Observador Urbano

Mayo de recuperación

Presentamos algunos datos claves de la economía argentina del mes de mayo, y como siempre, algunas proyecciones…

  1. Menor volatilidad local
  2. Nuestra economía…algunos datos mas alentadores
  3. La balanza comercial empieza a ajustar

1- Menor volatilidad local

Mayo fue un mes atípico para el mercado argentino, el cual se despegó de los mercados de referencia e hizo de las suyas luego de ser duramente golpeado durante el mes de abril.

Comenzando por el plano externo, recrudecieron los conflictos comerciales entre Estados Unidos y China, y a su vez Donald Trump amenazó a México de imponer aranceles a sus exportaciones si no soluciona el problema de la inmigración ilegal de cientos de mexicanos.

Todo esto afectó a los mercados internacionales, el S&P500 cayó casi un 7% durante el mes de mayo y el Bono del Tesoro Norteamericano a 10 años bajó su rendimiento en 40 puntos básicos ante una mayor demanda como medio de cobertura.

En el plano doméstico, el riesgo político comenzó a disiparse ante el anuncio de CFK de no presentarse como presidenta, esto contribuyó a una importante compresión de riesgo país, aunque a fines de mayo los conflictos internacionales volvieron a pegarle a los emergentes y a disparar el riesgo país de la Argentina.

El mercado accionario argentino recuperó un 14% en dólares durante el mes de mayo, y en el mercado cambiario, el peso fue una de las monedas emergentes con mejor desempeño, depreciándose solo un 1,33% durante el mes de mayo y cerrando en $45,80.

2- Nuestra economía… algunos datos más alentadores a pesar del tinte electoral

Ha pasado un mes más de un año en el que solo se hace y deshace en función de las elecciones del mes de octubre. Este tinte electoral, trasciende todos los planos, y repercute sobre los principales indicadores de nuestra economía.

A pesar de todo ello, mayo, ha sido un mes mucho más tranquilo en comparación del pasado mes de abril.

En materia cambiaria, el dólar cerró el mes de mayo con una cotización de $45,80, lo que significó solo un avance del 1,33% con respecto a la última cotización del mes de abril, todo ello a pesar de los avatares a nivel internacional (Guerra comercial China – EE.UU. y de las amenazas de Trump de imponer aranceles a México) que repercutieron sobre los países emergentes (entre ellos nuestro país) y traccionaron a la suba del riesgo país, que cerró en los 990 puntos.

Recordemos que durante el cuarto mes del año, la divisa había tenido un avance de más del 3% respecto al mes de marzo.

Para el mes de diciembre, dentro del mercado de futuros (ROFEX), se negocian contratos a un dólar de $61,25. Sin embargo, el Relevamiento de expectativas de mercado (R.E.M.), elaborado por el BCRA, prevé que para diciembre el tipo de cambio se ubicará en los $ 48,30. Sin lugar a dudas todo esto se encuentra viciado por las expectativas que hay al respecto de las elecciones presidenciales.

Con respecto a los precios, la inflación minorista fue menor a la que se esperaba. El IPC del mes de abril fue del 3,4 %, mucho menor al 4,7% del mes de marzo. Así el acumulado para el primer cuatrimestre del año, llegó al 15,6%.

¿Seré este el inicio de una etapa de desaceleración inflacionaria? La pregunta queda planteada. Sin embargo, es importante monitorear el rumbo que tomarán los precios en los próximos meses y el impacto que tendrá la suba de los precios mayoristas sobre los minoristas. Recordemos que el IPIM (índice de precios mayorista) del mes de abril, registró una suba del 4,6% respecto al mes anterior producto de la suba del tipo de cambio de la que ya hablamos.

La tasa de política monetaria (Leliq) retomó su camino a la baja. Cerró en un 70,73% y trazó una baja de más de 3 puntos porcentuales respecto del mes de abril.

Por último, el INDEC dio a conocer algunos datos de nuestra economía que queremos destacar:

  • El EMAE del mes de marzo (Estimador mensual de actividad económica), cayó un -1,3% respecto del mes de febrero de este año.
  • El PBI del 4to trimestre de 2018, registró una baja del 6,2% respecto del mismo trimestre del año 2017.

Las actividades que más apalancaron a la baja fueron, el comercio (mayorista y minorista), la industria manufacturera y la construcción, las cuales cayeron en un -13,5%, -11,9% y un -9,5% respectivamente. Sin embargo no todas fueron malas, ya que actividades como la pesca, y la agricultura, evidenciaron subas de un 14% y un 3,7% respectivamente.

3- La balanza comercial empieza a ajustar

Luego de una devaluación del peso argentino de más del 100% durante el año 2018 y de casi un 19% en lo que va del año 2019, la balanza comercial empieza a mostrar importantes signos de recuperación.

De acuerdo al informe del INDEC, las exportaciones en el primer cuatrimestre de este año cayeron un -1,24% con respecto al mismo período del año anterior, mientras que las importaciones cayeron un -29% en dicho período.

 

Fuente INDEC

Como vemos, la fuerte recuperación del tipo de cambio real, si bien no permitió un aumento inmediato de las exportaciones, generó una inmensa contracción de las importaciones, lo que permitió obtener un saldo superavitario de la balanza comercial de U$S 3.147 millones dólares en el primer cuatrimestre del año.

Este dato resulta muy alentador si consideramos que la última vez que Argentina había registrado superávit comercial en el primer cuatrimestre de un año fue en el 2013.

Si analizamos el intercambio de la Argentina con sus principales socios comerciales, detectamos que durante el mes de abril las exportaciones hacia Brasil cayeron -2,90%, mientras que las importaciones cayeron un -43,58%, y en el caso de China, las exportaciones subieron un 28,4% y las importaciones cayeron un -36,4%.

Si bien la devaluación tuvo que ser padecida por todos los argentinos, sus efectos en materia de intercambio comercial están contribuyendo para cerrar el gigantesco déficit de cuenta corriente de más de U$S 30.000 millones que padecía la Argentina y que fue uno de los detonantes de la crisis económica. El ajuste de estas variables macroeconómicas resultan claves para poder estabilizar el tipo de cambio.

Ignacio Mirabella & Joaquín Zingone

Future Value Consultora Financiera