Observador Urbano

La ley del teletrabajo en Argentina: falta de consenso y un apresuramiento injustificable

La ley del telebrajo llega en un momento dramático para la sociedad argentina. Principalmente, porque continúan los muertos por Coronavirus y los contagios, no parecen decrecer. Un momento en el cual, la situación económica es pésima, debido al cierre de la mayoría de empresas y comercios. La causa principal de este parate, tiene que ver con las restricciones impuestas para frenar la expansión del Coronavirus, pero además, se ponen más de manifiesto las debilidades endémicas de nuestra organización económica. En este contexto, el poder ejecutivo, promovió esta ley, para regular la actividad laboral, que mas se desarrolló durante este periodo: el teletrabajo. Fenómeno este ultimo, por cierto, de alcance mundial.

En este contexto social y económico que recién indicamos, y que el poder ejecutivo remarca constantemente, ¿puede considerarse apropiado para llevar adelante una ley tan importante? ¿Están dadas las condiciones para un debate apropiado y para que la mayoría de los interesados conozcan los pormenores de la ley? Claramente la situación general, no permite un debate pariticiapativo. La mayoría de los ciudadanos están soportando la falta de trabajo, y sus preocupaciones son, en muchísimos casos, la mera supervivencia. No es el momento, esto no merece debate. Pero se hizo lo mismo, con el mismo apresuramiento con el que se intento intervenir Vincentin. Dicho sea de paso, mientras escribimos este articulo el presidente derogo el decreto, que ordenaba dicha acción del gobierno.

No voy a especular sobre las razones del apresuramiento, pero esta claro que el énfasis puesto, no logra un consenso amplio. Está pasando, lo mismo con la reforma de la Justicia. Bueno, en este tema si encontramos un motivo, por lo menos en un punto: el presidente, sin temor ni temblor, dijo que “la Corte Suprema de Justicia funciona mal”. Juicio, además de impropio para su investidura por lo que significa una clara intromisión en otro poder, llama la atención por su falta de precisión. Pero al menos, uno de los motivos de la reforma, ha sido explicitado.

Young couple working at home.

Con ese espíritu sale esta nueva ley, que mas allá de cuestiones técnicas, tiene un consenso mínimo, y ha recibido un rechazo mayoritario por parte de los empresarios y empleadores en general, vinculados al área. El teletrabajo vino para quedarse y tiene aspectos beneficiosos y negativos, pero ha mostrado en esta pandemia su potencial en favor del mantenimiento de miles de actividades. Caigo en un lugar común y de manera consciente afirmando lo siguiente: qué  hubiese sido de la economía Argentina y la del mundo, sino tuviéramos las empresas de tecnología informática”. Y no sólo de las actividades económicas, por supuesto.

Una ley apresurada y sin un consenso importante llevará, ciertamente a una conflictividad laboral inmensa. Ya se están anunciando posibles juicios laborales, que lógicamente llevarán a la falta de inversión en el sector. Y sumo un aspecto mas, no menor. La ley exige que los empleadores provean a los trabajadores de los elementos tecnológicos para realizar su tarea, ahora, se puede generalizar sobre esto? Es lo mismo una máquina de una fábrica que una notebook o una computadora? Obviamente no. Aquí puede haber una flexibilidad -palabra insultante para muchos promotores de esta ley- en la que no necesariamente el empleador se haga cargo de la provisión de estos elementos de trabajo. Y así se podrían poner varios ejemplos mas, en los que se deben puntualizar los aspectos específicos del teletrabajo y similares.

La ley está y se implementará cuando terminen las medidas restrictivas de la pandemia, que dicho sea de paso, continuarán hasta el 16 de agosto, o sea que no sabemos bien cuándo. Lo que si esta firme, es la conflictividad y un rechazo generalizado. Una oportunidad perdida, y perdón por mi pesimismo, pero una más, en este país que no logra desde hace décadas, un mínimo de estabilidad y coherencia económica.

Por Fernando González                                                                                               02/08/2020

Imagen destacada: www.pixabay.com

Autor

Fernando Gonzalez

Profesor de Filosofia. Apasionado por la tecnología y los cómics. Informar, escuchar, dialogar.