Observador Urbano

Estados Unidos: coronavirus y muerte de George Floyd

Estados Unidos se encuentra atravesando no sólo una pandemia, sino, una crisis social de envergadura.

Respecto a la pandemia por COVID-19, éste país encabeza la lista de contagios a nivel mundial – si bien hay dudas respecto a las cifras reveladas por China teniendo en cuenta su cantidad de habitantes y, el manejo de la información ante la OMS (Organización Mundial de la Salud) – cuya cifra asciende a más de 1.800.000 casos confirmados, más de 108.000 muertes y, más de 485.000 personas recuperadas.

De este modo, EE. UU. supera la proyección mínima de fallecidos por Coronavirus realizada por parte del gobierno, la cual alcanzaba el mínimo de 100.000 y un máximo de 200.000 – cifra que se espera no alcanzar –. Por su parte, el Instituto de Métricas y Evaluaciones de Salud (IHME) de la Universidad de Washington, ha estimado que, para comienzos del mes de agosto, la cifra alcance un total de 131.000 muertes.

Ahora bien, exponer de qué manera se ve afectada la economía de este país resulta de gran importancia, teniendo en cuenta principalmente las próximas elecciones a celebrarse en noviembre de este año.

El Departamento de Comercio de Estados Unidos informó, que el PBI de esta nación se contrajo en torno al 5%, en lo que a los tres primeros meses del año respecta, siendo la principal razón las medidas de confinamiento dispuestas por la pandemia.

Así, la tasa de desempleo para el mes de mayo, de acuerdo a las cifras que la Oficina de Estadística Laboral dio a conocer este viernes 5 de junio, bajó al 13,3%, en comparación con el mes anterior – abril – que registró un 14,7%. De este modo, se vislumbra una leve recuperación económica.

Sin embargo, la cifra de dos dígitos para una economía como la estadounidense se reporta preocupante, ya que, si se compara con el mes de febrero de este año, la misma rondaba el 3,5%, con lo cual la tasa de desempleo, se ubicaba en su nivel más bajo.

“La pérdida de empleos durante esta breve y pronunciada crisis supera a los perdidos entre 2007-2009 con la crisis financiera. Por aquel entonces hicieron falta seis años para recuperar esa bolsa de empleo que había quedado destruida”.

En torno a ello, la cifra de personas que solicitaron el subsidio por desempleo, superó los 40 millones en un período de tres meses.

Ahora bien, con lo acontecido el día lunes 25 de mayo, la muerte del afroestadounidense George Floyd de 46 años, en manos de la policía estadounidense, ha reavivado la lucha y el drama que la comunidad atraviesa desde hace mucho tiempo.

El episodio que tuvo lugar en la ciudad de Minneapolis, devino en masivas protestas en todo el país, la mayoría de ellas pacíficas, pero en algunas ciudades los manifestantes se han aprovechado de la situación y cometido actos de violencia y vandalismo.

En base a ello, cabe destacar un informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de 2018, que retrata el drama que atraviesa la comunidad afroestadounidense: «En los últimos años de manera constante tanto la Comisión, como otros órganos de derechos humanos, ha alertado sobre la brutalidad policial y el uso excesivo de la fuerza por parte de funcionarios policiales contra los afroamericanos en los Estados Unidos y ha llamado al Estado asegurar que estos eventos sean prevenidos, investigados, procesados y sancionados. El uso excesivo de la fuerza, en particular contra civiles desarmados, plantea problemas de discriminación racial y ocurre en un entorno legal permisivo que consiente el uso excesivo de la fuerza y evita la rendición de cuentas».

En el siguiente vídeo, el presidente Donald Trump expresa que el asesinato de George Floyd fue algo terrible, que nunca debió haber sucedido, y, que nada bueno puede salir de ello.

Asimismo, el presidente el día lunes, anunció que desplegaría a militares para controlar los actos de violencia y vandalismo desatados por los manifestantes, sin embargo, el Secretario de Defensa de los EE. UU., Mark Esper, expresó que la opción de utilizar fuerzas militares activas en tareas policiales sólo debería ser empleada como último recurso y en graves situaciones.

Frente a este contexto, la figura presidencial de Donald Trump se ha visto empañada de cara a las elecciones presidenciales próximas. Previo a la pandemia, y lo acontecido con el asesinato de George Floyd, éste se posicionaba de manera positiva para ser reelecto, ello en virtud del buen desempeño de la economía estadounidense, como también de empleo favorable y, su absolución en el juicio político que enfrentaba en el Senado por la causa referida al abuso de poder y obstrucción del Congreso.

Así, su débil accionar frente a la pandemia, la contracción económica, sumado a las masivas protestas, otorga al candidato demócrata Joe Biden un mejor posicionamiento frente a las elecciones. Sin embargo, ello no significa un triunfo asegurado, ya que el presidente Donald Trump aun cuenta con apoyo de gran parte de la población.

De este modo, resta esperar que los principales líderes políticos empiecen y logren dar tratamiento a todas aquellas cuestiones sociales que aquejan al país desde hace muchos años y así, poder avanzar como sociedad.

Por María Agustina Martinez                                                 07/2020

Fuentes: www.oas.org – www.bbc.com – www.cincodias.elpais.com

Imagen destacada: www.afp.com