Observador Urbano

El Mundo de Sofía, un libro siempre vigente

El Mundo de Sofía fue un éxito de ventas extraordinario. El autor vio superada todas sus expectativas y los editores, tal vez, mucho más. Fue traducido a 61 lenguas y en sus poco más de 25 años de existencia, lleva vendidos 50 millones de ejemplares.

Jostein Gaarder, el creador de la novela, recordemos, era profesor de Religión en 1991, cuando terminó de escribir el texto, en el que intentaba contar la historia de la filosofía, de una manera accesible. Una idea, tal vez, poco original, no así, la forma.
Eligió hacerlo, a través de Sofía, una joven adolescente que comienza a hacerse preguntas que no sólo tienen que ver con las exigencias académicas, sino con aquello que le interesa personalmente. Muchos de los temas, surgen, también, de las clases. En el arranque de la novela, se plantea una cuestión que tiene hoy, el mismo interés que en los momentos de la publicación de la obra; “¿los robots, las máquinas, pueden superar a los seres humanos?”.

La preguntas de la joven Sofía, son las preguntas de la Filosofía. En la novela, iniciadas y contestadas por un misterioso «filósofo», que se comunica mediante cartas. Una historia sencilla pero que terminará siendo muy eficaz.

Nos atrevemos a recomendar, si vale la expresión, nuevamente, este libro iniciático acerca de la historia y sentido de la filosofía, pero no porque sea un “best seller”, sino porque se trata de un gran texto, que cumple con enorme precisión, aquello que su autor quiere lograr.

Imagen: otras voces en educación

Aquí, tres razones que justifican nuestra propuesta:

  1. Es una Novela entretenida, bien escrita, amena, que en su simpleza, no pierde calidad. Desde esta perspectiva, el texto es una muy buena obra literaria. Sofía, la protagonista aparece con la naturalidad propia del adolescente que comienza a cuestionarse los temas vitales de la existencia, aquellos que parecen desbordar, los intereses puramente escolares. La frescura y el entusiasmo, de Sofía, al encarara la búsqueda de respuestas, logran transmitirse a través del texto.
  2. Los filósofos y pensadores están muy bien presentados. Se hace referencia a los más importantes y a los problemas y temáticas que aquellos desarrollaron. Se nota en el autor un conocimiento técnico, óptimo y preciso. La novela nos permite un recorrido generoso y extenso por todas las etapas de la filosofía, desde la antigüedad, hasta el mundo contemporáneo. Nos encontraremos con Sócrates, Platón, Aristóteles, y también con lo que plantearon los fundadores de diversas religiones, mostrando así las búsquedas comunes y los vínculos, entre el mundo de la razón y el mundo de la fe. Es interesante que aparezcan autores que no pertenecen al campo de la filosofía, como el caso de Freud. Otro acierto de Gaarder. Con ello, logra establecer relaciones conceptuales y temáticas, que logran reflejar la pluralidad de ideas que intentan explicar, al hombre y al mundo, a lo largo de la historia.
  3. Las cuestiones abordadas son elegidas desde la autenticidad. No se percibe un prejuicio, una mirada ideológica que “decida” previamente, cuáles son los temas que “deben” ser tratados en una introducción a la Filosofía. Las preguntas son las que surgen verdaderamente de un joven cualquiera, más allá de las obvias contextualizaciones culturales.

Y esto es lo más importante, la filosofía es presentada en su riqueza inquisitiva. Están la mayoría de las preguntas, que son las que nos hacemos en general, cuando somos jóvenes; y están las respuestas, de filósofos y pensadores, elaboradas a través del tiempo.

Gaarder cita a un poeta noruego, Arnulf Overland:

“Me despertó una noche un sueño extraño,

sentí como si una voz me hablará a mi

lejana como una corriente subterránea,

y yo me levanté: ¿Qué quieres de mí?

Tal vez, eso sea, en gran medida, la Filosofía, esa voz que nos llama a preguntarnos y a respondernos, por aquellos temas que son vitales y que le dan un sentido profundo a nuestra existencia.

Fernando González

P.D.: La edición que estamos citando es del 2017. Editorial Siruela, Buenos Aires. Recordemos, la edición original, es del año 1991.

Autor

Fernando Gonzalez

Profesor de Filosofia. Apasionado por la tecnología y los cómics. Informar, escuchar, dialogar.