Seguínos

Economía

El trabajo después de la pandemia

Algunas expresiones populares famosas, como “chango viejo no aprende maroma nueva” o “el que nace barrigón es al ñudo que lo fajen”, que se destaca en la famosa obra del Martín Fierro, hacen alusión en cierta manera a la dificultad de aprender que suele profundizarse con la edad o el tiempo o que es inútil hacer algo para torcer el destino o reorientar la conducta de las personas.

Son expresiones que significan paradigmas que la COVID-19 rompió. Quedó demostrado que, a pesar de la resistencia y temores iniciales manifestados al inicio de la pandemia, el estereotipo extendido de que los trabajadores de más edad tienen dificultades para adaptarse a métodos y técnicas nuevas no se hizo realidad. El virus dejó al desnudo que estas percepciones estaban equivocadas en su mayoría.

La cuarentena impuesta resultó desafiante a las aptitudes que tienen las personas para llevar a cabo las diferentes tareas en los puestos de trabajos que ocupan. Si se evaluara lo que es posible que alguien haga con toda la experiencia que nos dejó la pandemia, seguramente la medición de desempeños y los parámetros contemplados cambiaron.

La tecnología que se incorpora copiosamente para la realización de las tareas en general y para el control de la gestión en particular, están marcando un antes y un después.

La buena noticia es que todo comportamiento complejo que se plantea organizacionalmente se puede seguir aprendiendo atendiendo al lugar que nos toca estar. Inclusive, para muchos de nosotros, toda esta cuarentena significó un tiempo de aprendizaje continuo y en todo momento; implicó, un cambio permanente en nuestro comportamiento como resultado de la experiencia que nos tocó vivir. Tuvimos que incorporar a nuestro acervo nuevas habilidades y competencias relacionadas con la adaptabilidad y flexibilidad (el teletrabajo nos hizo sentir este cambio), el conocimiento tecnológico y habilidades digitales; creatividad e innovación para hacer las tareas virtualmente; digitalización de datos para comprenderlos, seguirlos y tomar decisiones oportunas; y la capacidad de aprendizaje continuo entre las más relevantes.

Es imposible que luego de la pandemia “todo vuelva a la normalidad” (lo que se entendía por normal antes de la COVID) porque el aprendizaje y el conocimiento que incorporamos en esta cuarentena que nos permitieron continuar aunque sea en parte con la actividad, no podrán dejarse de lado, pues vinieron para quedarse.

Ya no nos manejaremos como antes. Aprendimos a responder diferente y hacer uso de la tecnología disponible que nunca hubiéramos imaginado capitalizando en la tarea realizada los beneficios de la misma. Una manera de verificarlo es preguntarnos si la experiencia de la COVID da como resultado un cambio permanente en el comportamiento; en la manera en cómo veníamos haciendo las cosas, las tareas, etc. Si la respuesta es sí, puede decirse que el aprendizaje ha tenido lugar.

Fue un tiempo en que el aprendizaje social tuvo un notable protagonismo, entendiendo a aquel aprendizaje que se incorpora observando a otras personas, o por experiencias directas siendo la percepción protagónica en el proceso de aprender.

Las personas respondieron en función a como percibieron y definieron las consecuencias.

¿Volver a la “normalidad”?

El riesgo del desempleo está latente. Muchos de los cambios que introdujo la COVID-19 en el ámbito laboral y de los negocios llegaron para quedarse.

En la pandemia muchas empresas y organizaciones tuvieron que adaptarse para seguir operando: aceleraron la digitalización de sus procesos; brindaron oportunidades para trabajar de forma remota a través del teletrabajo; automatizaron tareas; reasignaron trabajadores a nuevas labores; incorporaron herramientas digitales en su quehacer diario, etc.

ANUNCIO

Por ejemplo, es imposible imaginar futuros negocios sin utilizar plataformas, o sin incluirlas en planes de ventas, además de las presenciales en los locales comerciales.

El comercio electrónico, la Big Data y la computación en la nube son una gran prioridad para todas las actividades económicas llegando a incursionar, cada vez más, en la inteligencia artificial y la utilización de robots. Todo esto hace que se deban transformar tareas, trabajos y habilidades ya que muchos puestos de trabajo serán desplazados por un nuevo cambio de la división del trabajo entre humanos y máquinas. Los procesos de trabajo se están digitalizando en muchos casos lo cual hará posible cada vez más el trabajo remoto; en este contexto el sentido de comunidad, conexión y pertenencia se facilitarán utilizando herramientas digitales.

Como implicancia de estos cambios, se está generando cada vez más una importante proporción de trabajadores en riesgo de desempleo, los perfiles de puestos existentes están cambiando, están apareciendo nuevos puestos de trabajo y las empresas están incorporando nuevas formas de trabajo poniendo el acento en sistemas híbridos donde el componente virtual adquiere más protagonismos.

Los trabajos del mañana

Cada vez más irán apareciendo nuevos roles y puestos de trabajo con perfiles diferentes para satisfacer la nueva demanda, los cuales estarán determinados por el conocimiento digital del candidato para facilitar el proceso del negocio o el servicio.

En una reciente encuesta realizada durante la pandemia a empresarios de todo el mundo por el Foro Económico Mundial, consultando sobre las mejores habilidades para los próximos cinco años, por orden de importancia, los empresarios y expertos destacaron el pensamiento analítico e innovación; el aprendizaje activo; resolución de problemas complejos; pensamiento crítico y análisis; creatividad, originalidad e iniciativa; liderazgo e influencia social; uso, seguimiento y control de la tecnología; diseño y programación de tecnología; flexibilidad y resiliencia; inteligencia emocional y análisis y evaluación de sistemas , entre las más importantes.

Se priorizaron y destacaron habilidades que antes de la COVID-19 no eran protagónicas. Teniendo en cuenta las habilidades transversales y especializadas, es decir las que son aplicables y transferibles a muchas ocupaciones y roles, linkedin realizó recientemente un estudio destacando, por ejemplo, al marketing digital y comercialización de productos pero con nuevos grupos de trabajo emergentes que para este caso pusieron el acento en el análisis de los datos e inteligencia artificial; el ciclo de vida del desarrollo de software, como habilidad, hace necesario que se trabaje con computación en la nube, datos e inteligencia artificial; la publicidad y redes sociales también requerirán trabajar con datos, contenido e inteligencia artificial.
Todas las actividades y profesiones están siendo afectadas de alguna manera por la creciente incorporación de tecnología y deberán actualizarse y estar dispuestas a aprender.

¿Quién capacitará los nuevos empleos?

La actual alteración de los mercados laborales impulsados por la Cuarta Revolución Industrial se complicó y aceleró, por el inicio de la recesión relacionada con la pandemia de 2020.
Abordar los desafíos planteados por la COVID-19, junto con la disrupción que plantea el cambio tecnológico, requiere innovación renovada de las políticas públicas en beneficio de trabajadores afectados en todas partes, además de la revisión de los planes de acción de las instituciones.
Encuestados empresarios de Argentina, por el organismo antes mencionado, acerca de quienes considera serán los principales proveedores de formación para esta nueva etapa, más de la cuarta parte de los consultados dijeron que recurrirán al aprendizaje y desarrollo interno; la otra cuarta parte recurrirá a proveedores de educación privados; alrededor del 18% manifestó que acudirá a instituciones educativas públicas; el 16% acudirá a instituciones educativas privadas ; el 14% a la formación online externa; y el 3,4% a proveedores públicos de formación.
Ante esta realidad seguramente las instituciones educativas en general verán necesario renovar y actualizar sus planes de estudio, introduciendo nuevas metodologías y recursos de aprendizaje para formar a los recursos humanos en las nuevas competencias y habilidades que se necesitan para responder a las necesidades de la época actual y erigirse en un actor protagónico en la capacitación a lo largo de la vida.

Por Silvia Alvarez – Licenciada en Economía                                                                                                 17/01/2021 

Fuente: www.eltribuno.com

Imágenes destacada y en nota: www.pexels.com

Economía

El gobierno español propone crear una moneda digital pública

El actual gobierno español, presidido por el PSOE, ha presentado en el Congreso de aquel país una Proposición no de Ley, para impulsar la creación de una moneda digital pública. Una CBDC (‘Central Bank Digital Currency’) emitida por un banco central y ligada al euro digital que desde la Unión Europea se está trabajando en materializar.

Las criptomonedas siguen impactando en la economía mundial y de diversas maneras. Algunos gobiernos, pocos todavía, han reconocido a las cripto para operaciones oficiales y esta tendencia podría acrecentarse.

La propuesta oficial indica lo siguiente:

“El Congreso de los Diputados insta al Gobierno a impulsar, en colaboración con el Banco de España, la creación de un Grupo de Estudios para evaluar la posible implantación de un euro digital como moneda pública digital (CBDC) que permita ofrecer una mayor estabilidad financiera tanto a la economía española como al conjunto de la eurozona, y recupere el carácter del dinero como bien público y bajo control democrático”.

Es decir, el Gobierno ha propuesto crear una comisión para estudiar la creación de un “euro digital” como moneda pública digital. Una moneda virtual que sería creada junto al Banco de España y permitiría “ofrecer una mayor estabilidad”, según describe la propuesta.

El Euro digital se encuentra actualmente en preparación por parte de la Comisión Europea, con el objetivo de presentar una propuesta este mismo 2021. El Gobierno de España sin embargo va un paso más allá y quiere crear una comisión para estudiar cómo esta iniciativa de moneda digital podría tener su variante en dicho país.

ANUNCIO

La diferencia entre una criptomoneda como el Bitcoin y la propuesta del Gobierno con su moneda digital, es que la segunda tiene su valor ligado a otra moneda, en este caso el euro.

La propuesta es similar a otros proyectos que están circulando en Europa, y que parecen tener como principal objetivo, darle mayor estabilidad financiera a las cripto y al mismo tiempo, controlar y disminuir los daños ambientales que supone su producción.

Por Observador Urbano —— 15/06/21

Fuente: www.xataka.com

Imagen destacada: www.mundodiario.com

Imagen en nota: www.pexels.com

Ver más

Economía

Qué países podrían adoptar el Bitcoin como moneda…

El Salvador ha sorprendido a todos y ha sentado un precedente en materia de criptomonedas al legalizar el Bitcoin como moneda de curso legal. Esto significa que los ciudadanos salvadoreños podrán usar el Bitcoin para comprar cualquier cosa como si fuese un colón, la otra moneda nacional.

Este movimiento hacia la regularización legal positiva de las criptos ha inspirado a otros países que podrían seguir los pasos de la pequeña nación centroamericana. Estos son los países que están más cerca de legalizar el uso de Bitcoin como moneda de curso legal.

-Panamá. Uno de los países que más se ha fijado en el movimiento salvadoreño ha sido Panamá. De este modo, el diputado panameño Gabriel Silva, ha asegurado en su cuenta de Twitter que propondrá una ley similar a la de El Salvador para introducir las criptomonedas en la economía de Panamá.

El objetivo es claro, como dice el propio Silva en Twitter, convertir a Panamá en un centro tecnológico y de innovación digital. Y es que esta es una fórmula que parece funcionar a la perfección en países pequeños, como por ejemplo Singapur.

-Paraguay. De la misma manera que en Panamá, el diputado Carlos Rejala, e Paraguay también aboga por una legislación benigna con el Bitcoin y otras criptos alegando que, si se consigue atraer la inversión de un sector que mueve miles de millones de dólares, el PIB de Paraguay puede aumentar enormemente.

Otras iniciativas

El Salvador inició el camino y el fenómeno parece que se extenderá, por lo que es de esperar que iniciativas similares, surjan por todo el mundo. Desde luego, no es la primera vez que se han impulsado iniciativas nacionales relacionadas con criptomonedas, como ya ocurrió en la India hace solo unos meses.

ANUNCIO

Venezuela lo intentó con su propia cripto, el fallido Petro, que quedó en la nada, pero en Latinoamérica las iniciativas no han sido muchas.

También, en 2019, se le propuso a Argentina (por parte del magnate financiero Tim Draper) la posibilidad de adoptar el Bitcoin de la misma manera que El Salvador como forma de mitigar la desconfianza internacional que causaba (y causa) el peso argentino como divisa. La propuesta fue desestimada, pero es muy posible que ahora vuelva a aterrizar en los despachos.

Por Observador Urbano —– 12/06/21

Fuente: www.trecebits.com

Imagen destacada: www.pixabay.com

Imagen en nota: www.pexels.com

Ver más

Economía

La UE acuerda una ley que obligará a las grandes tecnológicas, a publicar ingresos e impuestos en cada país miembro

La Unión Europea (UE) ha dado un paso más para conseguir que las grandes multinacionales revelen las ganancias e impuestos pagados en cada Estado miembro. Representantes del Parlamento y del Consejo Europeo han cerrado un acuerdo para llevar adelante una directiva que obligará a las empresas o subsidiarias que operen en Europa y facturen más de 750 millones de euros anuales durante dos ejercicios consecutivos a presentar un informe público en el que declaren, país por país, tanto los beneficios obtenidos como las tasas abonadas.

Esta directiva, que aún tiene que ser redactada con carácter definitivo y aprobada de forma oficial, obligará a multinacionales tecnológicas como Facebook, Google, Amazon, Microsoft o Netflix, entre otras, a hacer públicos los datos económicos de su actividad en cada Estado de la Unión Europea. Con ella, Bruselas pretende luchar contra la evasión fiscal y que las empresas contribuyan al fisco de los países en los que operan de una forma justa.

De acuerdo con las cifras estimadas por la Unión Europea, la elusión de impuestos de sociedades y la ingeniería fiscal de las grandes multinacionales de todos los sectores, no sólo las tecnológicas, cuestan a las arcas públicas de los Estados miembro más de 50.000 millones de euros al año en impuestos no cobrados.

Estas prácticas se están viendo favorecidas hasta ahora por la ausencia de medidas que obliguen a estas compañías informar de las cifras desglosadas de sus beneficios e impuestos pagados por país. Con este nuevo mecanismo legal, los países tendrán más herramientas para detectar prácticas de evasión fiscal y tomar medidas para combatirlas.

Según informa el Partido Socialista Europeo en su web, el acuerdo no sólo incluirá la publicación de beneficios e impuestos pagados por país, las multinacionales también tendrán que informar de cuántos empleados tienen contratados a tiempo completo, el volumen de negocio neto, los beneficios o deudas antes de impuestos, el tipo de actividad que desempeñan en cada territorio y todos los datos relativos a su actividad económica en paraísos fiscales.

El acuerdo alcanzado se basa en una propuesta de la Comisión Europea de 2016, en la que se planteaba que las multinacionales que superasen los 750 millones en ingresos anuales tuviesen que publicar un informe de cada ejercicio con las tasas que pagaban en cada Estado miembro.

En aquella ocasión, y en otras sucesivas, el borrador no alcanzó el consenso necesario entre los países miembro, que estaban en desacuerdo con la base legal del documento. Un grupo de doce Estados, liderados por Irlanda y Suecia, y entre los que se encontraban Chipre, la República Checa o Hungría, entre otros, han considerado en varias ocasiones que, al tratarse de un asunto relacionado con la fiscalidad, la propuesta debía ser aprobada por unanimidad.

Los demás países y la Comisión Europea, sin embargo, opinaban que la normativa podía ser aprobada por mayoría cualificada, al no tratarse de un asunto que modifique las leyes fiscales comunitarias, ya que es un asunto de transparencia.

ANUNCIO

Después de varios intentos fallidos, en febrero de este año se produjo un avance clave, ya que varios países más se unieron a los partidarios de que la normativa podía ser aprobada por la mayoría cualificada en una videoconferencia informal del Consejo Europeo en la que participaron los ministros de Mercado Interior e Industria de la Unión Europea.

Aquel avance ha permitido que ahora, Parlamento y Consejo europeos, hayan logrado establecer un acuerdo sobre la directiva que forzará a las multinacionales a declarar todos los datos mencionados. Esta norma, que previsiblemente será aprobada en los próximos meses, tendrá que ser traspuesta a las legislaciones nacionales de los Estados miembro en el plazo de un año y medio desde su publicación, por lo que empezaría a funcionar aproximadamente en 2023.

Cabe preguntarse, cómo reaccionarán las empresas, que en varias ocasiones han buscado instalarse en países, tanto de Europa, como de otros continentes, en los que no se les exigía la información citada. Transparencia y mayor recaudación por parte de los Estados, no necesariamente irán en beneficio de los usuarios.

Por Observador Urbano 02/06/21

Fuente: www.xataka.com

Imagen destacada: www.pixabay.com

Imagen en nota: www.características.co

Ver más

Populares

Observador urbano © 2018 - 2021 // Observar la realidad, lo que nos rodea, es inevitable. Comprenderla, interpretarla, también. En nuestro sitio queremos hacerlo, pero a partir la mirada de los otros, de nosotros mismos, de los que nos lean, de los que propongamos para su lectura. Cada publicación tendrá ese sentido. Y desde una ciudad, en la que vivimos la mayoría de los que participamos de este proyecto. Aunque en verdad, desde la ciudad por la que transitemos. Observador Urbano, un portal de noticias.