Observador Urbano

La frontera entre Estados Unidos y México: implicancias

La frontera entre México y Estados Unidos tiene una extensión de 3141 kilómetros, y se constituye como una de las áreas más dinámicas del mundo en términos de flujos comerciales y de personas. De acuerdo a la Secretaría de Relaciones Exteriores de México (SRE): cada día se realizan más de un millón de cruces legales de personas y 300 mil de vehículos, de los cuales más de 70 mil son camiones de carga.

La frontera entre ambos países comprende un total de 10 estados fronterizos. California, Arizona, Nuevo México y Texas por parte de Estados Unidos y, Baja California, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas por parte de México.

El dinamismo comercial entre ambas naciones ubica a los Estados Unidos como el primer socio comercial de México y, a éste último como el tercero del país norteamericano. En virtud del estrecho vínculo comercial entre ambas naciones, los estados fronterizos son los más beneficiados.

“México es un mercado de suma importancia para las exportaciones estadounidenses, y específicamente para aquellas provenientes de los estados fronterizos quienes tienen en México al principal destino de exportación”.

Sin embargo, el principal problema que se presenta no sólo para el gobierno de Donald Trump, sino para el de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) es el de la inmigración indocumentada hacia Estados Unidos.

“El número de inmigrantes no autorizados de origen mexicano en 2015 era de 5.6 millones, cifra que muestra una importante disminución comparada con los 6.4 millones en 2009, mientras que el número de inmigrantes no autorizados proveniente de otras naciones se incrementó de 5 millones en 2009 a 5.7 millones en 2016. Estas cifras demuestran que, la población de inmigrantes indocumentados, por primera vez en una década, no está compuesta en su mayoría por mexicanos”.

Los estados de Estados Unidos que presentan el mayor número de población indocumentada son: California, Texas, Florida, Nueva York e Illinois. Frente a este problema, el presidente Donald Trump, consideró la posibilidad de cerrar la frontera binacional. A través de un tuit, el 29 de marzo expresó que: “Si México no detiene toda la inmigración ilegal que ingresa a Estados Unidos a través de nuestra frontera sur, estaré cerrando la frontera o grandes secciones de la frontera, la semana próxima». Sin embargo, los primeros días de abril comunicó que otorgaba un plazo de un año a México, no sólo para detener el flujo de inmigrantes sino también para detener el flujo de drogas que entra a Estados Unidos y, que, de lo contrario, impondría aranceles a los automóviles o el cierre de la frontera.

Al postergar el plazo de un posible cierre fronterizo, Donald Trump dejó en evidencia que tal decisión implica e implicaría grandes costos para ambas economías. Pamela Starr – Profesora de Relaciones Internacionales – expresó a la BBC lo siguiente: “Ni el presidente ni la gran mayoría del público estadounidense se dan cuenta de cuán dependiente es la economía de EE.UU. de la mexicana, así que esta fue una toma de conciencia”.

Incidente fronterizo

La delicada situación arriba expuesta, reavivó el día 24 de abril como consecuencia del incidente entre militares mexicanos y estadounidenses en el límite fronterizo el día 13 de abril: “dos soldados estadounidenses hacían un recorrido de rutina cerca de la frontera cuando fueron interceptados e interrogados por militares mexicanos».

Si bien existen versiones diferentes sobre el lugar exacto donde se desencadenó el hecho – en virtud de que los límites en esa zona de la frontera no resultan claros por su geografía – el presidente Donald Trump expresó a través de un tuit lo siguiente: “Soldados mexicanos recientemente desarmaron a nuestros soldados de la Guardia Nacional, probablemente como una táctica de desviación para los traficantes de droga en la frontera”, dando lugar nuevamente al debate sobre el problema del narcotráfico y de los inmigrantes indocumentados.

Por su parte, el presidente de México, AMLO, expresó en una conferencia de prensa que no es su intención caer en ninguna provocación, a la vez que aseguró que van a analizar el incidente ocurrido y actuar de conformidad a la ley en el marco de su soberanía.

Por Agustina Martínez

Fuente:

Imagen destacada: SegundoEnfoque.com