Observador Urbano

Frenar la expansión del Coronavirus: Apple y Android comparten un proyecto

Apple y Google trabajaran juntos, y es algo inédito, en la elaboración de un software que servirá para luchar contra la expansión del coronavirus. Esa es la intención.

Las dos grandes compañías acaban de anunciar la creación de un sistema de seguimiento que estará integrado en iOS y Android. Se trata de poner a disposición de las autoridades sanitarias herramientas que permitan el desarrollo de aplicaciones para intentar controlar la propagación del virus COVID-19.

En concreto, Google y Apple han decidido estandarizar un sistema basado en Bluetooth LE para que los dispositivos móviles sirvan como rastreo de posibles contagios. Con este estándar, ambas compañías permitirán que se desarrollen fácilmente aplicaciones para Android e iOS que, en función de la gente a la que nos hayamos acercado, nos puedan avisar si alguno de ellos ha dado positivo por coronavirus para que tomemos las medidas oportunas. El proyecto estará en pleno funcionamiento en el mes de mayo.

El sistema funcionaría de la siguiente manera:

  1. Cuando dos personas estén cerca físicamente, sus teléfonos intercambiarán por Bluetooth unos códigos identificadores. Se trata de códigos «anónimos» que además irán cambiando cada poco tiempo.
  2. Cada teléfono guardará dos listas: una con los códigos propios enviados a otros teléfonos de personas cercanas y otra con los códigos recibidos por personas cercanas.
  3. En el caso de que una persona de positivo por COVID-19 y así lo indique en una aplicación oficial de alguna organización sanitaria, automáticamente se subirán a la nube los códigos de identificación propios (los que el móvil del usuario contagiado ha estado compartiendo en los últimos 14 días).
  4. Periódicamente, todos los móviles descargan de la nube los códigos de identificación de los usuarios que han dado positivo por COVID-19 y los comparan con los códigos de identificación recibidos de otras personas que tienen almacenados.
  5. Si en un móvil hay coincidencia entre los códigos de terceros que alguien tiene almacenados (los que se hayan compartido con las personas con las que el usuario se haya ido encontrando) y con uno de los que han dado positivo en COVID-19, una app podría mandar un mensaje de alerta avisando de que se ha estado cerca de una persona contagiada y facilitar más información sobre qué se debe hacer después.

Los datos que obtendrá el sistema de seguimiento

Un tema fundamental a tener en cuenta, en lo inmediato y a futuro, es la privacidad. Desde Google y Apple explican que «la privacidad, la transparencia y el consentimiento son de suma importancia en este esfuerzo, y esperamos construir esta funcionalidad en consulta con las partes interesadas. Publicaremos abiertamente información sobre nuestro trabajo para que otros la analicen». Una postura que puede observarse en los tuits de Sundar Pichai y Tim Cook, CEOs de Alphabet y Apple respectivamente, donde la palabra ‘privacidad’ está presente.

En el documento que se ha publicado, Google y Apple explican que el sistema «requerirá el consentimiento explícito del usuario» y añaden que «no recopila información de identificación personal o datos de ubicación del usuario».

Tal y como indica uno de los documentos técnicos, la especificación del protocolo “Bluetooth de seguimiento por contacto” no requiere conocer la ubicación del usuario y cualquier uso de esta será completamente opcional. Los ‘identificadores de proximidad rodante’ cambiarán en promedio cada 15 minutos, por lo que «es poco probable que se pueda rastrear la ubicación del usuario a través del Bluetooth a lo largo del tiempo».

En caso que el usuario haya sido diagnosticado positivo por el COVID-19, el usuario consiente compartir la ‘clave de Diagnosis’ con el servidor. Un proceso donde el usuario recibirá información de manera transparente en todo momento, según explican desde Google y Apple.

Lo cierto es que se trata de un sistema relativamente nuevo. Apple y Google todavía se encuentran trabajando en él y no es un mecanismo infalible. Y es que, pese a que sea una herramienta integrada en los sistemas operativos, los usuarios deberán o bien actualizar sus smartphones o instalar aplicaciones desde la Play Store o la App Store. Un paso que requerirá de la intervención del usuario.

Por Observador Urbano                                                                                                     11/04/2020

Fuente: www.xataka.com

Imágenes destacada y en nota: www.pixabay.com