Observador Urbano

El porqué de la crisis en Guatemala

La aprobación del Presupuesto para el año 2021 por parte del Congreso guatemalteco, desató violentas manifestaciones, en donde la sede de éste último terminó incendiada. Finalmente, el Congreso dio marcha atrás con su decisión.

El desacuerdo de parte de la población para con el presupuesto, estriba en que el mismo no consideraba destinar suficientes recursos para combatir la pobreza y la desigualdad que impera en el país centroamericano:

“La mayoría de los fondos están dirigidos a proyectos de infraestructura con el sector privado y no prevé aumentos en las partidas de salud ni de educación, ni tampoco en las destinadas a combatir la pobreza y desnutrición infantil. Con casi 17 millones de habitantes, 59,3% de la población guatemalteca vive en la pobreza y la desnutrición infantil afecta a casi 50% de los niños menores de cinco años”.

Luego del descontento generalizado y, en donde también se exigió la renuncia del actual presidente Alejandro Giammattei –médico de profesión y quien asumió el cargo a comienzos de este año–, éste decidió llevar adelante un diálogo con representantes de diversos sectores y tanques de pensamiento para analizar las modificaciones a introducir en el Presupuesto 2021:

Al momento de asumir como presidente, Giammattei prometió combatir la desnutrición crónica y, por otro lado, combatir la corrupción en aras de recuperar la institucionalidad en su país.

El día domingo 22, Giammattei decidió invocar la Carta Democrática Interamericana en virtud de los actos de violencia perpetrados por algunos de los integrantes de las manifestaciones, en donde, de acuerdo al comunicado oficial que lanzó el domingo pasado, la paz pública se ha visto alterada, se ha puesto en riesgo la institucionalidad democrática como también, el legítimo ejercicio del poder por parte de las autoridades elegidas democráticamente.

Así, el viernes 27 arribó al país centroamericano una misión de la OEA con el objetivo de recabar información sobre la crisis política por la que atraviesa.

A pesar de estos esfuerzos, las manifestaciones continúan al momento en que se redacta el presente artículo, y en donde el gobierno ha informado a la población que «ha sido notificado de la resolución de la Corte de Constitucionalidad en la que ordena la preservación del orden público durante las manifestaciones a cumplirse este sábado y confía en la oportuna intervención del Procurador de Derechos Humanos, según el mismo mandato del alto organismo constitucional».

Asimismo, el gobierno informó que, a través del Ministerio de Gobernación, coordinó un operativo de prevención y custodia de sedes institucionales y edificios que son Patrimonio Cultural de la Nación, como medida para garantizar el derecho de manifestación y, a la vez, de la libre locomoción de las personas.

Otro de los acontecimientos que se destaca, es aquel vinculado al pedido de la Asociación de Periodistas de Guatemala, que realizaron ante la ONU (Organización de las Naciones Unidas) y la CIDH (Comisión Interamericana de Derechos Humanos), solicitando el envío a su país de sus relatores para la libertad de expresión, producto de las agresiones que afirman han recibido por parte del gobierno:

“La APG como máxima entidad de prensa en el país presentará en los próximos días un informe pormenorizado de los más de 125 hechos que se han dado en contra de los periodistas, hombres y mujeres, en estos primeros once meses del gobierno de Alejandro Giammattei, que nos sirven de base para solicitar la solidaridad internacional y la presencia de relatores que velan en el continente por el respeto al derecho a la libre expresión y al acceso a las fuentes de información pública”.

Por María Agustina Martínez                                                                                 29/11/2020

Fuentes: www.prensalibre.com – www.efe.com – www.dw.com

Imagen destacada: www.soy5o2.com