentes:

Imagen destacada: AFP