Observador Urbano

“El Coto” de los Nogales, un lugar fuera de lo común

La crónica nos lleva esta vez fuera de la Provincia, para recalar en Yala, Jujuy. La recomendación provino de unos pasajeros del Hotel Termas de Reyes. Partiendo de allí, luego de recorrer el circuito de las Lagunas, se llega por la Ruta Provincial 4, 2 km antes de su empalme con la Ruta Nacional 9, a este Criadero de Truchas y Restaurant. Por supuesto, también se puede hacer el viaje directo por Ruta 9, pasar San Salvador y a unos 20 km (a la altura de la salida de Yala), tomar la Ruta 4, al oeste, y recorrer 2 km. Hay que prestar atención al cartel que indica la entrada. Una vez traspasado el acceso, se ingresa a un lugar increíble.

Una buena comida supone mucho más que ingerir alimentos: es la conjunción de todos los sentidos y la percepción del contexto espacio-temporal, lo que nos brinda el disfrute de ese momento. Si ya salir en plan de paseo y sin presiones horarias predispone para un almuerzo, un lugar así nos da el marco necesario para una experiencia inolvidable. El escenario incluye un estanque, en cuyas orillas se encuentra el restaurant, con un ámbito cerrado, una terraza en la costa y un muelle sobre el agua, donde también se disponen mesas y desde el cual se pueden ver las truchas arcoíris nadando. Es éste, sin duda, el lugar ideal para sentarse a disfrutar una comida.

El primer comentario se refiere a ese entorno, perfectamente cuidado, con el césped prolijamente cortado alrededor de todo el margen de ese espejo de agua, un cuidado estético que habla de la filosofía que el propietario imprime a su emprendimiento, desde el cual cría y comercia su producción hacia afuera, mientras a su vez abastece esta peculiar propuesta gastronómica.

El menú, obviamente, tiene su fuerte en platos a base de trucha, generosamente servidos y que llegan a contener hasta 200 g de carne de pescado. Pero también hay otras opciones que incluyen pastas caseras, carne vacuna y de cerdo. Hay, sin duda, una mano maestra en esa cocina. Probamos una trucha en cazuela y unos tallarines con una salsa de hongos que estaban inmejorables. Como postre, un suspiro limeño. No se puede pedir más.

Todo, bajo la amabilísima atención de Danny, el mozo que tuvimos la fortuna de conocer. Danny es venezolano. Su hablar lo delata, como cuando nos avisa que “en un momentico” llegarán nuestros pedidos. Llegó hace casi un año, junto con su hermano. Ambos trabajan aquí y con su trabajo ayudan a su familia, hasta que consigan traerla desde Venezuela. No es un dato menor: también esto habla muy bien de la filosofía que anima al propietario al contratar a estos colaboradores. En sectores como el gastronómico y el turístico, donde frecuentemente debemos resignarnos a la dejadez e indolencia de operadores y empresarios, es una bocanada de aire fresco ver la dedicación puesta en empresas como ésta y el empeño y esmero de personas como Danny. Ambos nos brindan ejemplos: En un caso, de que siempre se puede subir más la vara de la calidad de un proyecto o un servicio. Y en el caso de Danny y su hermano, que más allá del dolor del desarraigo y la lejanía de los suyos, siempre se puede comenzar de cero, proponerse una meta y luchar por conseguirla.

Carta de vinos acotada pero adecuada. Precios, acordes a la calidad brindada en la comida y el servicio (no es económico, pero su relación «calidad – precio», es superior a lo que muchos restaurantes nos plantearían por un menú común y corriente). Hay que reservar.

En resumen: 100% recomendable. Vale la pena encararlo como un paseo e invertir en esa hora y media de viaje.

Por Enzo Lo Pranzo

Imagen en nota: www.airbnb.com