Observador Urbano

El presidente Jair Bolsonaro y su controvertida estrategia frente a la pandemia del Coronavirus

A la fecha, 28 de marzo, Brasil registra 3477 casos confirmados de coronavirus, 93 muertes y 6 recuperaciones.

La postura del presidente Jair Bolsonaro ha generado controversias tanto a nivel social, como en la esfera política y militar de su gobierno al alejarse de las medidas recomendadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) de aislamiento social, al proponer el día martes en una conferencia de prensa, la reapertura de los comercios y las instituciones educativas.

Sin embargo, al día siguiente, dio a conocer su estrategia de “asilamiento vertical” la cual consiste en «aislar y contener sólo a los enfermos, a los ancianos y a la población de riesgo».

Frente a esta postura, los gobernadores de los 27 estados de Brasil, anunciaron que continuarán aplicando las medidas recomendadas por la OMS y la comunidad científica internacional. Pese a ello, el presidente prioriza la economía del país por sobre la salud:

“Tenemos que volver a la normalidad. Unas pocas autoridades estatales y municipales tienen que abandonar el concepto de tragedia y reactivar el transporte y el comercio y terminar con el confinamiento masivo”.

De acuerdo a Bolsonaro, las cuarentenas podrían llegar a causar un caos social de envergadura, lo que representa una amenaza no sólo para la economía sino para la estabilidad de la democracia.

Asimismo, el presidente brasileño mantiene, con el gobernador del estado de Sao Paulo – uno de los estados más ricos y poblados –, un enfrentamiento por las medidas que éste último dispuso, las cuales implican el cierre de restaurantes, cafés, bares y servicios considerados no esenciales. Todas estas medidas son consideradas por el presidente como “exageradas”.

Del mismo modo, el gobernador de Sao Paulo, Joao Doria criticó la postura adoptada por Bolsonaro frente al tratamiento de la pandemia del Covid-19 al declarar:

“Casi la mitad de la población está en casa. El mundo entero está en casa ¿y el único que tiene razón es el presidente Jair Bolsonaro? Reflexionen sobre eso”.

Por otro lado, el descontento del Partido de los Trabajadores (PT) no se hizo esperar, y a través de una nota dirigida al Secretario Ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) – Paulo Abrao -, el líder del PT en la Cámara baja – Enio Verri – y, el diputado por la misma fuerza política, Paulo Pimenta denunciaron al presidente Jair Bolsonaro por las violaciones a las directrices de la Organización Mundial de la Salud para enfrentar la pandemia del Covid-19:

«De manera diferente, contrariamente a las pautas de las autoridades sanitarias y la comunidad científica, el Presidente de la República y algunos de sus acólitos, con el apoyo y/o la presión de empresarios e inversores sin escrúpulos, han estado librando una guerra real en un intento de frustrar o sabotear todos los esfuerzos por la salud y la vida de miles de brasileños «.

El día viernes 27, se anunciaron nuevas medidas de índole económica por parte del gobierno:

“Bolsonaro asistió el viernes al lanzamiento por el Banco Central de Brasil de una línea de crédito de emergencia de 40.000 millones de reales (USD 8.000 millones) para que las pequeñas y medianas empresas puedan pagar salarios durante dos meses”.

Y, por otro lado, la Cámara de Diputados «aprobó la noche del jueves un proyecto de distribución de ingresos por tres meses para trabajadores informales que oscilará entre 600 y 1.200 reales (USD 120 y 240). El texto debe ser discutido ahora por el Senado».

Por Maria Agustina Martinez

Fuente: https://elpais.com/https://gisanddata.maps.arcgis.com/https://www.infobae.com/

Imagen destacada: www.telam.com.ar