Seguínos

Cultura

El futuro de todos se juega en el “pasa pasa” de la escuela

En una entrevista reciente, Ana María Borzone, una reconocida investigadora del Conicet, refiere que “en la Argentina estamos sufriendo un problema gravísimo; los últimos datos nos lo muestran. Solo el 16% de los chicos termina en tiempo y forma la secundaria. Los chicos en nuestras escuelas no aprenden a leer ni a escribir”.

Los datos en Salta revelan que este porcentaje es menor: solo el 11% de los estudiantes termina en tiempo y forma el secundario.

Los resultados de la calidad educativa traen preocupaciones desde hace 20 años y ya, como país, nos ubicamos debajo de los promedios de la OCDE e inclusive, de los países de la región. Y las matemáticas ocupan el área más preocupante.

“¿Cómo hace el sistema educativo para tapar ese fracaso?”, se preguntaba Borzone: “Les dicen a los docentes y a los padres que los chicos ya van a aprender y, cuando llegan al secundario, qué hace el sistema: lo tapa. Todos promueven, no importa que deban todas las materias. Les regalan el título. Es la mayor estafa educativa que se ha hecho en este país. ¿Por qué? Porque esos chicos no han aprendido, no se les han dado los instrumentos básicos que son la lectura y la escritura”, concluye la investigadora.

Promoción en masa

Una reciente publicación del Observatorio Argentinos por la Educación da cuenta de que cada vez son más los estudiantes que pasan de año o, dicho de otra forma, son cada vez menos los que no pasan o no promocionan, para hacer referencia a esta situación con el vocablo técnico. Por supuesto que siempre hay argumentos a favor y en contra de la repitencia y algunas apuestan por otras metodologías para la promoción, la inclusión y lograr la retención evitando el abandono. Pero la realidad es que lo importante es que los jóvenes aprendan y poner este objetivo como prioritario.

Salta figura entre las provincias con mayores tasas de “no promoción”, 18,7% en el 2019; igualmente es menor si la comparamos con la del 2011, que era de 20,6% y es relativamente alta si tenemos en cuenta las facilidades que vienen observándose que se implementaron los últimos años. Es sabido que los requisitos de aprobación se han flexibilizado, y más en el período 2020-2021 como consecuencia de la pandemia, donde en algunos casos se llegó a tomar decisiones al extremo de “pasan todos”.

Pero, ¿tantas facilidades mejoran el aprendizaje? ¿O, más bien, disimulan su bajo nivel, de ese modo, profundizan la desigualdad de las condiciones con las que llegan los jóvenes para hacer frente al futuro del trabajo?.

De donde se desprende indagar: ¿están preparados los jóvenes que egresan del secundario para los cambios que se están produciendo en el mundo del trabajo?

¿Qué ocurre en Salta?

En la enseñanza media en Salta, los efectos de la pobreza y de la desigualdad de posibilidades se muestran con solo analizar parcialmente la matriculación los efectos de la pobreza en la provincia se hacen sentir pero también de la desigualdad.

El Anuario Estadístico del Ministerio de Educación, al detallar la evolución y composición de la matrícula en este nivel y la cantidad de egresados para el período 2007 – 2020, muestra un aumento del 15,4% en los matriculados, inferior al promedio nacional que fue del 21,8% para el mismo período. En el 2007 había alrededor de 107 mil alumnos matriculados en el secundario en Salta y se pasó a 124 mil en el 2020. En sector estatal, es decir en las escuelas públicas, el incremento fue del 16,5% y en el privado de 10,7%: en el orden nacional, la matrícula de los colegios privados creció más que en los de gestión estatal: 22% versus 21,7%.

Por otra parte, la cantidad de alumnos en el primer año del secundario presenta un crecimiento total del 12,1% en este período en Salta; esto es un dato positivo, ya que el incremento de alumnos que se matricularon en el primer año es superior al incremento observado a nivel nacional que fue del 2,9%.

En Salta, aumentaron el 16,2% las inscripciones en primer año en establecimientos públicos y disminuyó en el privado un 5,4%: al revés de lo que ocurrió a nivel nacional en donde la matrícula en primer año se incrementó un 10% en el sector privado y 0,5% en el estatal.

Esto quizás responda a que en Salta el impacto de la pobreza es superior al que se produce en otras regiones del país, por eso hay un vuelco a la escuela gratuita. De hecho, los resultados de las evaluaciones no muestran mejores resultados en las escuelas públicas. Si los tomamos como indicador de la calidad educativa de todo este período, el escenario es oscuro.

Imagen: www.compartirpalabramaesta.com

Calidad educativa, un deseo

Lo positivo es que la matricula creció en el secundario, como también los egresados; pero mejorar el aprendizaje sigue siendo el desafío.

En el mismo período de tiempo hubo iniciativas en Salta que apuntaron al objetivo de mejorar la “calidad educativa”. Estamos acostumbrados a enunciaciones de objetivos de política que son generalistas y difusos, como este de “mejorar la calidad de la educación”, que lo venimos escuchando hace mas de una década.

ANUNCIO

Pero ¿qué se quiere decir con esto? ¿A qué se refiere?

En los hechos y evidencias en este período 2007-2020 se mejoró la matricula y la permanencia; también a la escolaridad sin repetición. Pero ¿qué pasó con el aprendizaje? ¿Es importante el aprendizaje si hablamos de calidad educativa?

A la luz de los resultados de las evaluaciones que se realizaron durante este periodo (PISA, ERCE; Aprender; etc) se hace evidente que la calidad educativa está en crisis y es un objetivo no logrado, a pesar de los esfuerzos y medidas que se tomaron desde hace por lo menos 20 años a esta parte; hacen falta más indicadores y datos concretos que den cuenta de la situación del sistema y del conjunto de la comunidad educativa, más aún teniendo en cuenta la evolución del contexto en el que se desarrolló.

Todas estas medidas relacionadas con el “pasa pasa” parecen orientadas a disimular el fracaso en el aprendizaje; es la única forma de entender cómo un niño puede llegar al secundario sin los conocimientos necesarios para transitarlo adecuadamente, o egresar del secundario sin las competencias necesarias para el trabajo de calidad, o las que permitan su ingreso y permanencia en el nivel superior.   La educación de calidad es la que permitirá que los niños y jóvenes socialmente desfavorecidos puedan adquirir las herramientas para forjar un futuro mejor.

Hoy se insiste con palabras o eslóganes tales como “inclusión”, “equidad” y “calidad”, que toman fuerza en los discursos y relatos, pero no se vislumbran ni remotamente en la acción diaria.  Un dato que da cuenta de la inclusión es la matrícula que aumentó en el período analizado pero si analizamos el aprendizaje aparece un nivel de desigualdad y exclusión alarmantes; si nos focalizamos en la equidad, cuando el sistema favorece el “pasa pasa” y se da la promoción a quienes no tienen los conocimientos suficientes y necesarios en cada nivel, se echa por tierra esa aspiración. ¿Podemos hablar de equidad con tanta flexibilidad?

Con respecto a la calidad utilizamos el término para referirnos a algún nivel de éxito alcanzado. Pero ¿se alcanzó éxito?  Es difícil argumentar y sostener un logro dentro de este contexto sin que la contracara no sea la desigualdad manifiesta.

La multiplicación de la pobreza 

Otro rasgo distintivo es la creciente desigualdad que dejan ver los escasos datos estadísticos disponibles en nuestra provincia, apenas se empieza a construir indicadores y cruzar datos. Esa desigualdad es cada vez más palpable y evidente ya que las brechas se están manifestando, además del ingreso y la riqueza, en el acceso a una educación de calidad. Bajar la pobreza es un imperativo y disminuir la desigualdad es también un objetivo prioritario, por sus efectos socialmente destructivos y también porque deteriora el crecimiento económico. Voces de prestigiosos pensadores alertan sobre esta realidad como Thomas Piketty o el premio Nobel Angus Deaton.

Una herramienta fundamental para lograrlo es mejorar la educación y los niveles de aprendizaje fundamentalmente.

Si nos preguntamos si el sistema educativo con su “pasa pasa” prepara a los jóvenes para los trabajos del futuro que la pandemia adelanto en el tiempo, la respuesta parece decantarse.

Una reciente investigación de la consultora internacional McKinsey alerta sobre el crecimiento de las demandas de competencia tecnológicas, sociales, emocionales y cognitivas en el futuro mercado laboral.

Hoy el mercado del trabajo valora el agregado de valor a los procesos productivos más allá de lo que hacen los sistemas automatizados y las máquinas inteligentes; están operando en un entorno digital y adaptarse continuamente a las nuevas formas de trabajo es una constante. Argentina, y en particular Salta, tienen un potencial minero asombroso y con solamente el fruto de la agroindustria libre y a pleno podría dar de comer a más de 400 millones de personas.

El sistema educativo no acompaña este desarrollo y no facilita la generación de una oferta de jóvenes cualificados para el nuevo escenario. El vínculo del mundo del trabajo con el educativo es clave. Seguramente los jóvenes que tengan un mayor dominio de las habilidades que se necesitan en esta época de la Cuarta Revolución Industrial contarán con más probabilidades de tener un buen empleo y contar con mayores ingresos y mayor satisfacción laboral. Es una innegable forma de combatir la pobreza brindar una mejor educación, ya que el tener mayores ingresos en la época actual está asociado con el dominio de competencias digitales y cognitivas principalmente que deberían aprenderse en el sistema educativo formal. Así como la Revolución Industrial del siglo XIX impulsó el acceso a la educación, la Cuarta Revolución actual debería impulsar a una mayor expansión para garantizar un acceso universal, de alta calidad y asequible a la educación desde la primera infancia hasta la jubilación propiciando el aprendizaje a lo largo de la vida.

El “pasa pasa” lo obstaculiza; los alumnos pasan de curso sin grandes exigencias; les regalan y facilitan el presente, pero están comprometiendo su futuro. 

Por Silvia Alvarez – Lic. en Economía – Especialista en Educación — 26/07/22

Fuente: www.eltribuno.com

Imágenes destacada y en nota: www.pixabay.com

ANUNCIO

Cultura

HBO prepara secuela de Game of Thrones, centrada en Jon Snow

Además de una precuela llamada House of the Dragon, que se estrenará a finales de agosto, HBO está preparando una secuela de Game of Thrones centrada nada menos que en: Jon Snow. Información confirmada por el mismísimo Kit Harrington, quien volverá a interpretar, al comandante de la Guardia del Norte, entre otros títulos.

La nueva serie spin-off se encuentra en una etapa temprana de su desarrollo y aunque no se conocen detalles sobre la trama, Snow descubrió al final de Game of Thrones su condición de hijo de Rhaegar Targaryen y Lyanna Stark, por lo que podría aspirar al Trono de Hierro. También se puede especular, con otro tipo de desarrollos, teniendo en cuenta la última escena de la serie, cuando parte más allá del Muro, junto al Pueblo Libre.

Recordemos que House of the Dragon, se estrenará el 21 de agosto, lo que será el inicio de los spin-off, de la gran zaga, inspirada en los libros de George R.R. Martin. Según lo difundido oficialmente, esta primera entrega, cuenta la historia de una guerra civil en la Casa Targaryen 200 años antes de los eventos de Game of Thrones. Pero, se trata de una de las tantas propuestas que implica el mega proyecto, que supone al menos, siete spin-off más, relacionados con los libros de Martin, entre ellos el de Jon Snow, 10,000 Ships, 9 Voyages, Dunk and Egg y la precuela animada Golden Empire of Yi Ti. Cuáles serán realidad, es difícil saberlo. De todos modos, para Agosto, falta poco tiempo, y uno de ellos lo veremos pronto.

Por Observador Urbano — 19/06/22

ANUNCIO

Fuentes: www.gizmodo.com – www.westeros.club.com

Imagen destacada: www.pixabay.com

Imagen en nota: www.westeros.club.com

ANUNCIO
Ver más

Cultura

Netflix toma medidas para frenar la pérdida de usuarios

Netflix ha reconocido en los últimos días que, durante los tres primeros meses del año, ha perdido 200.000 usuarios. Incluso, las estimaciones no son para nada positivas; es posible que, de aquí al mes de julio, dos millones más de suscriptores se den de baja. La compañía se ha visto afectada por la creciente competencia en el sector de las plataformas de streaming, el aumento de los precios en algunos países y su salida de Rusia.

Para hacer frente a esta situación Netflix planea endurecer su política con los usuarios que comparten su cuenta en la plataforma. La empresa tiene previsto incrementar el precio de la cuota de aquellos clientes que compartan su contraseña con terceras personas.

La empresa lleva desde marzo probando una herramienta para cumplir con dicho objetivo en Chile, Costa Rica y Perú. Prontamente, el sistema se implementará en todos sus mercados, incluyendo Estados Unidos, a lo largo del próximo año. Netflix reconoce que aún tiene que ajustar mucho esta función. La finalidad es que, cada usuario reciba una factura diferente en función de con cuántas personas comparta su cuenta.

Al mismo tiempo, se está preparando un nuevo sistema de suscripciones con precios más baratos, pero con más publicidad. Según la compañía, este programa estará listo a lo largo de los dos próximos años, y con él esperar ofrecerle tarifas más económicas y competitivas a sus clientes sin perder por ello ingresos.

Hasta ahora, la empresa había basado su modelo de negocio únicamente en las suscripciones de pago y al margen de los ingresos publicitarios. De ese modo llegó a tener 222 millones de usuarios, pero parece que ese modelo no puede sostenerse más.

ANUNCIO

Por Observador Urbano — 23/04/22

Fuente: www. trecebits.com — 23/04/22

Imagen destacada: www.pixabay.com

Imagen en nota: www.pexels.com

ANUNCIO
Ver más

Cultura

Byung-Chul Han y el rol de la Filosofía hoy

Byung-Chul Han es un filósofo, profesor y escritor especializado en estudios culturales de la Universidad de las Artes de Berlín, originario de Corea del Sur, actualmente con 63 años reside en Alemania y ha desempeñado gran parte de su carrera en aquel país.

Es considerado como uno de los filósofos más destacados en lo que va del siglo gracias a sus distintos trabajos que abordan problemáticas contemporáneas como el modo de producción de la riqueza, la globalización neoliberal, los excesos utilitaristas, la transparencia, entre otras grandes interrogantes de nuestro tiempo.

Su libro estrella es “La Sociedad del Cansancio” y el documental titulado “La sociedad del cansancio – Byung-Chul Han en Seúl / Berlín” de 2015 nos servirán de introducción para su pensamiento, pues en los mismos se establece que la civilización actual en los países occidentalizados está más presente que nunca en la vida de millones de personas, no sólo a partir de las manifestaciones más subterráneas como lo es la estructura económica sino también las más obvias, en Seúl, capital de Corea del Sur muchas personas viajan a distintos puntos de la ciudad socavadas sobre sí mismas en dos alternativas que son generalmente prestarle atención a su celular o prestarle atención a su propio cansancio, sufren de burnout, el “síndrome de estar quemado” reconocido como enfermedad por la Organización Mundial de la Salud a partir del año 2022.

La súbita expansión del tecnocapital, del Big Data en la vida asiática y del mundo es tanto encomiable como criticable desde el punto de vista antropológico y médico pues ha generado cambios repentinos en la forma de comunicarse y consumir en esas sociedades pues la accesibilidad a la información sin ningún tipo de foco en lo que se busca termina haciendo que en el océano da datos disponibles para terminar generando sujetos ahogados, quemados ante la exposición sinsentido pues en las redes sociales tanto como en los medios de comunicación todo es importante… y a la vez nada lo es. En su libro, “Psicopolítica” publicado y traducido por la editorial Herder en el año 2014 el filósofo lo expone con una gran claridad:

“El dataísmo se muestra como un dadaísmo digital. También el dadaísmo renuncia a un entramado de sentido. Se vacía a la lengua totalmente de su sentido: «Los sucesos de la vida no tienen ni comienzo ni fin. Todo transcurre de manera idiota. Por eso todo es igual. La simplicidad se llama dadá». El dataísmo es nihilismo. Renuncia totalmente al sentido. Los datos y los números no son narrativos, sino aditivos. El sentido, por el contrario, radica en una narración. Los datos colman el vacío de sentido.”

El sistema de producción actual no es disciplinario -en términos Foucaultianos- sino seductor, nos anuncia Han, pues comprende que no hay mejor explotación que la autoexplotación trasladando el eje de responsabilidad de la estructura al sujeto, generando un solipsismo moral que no lo hace ver más allá de sí mismo lo cual inevitablemente le lleva al narcicismo.

“Yes, we can do it” y “Puedes hacerlo, porque eres tú” son las frases hiperpositivas que infestan cada rincón para tratar de darle una continuidad narrativa a la vida de las personas, pero ninguna continuidad narrativa puede surgir de un tiempo congelado, de un cuento sin final en el que se excluye a la negatividad en todas sus formas, en términos hegelianos -autor que nuestro filósofo admira mucho- la exacerbación de la tesis y el ocultamiento de la antítesis nunca da lugar finalmente a la síntesis.

Su manifestación es clara para el autor: depresión, trastorno por déficit de atención con hiperactividad, trastorno límite de la personalidad, agotamiento crónico, pornografía, exhibicionismo y transparencia generalizada, todas formas terminales del tipo de sociedad hiperutilitarista en la que vivimos, la ansiedad autorreferencial que no deja espacio a la alteridad, es este exceso de positividad del que hablamos: dos espejos que eternamente se miran el uno al otro para no poder reflejar nada más que a sí mismos.

Trasladando esta realidad un poco, poniendo los pies en la tierra y la vista en nuestros barrios podemos decir que Salta se encuentra con un pie atrás y uno adelante en comparación a muchas sociedades que estudiamos, pues en ella ha caído un maremoto colosal, el maremoto de la modernidad, dejando algunas intactas, otras cambiadas y otras inexistentes ante tal potencialidad destructiva, pues nuestras tradiciones, nuestros ritos, nuestra forma de concebir el tiempo y esa visión comunitaria que en ciertas fechas del año nos dotaba de homogeneidad hoy en día se está resquebrajando cada vez más bajo el sol de la heterogeneidad.

Este último elemento es clave para comprender el destiempo con el que parece se volverá la forma de caminar como pueblo ante los nuevos fenómenos que ocurren y que en primera instancia no les cedimos la suficiente atención, particularmente los de índole cultural que ya han penetrado densamente en el imaginario colectivo de las actuales y futuras generaciones, generado expresionalidades y visiones del mundo que en muchas familias desconciertan: el diálogo intergeneracional se complejizó mucho más de lo que creíamos en muy poco tiempo.

Nuestro autor nos da elementos analíticos para poder generar un diagnóstico adecuado a la luz de la crítica cultural, y así comprender que no tenemos que seguir aferrarnos a lo que un edificio derrumbado era sino planear su reconstrucción y en algunos casos reforzamiento y reubicación, concebir al caos como la otra cara del orden, la pregunta puntual será cuál orden, en base a cuál sentido: ¿quizá uno más horizontal qué permita representarse la pluralidad de voces ante una sociedad cada vez más heterogénea?

Finalmente, podríamos decir que la filosofía en la actualidad fue degradada a un manual de autoayuda que busca diligentemente nuestra jerarquía dentro del status quo para poder asegurarse que continuemos con nuestra función de utilidad, pero la filosofía es mucho más que eso, al decir de Nietzsche se debe filosofar a los martillazos para comprender este punto de (no) retorno que nos interpela profundamente para concebir un proyecto político que logre acompasar el tiempo a sus formas más narrativas que trasciendan la simple razón instrumental impuesta desde afuera… y ahora, también desde dentro, pues la elección está en nuestras manos: recuperar, descartar, reconstruir, pensar, filosofar.

ANUNCIO

Por Iñiaki Morón – alumno de la carrera de Relaciones Internacionales – Ucasal —- 09/04/22

Fuentes:

Han, B. (2010). El Prometeo cansado, La violencia neuronal, Más allá de la sociedad disciplinaria, Vita Activa y La sociedad del cansancio. En La Sociedad del Cansancio (pp. 1-9, 11-24, 25-32, 41-52 y 71-90). Berlín: MSB Matthes Seitz.

Han, B. (2014). La crisis de la libertad y poder inteligente. En Psicopolítica. Neoliberalismo y nuevas técnicas de poder (pp 11-30). Frankfurt del Meno: S. Fischer Verlag GmbH.

Han, B. (2019). Presión para producir, Presión para ser auténtico y Ritos de cierre. En La desaparición de los rituales (pp. 5-29). Alemania: Herder Editorial, S.L.

Gresler, I. (2015). La sociedad del cansancio Byung-Chul Han en Seúl/Berlín. Documental. Accesible en: https://www.youtube.com/watch?v=USmqektkkrQ.

Morón, I. (2021). Diagnóstico de la ciudad de Salta ante las tesis de Byung-Chul Han. Trabajo final para el Posgrado en Filosofía Contemporánea: Cómo leer a Byung-Chul Han. Salta: Universidad Católica de Salta.

Geli, C. (2018). “Ahora uno se explota a sí mismo y cree que está realizándose”. 02/11/2021, de El País Sitio web: https://elpais.com/cultura/2018/02/07/actualidad/1517989873_086219.html.

Mavrakis, H. (2018). Quién es Byung-Chul Han, el filósofo surcoreano que está en boca de todos. 02/11/2021, de Infobae Sitio web: https://www.infobae.com/america/cultura-america/2018/02/24/quien-es-byung-chul-han-el-filosofo-surcoreano-que-esta-en-boca-de-todos/.

Imagen destacada: www.pixabay.com

Imagen en nota: www.wikipedia.com

ANUNCIO
Ver más

Populares

Observador urbano © 2018 - 2021 // Observar la realidad, lo que nos rodea, es inevitable. Comprenderla, interpretarla, también. En nuestro sitio queremos hacerlo, pero a partir la mirada de los otros, de nosotros mismos, de los que nos lean, de los que propongamos para su lectura. Cada publicación tendrá ese sentido. Y desde una ciudad, en la que vivimos la mayoría de los que participamos de este proyecto. Aunque en verdad, desde la ciudad por la que transitemos. Observador Urbano, un portal de noticias.