Observador Urbano

Los movimientos antivacunas, una amenaza global

Existen una serie movimientos y organizaciones, no siempre fáciles de identificar, que hacen una severa crítica a la ciencia y algunas de sus conclusiones. Se trata de una desconfianza hacia algunos de sus supuestos logros, y particularmente, acerca de sus recomendaciones prácticas.

Generalmente cuestionan, la gravedad del cambio climático, la eficacia de las vacunas y rechazan los alimentos genéticamente modificados. Estudios indican, que las razones esgrimidas, tienen motivaciones políticas, ideológicas y religiosas[1].

Uno de los que más ha crecido, al punto de que la Organización Mundial de la Salud (O.M.S), lo considera una amenaza global, es el llamado “antivacunas”. Dicho organismo realiza informes preventivos en los que advierte, sobre aquellas amenazas para la salud humana, que tienen un gran alcance y que son decididamente graves.

Para el año 2019 ha incluido, junto al ébola, las pandemias de gripe, la resistencia bacteriana a los antibióticos, al movimiento antivacunas. La lista completa, que se ha hecho pública hace una semana, incluye las siguientes 10 amenazas a la salud[2]:

  • -El cambio climático y la contaminación
  • -Las enfermedades no transmisibles (cáncer, diabetes y enfermedades cardiovasculares)
  • -Las epidemias globales de Influenza
  • -Los entornos frágiles e inestables (básicamente se refiere a las crisis migratorias)
  • -La resistencia a los antibióticos
  • -El ébola y otros patógenos extremadamente graves
  • -La falta de atención sanitaria adecuada
  • -La reluctancia a la vacunación
  • -El dengue
  • -El SIDA
Foto: Pexels

La OMS llama al movimiento antivacunas “reluctancia a la vacunación”, es decir resistencia a su uso. Incluso, y esto es lo más grave, un rechazo a las indicaciones y mandatos de organismos del estado, que exigen planes de vacunación y realizan campañas para combatir determinadas enfermedades, la mayoría de ellas, graves.

El organismo recuerda, que las vacunas salvan, entre dos y tres millones de vidas al año, y podrían ser casi cinco millones si se mejoraran las campañas y protocolos de vacunación. El informe afirma, además, que algunas enfermedades que estaban próximas a la erradicación, como las paperas, han experimentando un repunte de hasta el 30% en países en los que apenas había casos.

No todo es culpa de los movimientos antivacunas, de hecho, sabemos lo deficiente que puede ser un gobierno en este tipo de cuestiones, pero desde luego esta moda que se ha extendido universalmente, juega un papel determinante. Si no fuera por las vacunas, el 100% de la lista de mayores amenazas a la salud serían precisamente enfermedades infecciosas[3].

Las tareas de prevención son claves y los medios de comunicación tienen una exigencia fundamental: informar con responsabilidad y basándose en fuentes científicas y acreditadas debidamente.

Fernando González – Observador Urbano

Fuente: https://es.gizmodo.com/la-oms-mete-a-los-antivacunas-en-la-lista-de-mayores-am-1831837100

Foto: Imagen destacada. Pexeles.

[1]https://www.xataka.com/investigacion/politica-religion-y-desconocimiento-las-raices-personales-del-escepticismo-y-la-supersticion

[2]https://www.who.int/emergencies/ten-threats-to-global-health-in-2019

[3]https://www.livescience.com/64523-anti-vaccine-movement-top-global-threats-who.html?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed%3A+Livesciencecom+%28LiveScience.com+Science+Headline+Feed%29