Seguínos

Economía

Informe económico de agosto: Argentina..la misma historia de siempre

Argentina…la misma historia de siempre

  1. Crónica de una crisis anunciada…
  2. Y ahora…¿qué podemos esperar?
  3. Nada ha cambiado: una explicación sencilla

1- Crónica de una crisis anunciada…

Antes de las elecciones primarias del 11 de Agosto, la estabilidad económica argentina pendía de un hilo, y la aparición de un cisne negro era lo que menos necesitaba en este contexto. La aplastante victoria de Alberto Fernández originó una profunda crisis política y de confianza, que ocasionó en tan solo 20 días, una devaluación de más del 30% de nuestra moneda, y una caída en acciones y bonos argentinos del orden del 60% en dólares.

pastedGraphic.png

¿Pero a qué se debe tal crisis de confianza?

El pasado los condena y el presente también. Los denominados “mercados”, no son más que la suma de millones de ahorristas que no confían en un nuevo gobierno kirchnerista, agravado por una campaña en donde se declararon como anti republicanos y en las que se plantearon como soluciones económicas el default y la emisión monetaria.

pastedGraphic_1.png

Una vez más la Argentina no pudo romper el ciclo, millones de argentinos prefirieron votar por una fórmula presidencial que representa el populismo en su máxima expresión, y le dieron la espalda a un gobierno que no pudo, no supo, o no quiso cambiar a fondo el mediocre sistema político de nuestro país.

El domingo 11 de agosto a partir de conocer los resultados, cualquier ciudadano de a pie sabía que al día siguiente estallaría una nueva crisis en la Argentina, y así fue. Lo llamaron “el crack” aludiendo a la crisis financiera del año 1929 de los Estados Unidos, sin embargo, esta vez fue la peor caída de los mercados locales en la historia de la Argentina.

La Argentina se encuentra en un proceso de estanflación desde el año 2011, y con esta nueva crisis, serán 10 de años de una economía que no crece, y que de no realizar serios cambios estructurales está condenada.

¿Cómo respondió el gobierno?

El BCRA dejó correr al dólar como una medida prudente para cuidar sus reservar, sin embargo, desde la crisis vendió más de U$S 2.000 millones, subió la tasa de interés arriba del 80% y limitó los giros hacia el exterior de las entidades bancarias. Por otro lado, Hacienda no tuvo más remedio que reperfilar el pago de Letras en dólares y en pesos en tenencia de Personas Jurídicas ante la falta de renovación de los inversores. Por otro lado, envió al congreso un proyecto para reperfilar los bonos de mediano plazo e inició la negociación con el FMI en el mismo sentido.

pastedGraphic_2.png

¿Y ahora qué?

Resulta vergonzoso observar cómo la corporación política echa más combustible al fuego. Sería muy beneficioso para todos los argentinos una muestra de responsabilidad de parte de nuestros políticos.

Algunos habrán comprado los cuentos K y otros las promesas de cambio del gobierno de Macri, sin embargo, la realidad del problema económico argentino es matemático. La Argentina tiene el nivel de gasto público más alto de la historia, combinado con la presión tributaria más alta de la historia, que ni siquiera alcanza para cubrir la totalidad del gasto. Es decir, no podemos subir más los impuestos, sino por el contrario se necesita bajarlos para reactivar el crecimiento, pero por otro lado necesitamos bajar el gasto público como contrapartida, a lo que se resisten todas las corporaciones de la Argentina.

ANUNCIO

No queda otra cosa que esperar, sabiendo que gane quien gane tiene el mismo camino, si no quiere llevar nuestra economía hacia un agresivo default y una hiperinflación, y no es otro que iniciar reformas estructurales en materia impositiva, laboral y previsional.

2- Y ahora… ¿qué podemos esperar?

pastedGraphic_3.pngPara el común denominador, esta “crisis” era totalmente evitable. A niveles macro-económicos, y antes de las PASO, el país se encontraba mucho más estabilizado a comparación de inicios del 2018 (superávit de la balanza comercial y el cuasi equilibrio fiscal a niveles primarios), con la inflación que caminaba hacia la baja y con un tipo de cambio sin grandes sobresaltos. Es más, con un mercado que apostaba a los bonos y acciones argentinas en base a las “favorables” encuestas antes de las elecciones.

Sin embargo, todo salió al revés. La gente votó “con el bolsillo, dejando atrás la memoria del pasado” y todo lo que hasta entonces era positivo, terminó siendo todo lo opuesto. Aquí algunos datos que reflejan lo antes mencionado:

  • El dólar llegó a cotizar por encima de los $67 y llegando a los $ 70 en algunas entidades financieras el día lunes posterior a las elecciones, para luego bajar hasta los $61. Para tratar de contener esta volatilidad cambiaria, el Banco Central, no le quedo otra que intervenir en el mercado cambiario y  llegó a vender, hasta ayer, un poco más de USD 2.000 millones.

Esto, sumado al incremento de la demanda de billetes por parte de los ahorristas, la necesidad de cubrir vencimientos y los rescates de fondos comunes de inversión en dólares, provocaron que el BCRA totalizara una salida de USD 12.711 millones desde las PASO.

  • ¿Qué podemos esperar en términos inflacionarios? Sin lugar a dudas, este nuevo salto del dólar impactará de una forma sobre el nivel de precios de nuestra economía. Es para lamentarse, si comparamos los niveles inflacionarios del mes de julio que arrojaron una inflación minorista del 2,2% y mayorista del 0,1% y la inflación anual que se esperaba llegase a un 41%, con la proyectada por algunas consultoras, las cuales prevén una inflación anual entre el 50% y el 55% después de este salto del dólar.
  • En cuanto al nivel de actividad económica, esta última devaluación provocará que nuestra economía, que hasta el mes anterior venía mostrando algunos signos de recuperación, acentúe aún más el estancamiento. No debemos obviar que este nivel de tipo de cambio, en términos reales, favorecerá a dos sectores de la economía, como lo son el agro y el turismo. Sin embargo la caída anual de la actividad será aún mayor a la esperada.

En definitiva, todo esto era evitable, pero el riesgo político se apodero del espectro económico y provocó todo lo antes mencionado.

Ahora bien… ¿qué podemos esperar en términos económicos si se produce un cambio de gobierno?

pastedGraphic_4.png