Observador Urbano

La economía Argentina en su peor momento

La situación en Argentina se torna cada día más insostenible, no solo por los números de la pandemia, que hace rato ya está fuera de control por parte del Gobierno Nacional sino que a eso deben sumársele las constantes medidas económicas equivocadas que erosionan cualquier atisbo de confianza en el rumbo del país, y que ha provocado que se fueran del mismo empresas como Latam,  Qatar Airways, Emirates, Air New Zealand, Falabella, Sodimac, BASF, Axalta, Saint Gobain Sekurit, Pierre Fabre, Sidus, Wrangler, Lee, Nike y Gerresheimer. Al que debe sumarse las intenciones de Walmart, Burker King y Starbucks de abandonar Argentina en el corto plazo, además claro, del cierre de casi 20.000 PyMEs según datos de AFIP, aunque si se toma en cuenta la información de las cámaras de comercio, ese número sería poco más del doble.

Este panorama tiene su origen no solo en la cuarentena impuesta como medida de contención del virus, sino que previamente no se pensó por parte de las autoridades nacionales en ninguna clase de reforma que fomente las inversiones y pueda paliar la crisis económica implícita a la pandemia. Puesto que Argentina es actualmente el segundo país con mayor presión fiscal del mundo sobre las empresas, y cuenta además con cerca de 69.000 regulaciones y más de 160 impuestos, lo que convierten a la actividad económica privada en un infierno tributario para empresas y particulares.

A este combo de desquicio además, debe sumarse que esta semana el Gobierno Nacional mediante el Banco Central (BCRA) que claramente ha perdido toda autonomía, decidió restringir todavía más el cepo cambiario. De esta manera resolvió que los pagos en dólares que se realicen por compras en el exterior con tarjeta de crédito o débito se computarán dentro del límite del cupo mensual de US$ 200 por persona y cuando los gastos mensuales superen el cupo, se absorberán de los meses siguientes. Por otra parte, el dólar ahorro, es decir aquel que se puede comprar de forma legal, y todos los gastos en divisa extranjera con tarjeta en el exterior pagarán 35% a cuenta del Impuesto a las Ganancias, que sumado al 30% del impuesto país que ya tiene la compra de dólares, deja un precio por unidad de dólar de 130 pesos argentinos. No se dice, pero se entiende a esto como una clara devaluación de la moneda nacional.

Este panorama es aún más desalentador debido a que si bien era un rumor que se venía comentando en  los últimos días, el Ministro de Economía Martín Guzmán, había sido tajante horas antes sobre la imposibilidad de que nuevas restricciones se aplicasen en torno al dólar. Así las cosas, la salida de la crisis se ve cada día más lejana y el camino a recorrer cada día más oscuro para un país donde se calcula que la pobreza ronda el 50%, 6 de cada 10 chicos ya son pobres y el desempleo se encuentra en una cifra de entre 15 y 20% según las distintas fuentes consultadas.

Por Bruno Iriarte                                                                                                                    20/09/2020

Imagen destacada y en nota: www.pixabay.com