Observador Urbano

Evo Morales y la búsqueda de su cuarto mandato presidencial

Juan Evo Morales Ayma, perteneciente al Partido Movimiento al Socialismo – Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos (MAS – IPSP) se convirtió en el primer presidente indígena de la nación andina – conocido por ser el líder de los campesinos cocaleros del Trópico de Cochabamba – el 22 de enero de 2006 y desde entonces, se encuentra en ejercicio del cargo. 

En su campaña de 2005, las promesas bajo las cuales buscó acceder a la presidencia tuvieron como eje la construcción de una Bolivia «digna, comunitaria, solidaria y productiva». Concretamente, algunas de las medidas más importantes propuestas fueron «la nacionalización e industrialización de los hidrocarburos, sin confiscación, con refundación real de YPFB (Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos) y destinación prioritaria del gas de Tarija al suministro doméstico; una ley de autonomías basada en la diversidad cultural y regional, que incidiera en la descentralización política, económica y administrativa, y favoreciera la redistribución justa de la riqueza entre todos los bolivianos; una ley de tierra productiva con desarrollo rural, concentrado en la liquidación de los latifundios improductivos y la distribución gratuita de fincas entre el campesinado», entre otras.

Luego de casi 14 años en el poder político, Morales busca este domingo 20 de octubre ser reelegido como presidente. Sin embargo, su postulación como candidato se ve teñida de numerosas críticas referentes al límite de la relección presidencial.

Para llegar a las elecciones para cubrir el mandato 2014 – 2020 – al permitir la Constitución de Bolivia sólo dos mandatos presidenciales consecutivos – contó con un fallo favorable del Tribunal Constitucional para poder presentarse en 2014, al considerar que su primer mandato no contaba ya que el país fue refundado como Estado Plurinacional en 2009. 

Dos años más tarde, en 2016 tuvo lugar en Bolivia un referéndum el cual consultaba a la población lo siguiente: “¿Usted está de acuerdo acerca de reformar el Artículo 168 de la Constitución Política del Estado para que la Presidenta o Presidente y la Vicepresidenta o Vicepresidente del Estado puedan ser reelectas o reelectos por dos veces de manera continua?” Asimismo, la papeleta del referéndum aclaraba que se consideraba como primera reelección al período 2015 – 2020 y la segunda reelección el período 2020 – 2025. Sin embargo, el resultado del mismo fue un NO contundente.

El referéndum quedaría sin efecto para el año 2018 ya que el Tribunal Electoral de Bolivia habilitó al presidente Morales a buscar la reelección, alegando que constituía parte de sus derechos humanos.

De este modo, el presidente Morales se enfrentará al principal candidato opositor Carlos Mesa (periodista e historiador) – quien fuera vicepresidente y luego presidente de Bolivia durante el período 2003 – 2005, a quien las encuestas lo ubican como un posible ganador. Si bien el número de candidatos a presentarse en las elecciones es de 9 candidatos, las encuestas ubican a los dos primeros como dominantes en las encuestas. El candidato presidencial Mesa, pertenece al espacio institucional Comunidad Ciudadana la cual se autodefine como «una institución para la democracia, una Alianza de ciudadanas y ciudadanos libres, que admite distintas perspectivas y visiones sobre nuestra realidad nacional, con tolerancia y respeto a la disidencia».

Asimismo, el presidente Evo Morales llega a las elecciones con críticas a su política sobre el medio ambiente, como consecuencia de los incendios forestales que afectan de manera trágica a los habitantes de las regiones afectadas y la flora y fauna del territorio boliviano.

pastedGraphic.png

“En 2009, la Asamblea General de las Naciones Unidas lo nombró héroe mundial de la madre tierra, por su defensa del medio ambiente. Una década después, se le acusa de haber relajado las normas para permitir las quemas de tierra que habrían provocado los incendios que acabaron con tres millones de hectáreas de bosque en Bolivia”.

De acuerdo a numerosas Asociaciones de biólogos, científicos y grupos profesionales defensores del medio ambiente, una de las principales medidas del gobierno del presidente Morales que han perjudicado de manera significativa el territorio nacional, es la ley 741 de 2015 la cual «autoriza el desmonte de hasta veinte hectáreas (20 ha) en pequeñas propiedades, propiedades comunitarias o colectivas en proceso de saneamiento o tituladas y asentamientos humanos legalmente establecidos con resolución de autorización, para el desarrollo de actividades agrícolas y pecuarias con sistemas productivos integrales y sustentables en armonía con la Madre Tierra, protegiendo las funciones ambientales». 

Sin embargo, la protección del medio ambiente mencionada en dicha ley parece no coincidir con la realidad por la que atraviesa el territorio boliviano. Por su parte, el gobierno ha justificado tales quemas (sustento de vida de las familias que realizan quemas para preparar el terreno para la siembra o para la crianza de ganado) y, además, ha sostenido que las conflagraciones por la que atraviesa su país es una consecuencia y fenómeno transfronterizo. 

Sin dudas, el descontento de gran parte de la población sobre las medidas adoptadas por su gobierno en materia medioambiental, se verá reflejado en los votos para las elecciones presidenciales de este domingo.

Por Maria Agustina Martinez

Fuentes: https://www.cidob.orghttps://www.bbc.comhttps://www.france24.com

Imagen destacada: www.eluniversal.com

Imagen en nota: www.afp.com