Observador Urbano

El «impeachment» contra Donald Trump

Donald Trump se enfrenta a un proceso de «impeachment» o destitución por presuntas presiones a Ucrania para perjudicar al demócrata Joe Biden, ex-vicepresidente de la Administración de Barack Obama y hoy, su mayor rival para las elecciones del 2020.

La demócrata Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, anunció el martes 24 de septiembre, tras una denuncia que se había ocultado al Congreso, el comienzo de la investigación previa para el proceso de impeachment contra Donald Trump.

Cabe destacar que éste sería el cuarto proceso abierto que el Congreso de Estados Unidos lleva adelante. Solo se han completado dos: el del presidente Andrew Johnson en 1868 y el de Bill Clinton en 1998, pero ninguno prosperó.

Desde el Capitolio, Pelosi explicaba que las acciones llevadas a cabo por Trump suponen una violación grave de la Constitución y que constituyen “traición a la seguridad nacional y traición a la integridad de nuestras elecciones”.

Además agregaba:

“El presidente debe rendir cuentas, nadie está por encima de la ley”.

Como de costumbre, Donald Trump se expresó a través de Twitter:“..He autorizado la publicación mañana de la transcripción completa, completamente desclasificada y sin redactar de mi conversación telefónica con el presidente Zelensky. Verán que fue una llamada muy amigable y totalmente apropiada».

El presidente norteamericano insiste en que la conversación con su par de Ucrania fue perfecta y normal y que el proceso de juicio político iniciado, representa un acoso por parte de los demócratas.

Se confirmó una llamada telefónica del 25 de julio entre Trump y el presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, en la que, según The Wall Street Journal, el presidente pidió hasta ocho veces a Zelenski que abriese la investigación por corrupción a Biden y a su hijo Hunter, en colaboración con su abogado personal, Rudy Giuliani (quién admitió la presión), mientras tenía bloqueada la entrega de una ayuda millonaria que finalmente se liberó en septiembre.

Es importante remarcar que tanto Trump como Zelenski, calificaron a la polémica conversación telefónica como normal. Sin embargo, los reportes de la llamada, llevaron a un funcionario estadounidense a presentar en agosto una denuncia ante el inspector general de inteligencia.

La denuncia llegó el jueves al Congreso. El informante, cuya identidad se desconoce, acusa a Trump de «usar el poder de su cargo para pedir la interferencia de un país extranjero en las elecciones estadounidenses de 2020».  Además, relata las supuestas irregularidades ocurridas en esta conversación telefónica y revela que la Casa Blanca intentó bloquear todos los detalles de la misma, utilizando un sistema de archivo especial para la información clasificada y no el sistema informático habitual.  El documento expresa:

«Esta interferencia incluye, entre otras cosas, presionar a países extranjeros para que investiguen a uno de los principales rivales políticos internos del presidente».

Según el denunciante, los funcionarios le dijeron que «esta no era la primera vez durante este gobierno que una transcripción presidencial era guardada en este sistema encriptado únicamente con el objetivo de proteger información sensible desde el punto de vista político más que desde el punto de vista de la seguridad nacional».

Trump no solo le pidió a Zelenski que se investigue a Joe Biden, sino también a su hijo Hunter, quien posee negocios en el sector energético de Ucrania y ha despertado polémicas en su vida profesional y personal, especialmente por la relación entre los empleos de ambos, que podrían perjudicar gravemente la campaña electoral de su padre.

Esta no es la primera vez, que Trump trabaja con un poder extranjero para beneficiarse en las elecciones presidenciales, ya lo había hecho antes con Vladimir Putin, presidente de Rusia, en 2016. Sin embargo, en esta ocasión se confirmó la injerencia de Moscú para favorecer la victoria Trump, pero no se hallaron pruebas contundentes para decláralo delito de obstrucción a la justicia.

Los demócratas cuentan con la mayoría necesaria en la Cámara de Representantes para impulsar un proceso de destitución, pero el Senado tiene mayoría republicana, por lo que es necesario el apoyo de dos tercios para que el impeachment prosiga. Hoy más que nunca Trump necesita de la unidad del Partido Republicano, sin embargo, algunos senadores, como Mitt Romney o Ben Sasse, comienzan a alertar de la gravedad de la situación.

Donald Trump es uno de los líderes políticos más controversiales de los últimos tiempos. Utilizar su poder para presionar a un líder extranjero, con el objetivo de perjudicar a un rival político, ofrecer su abogado personal y al fiscal general de Estados Unidos y además mantener en secreto para el Congreso la denuncia, perjudica su imagen entre los norteamericanos y en la sociedad internacional. Ciertamente, la campaña presidencial de 2020 continuará llena de polémicas.

Por: Sabrina Montalbetti

Fuentes: www.elpais.com  – www.bbc.com/mundo  – www.witter.com/realdonaldtrump

Imagen destacada: www.tellerreport.com/

Imágenes en nota: www.bbc.com/mundo

Autor

Sabrina Montalbetti

Licenciada en Relaciones Internacionales. Técnica en Ceremonial y Protocolo. Me apasionan los idiomas y viajar.