Observador Urbano

Europa, «agua en el desierto»

A modo de introducción, el fútbol en la actualidad es uno de los deportes más populares del mundo; también de los mejores pagos. A pesar de que no todos los jóvenes llegan a cumplir el sueño de ser profesionales, cabe destacar que además de ser un deseo, es una actividad, en la que muchos jugadores logran adquirir una mejor posición económica y social. En algunos casos, sobre todo en Europa, super millonarios. Esto se puede observar en estrellas mundiales, como; Cristiano Ronaldo, Lionel Messi, Sadio Mané y Kylian Mbappé, por citar sólo algunos.

Pero en lo que vamos a poner énfasis, es en la migración de ciudadanos africanos a Europa. El viejo continente, se ha convertido en un auténtico «oasis económico» para los que emigran. Teniendo en cuenta, las situaciones sociales y económicas de los países de origen, verdaderamente dramáticas, la huida al viejo continente, se convierte en una alternativa extraordinaria.

Una de las rutas de escape es, desde Marruecos hacia España. Algunos de ellos mueren en el intento, ya que cruzar el Mediterráneo, el Desierto del Sahara, implica arriesgar sus vidas, todo en función de un conseguir trabajo, otra actividad, que les permita sobrevivir.

Imagen: La Vanguardia

Precisamente, estas aspiraciones de llegar a prosperar en la vida, y lograrlo mediante el fútbol, se hizo patente, en el Mundial de Rusia 2018, en especial en la Selección Francesa de fútbol, que terminó consagrándose campeón. Fijémonos en la composición del plantel:

  • Nabil Fekir (Lyon, Francia – 18 de julio de 1993): de raíces argelinas que juega como centrocampista ofensivo y delantero centro actualmente milita en el Olympique de Lyon de la Ligue.
  • Ousmane Dembélé (Vernon, Eure, Francia, 15 de mayo de 1997): de ascendencia maliense senegalesa, juega como extremo en el Fútbol Club Barcelona de la Primera División de España.
  • Corentin Tolisso (Tarare, Ródano, Francia; 3 de agosto de 1994): de padre oriundo de Togo. Juega como mediocentro ofensivo y su equipo actual es el Bayern de Múnich de la Bundesliga de Alemania.
  • Paul Labile Pogba (Lagny-sur-Marne, 15 de marzo de 1993): de ascendencia guineana, juega como centrocampista y su actual equipo es el Manchester United de la Premier League de Inglaterra.
  • Steven Nkemboanza Mike Nzonzi (La Garenne-Colombes, Francia, 15 de diciembre de 1988): de ascendencia congoleña, que juega como mediocentro en la A. S. Roma de la Serie A de Italia.
  • N’Golo Kanté (París, Francia, 29 de marzo de 1991): de ascendencia maliense que se desempeña en la posición de mediocampista y su actual equipo es el Chelsea F. C. de Londres.
  • Blaise Matuidi (Toulouse, Francia, 9 de abril de 1987): de ascendencia angoleña.​ Juega de centrocampista y su equipo actual es la Juventus F. C. de la Serie A de Italia.
  • Steve Mandanda (Kinshasa, República Democrática del Congo, 28 de marzo de 1985): congoleño naturalizado francés. Juega de portero y su actual equipo es el Olympique de Marsella de la Ligue 1 de Francia.
  • Presnel Kimpembe (Beaumont-sur-Oise, Valle del Oise, Francia; 13 de agosto de 1995): de ascendencia congoleña y haitiana, juega como defensa central y su equipo actual es el París Saint-Germain de la Ligue 1 de Francia.
  • Kylian Mbappé Lottin (París, 20 de diciembre de 1998): de ascendencia camerunesa y argelina. Juega como delantero y su equipo actual es el París Saint-Germain de la Ligue 1 de Francia.
  • Benjamin Mendy (Longjumeau, Francia, 17 de julio de 1994): de origen senegalés. Juega como lateral izquierdo y su actual equipo es el Manchester City de la Premier League.
  • Djibril Sidibé (Troyes, Francia, 29 de julio de 1992): de origen maliense juega de lateral derecho (u ocasionalmente de lateral izquierdo) en AS Mónaco de la Ligue 1 de Francia.
  • Samuel Umtiti (Yaundé, Camerún, 14 de noviembre de 1993): nacido en Camerún. Juega como defensa central y su actual equipo es el Fútbol Club Barcelona de la Primera División de España.

Números contundentes, que muestran un aspecto social y económico del fútbol, tal vez, más importante que lo estrictamente deportivo. En este caso, para muchos africanos, Europa se ha convertido en «agua en el desierto», de la pobreza y marginalidad que viven en su continente.

Por Julio Thenon

Imagen destacada: El Universo.