Observador Urbano

El acuerdo «parcial» entre EEUU y China

La economía mundial está atravesando un contexto incierto, como consecuencia de diversas situaciones como ser las tensiones comerciales entre Estados Unidos con China y la UE, el Brexit, la desaceleración de las principales economías, etc.

Las conversaciones comerciales que se llevaron a cabo esta semana entre China y Estados Unidos, se encuentran en el foco de atención, ya que pretendían terminar con 15 meses de guerra comercial. Sin muchas expectativas, se preveía un pacto temporal de mínimos, que paralice nuevas subidas de aranceles a cambio de un aumento de las compras chinas de productos agrícolas estadounidenses.

Como consecuencia de las posturas alejadas en temas tan diversos como ser tecnología, derechos humos y libertad de expresión, el martes 8, Estados Unidos impuso restricciones de visa a funcionarios chinos por la detención y maltrato de minorías musulmanas y además impide que 28 compañías tecnológicas chinas puedan hacer negocios con empresas estadounidenses.

En una conferencia de prensa, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Geng Shuang, afirmó que Estados Unidos debería dejar de interferir en sus asuntos y señaló que seguirá adoptando medidas firmes para proteger su seguridad soberana. Así mismo, señaló que China siempre dará la bienvenida a las empresas extranjeras, incluidas las estadounidenses para que inviertan y operen allí:

“según los últimos datos de la encuesta que he visto, el 97% de las empresas estadounidenses encuestadas obtuvieron ganancias en China, y el 74% de los miembros de la cámara de comercio americana en china planean expandir la inversión en china”

Las negociaciones entre Estados Unidos y el gigante asiático, se celebraron días antes de que suban del 25% al 30% los aranceles impuestos por Estados Unidos sobre bienes chinos por valor de 250.000 millones de dólares. 

pastedGraphic.png

El vicepremier ministro de China, Liu He, estuvo al frente de la 13ª ronda de negociaciones para destrabar esta guerra comercial. Se reunió con el secretario de comercio de Estados Unidos, Robert Lighthizer y el secretario del Tesoro, Steven Mnunchin, con la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, entre otros. Les explicó que la relación económica y comercial entre China y Estados Unidos es de vital importancia, y tiene un fuerte impacto global, por lo que es necesario alcanzar un acuerdo, y así evitar mayores tensiones y mantener la estabilidad y prosperidad global. 

Kristalina Georgieva, advirtió que las disputas comerciales y la deriva proteccionista internacional, como la guerra entre Washington y Pekín están teniendo sus consecuencias en  la actividad económica mundial, ya que la inversión se debilitó sustancialmente y esto afectaría a los servicios y el consumo. 

El respeto a los derechos humanos en China, estuvo en el centro de debate entre la opinión pública estadounidense después de que el dirigente de los Houston Rockets apoyara a los manifestantes de Hong Kong. En consecuencia, los partidos de la NBA dejaron de emitirse en el país asiático, que sostiene que la libertad de expresión se acaba donde empiezan las cuestiones de soberanía nacional. 

Por un lado, Estados Unidos siente la presión cada vez mayor de tanto el partido demócrata como el republicano, para mantenerse duro con China y tratar de conseguir algo más que un acuerdo sobre flujos comerciales. Por su parte, China, se encuentra firme en su postura de no tolerar injerencias en su soberanía económica ni en su política industrial. 

Finalmente, este viernes, Donald Trump anunció un acuerdo parcial con China. Lo definió como “un acuerdo sustancial en la primera fase” y explicó que llevará tres semanas poner el pacto por escrito. Incluye acuerdos en materia de propiedad intelectual, servicios financieros y tipo de cambio, así como compras de productos agrícolas estadounidenses por valor de 50.000 millones de dólares.

Este acuerdo en su primera fase, frena inmediatamente la entrada en vigor del aumento de aranceles previstos para el próximo martes 15. La segunda fase, comenzaría con la firma del primer pacto preliminar y hasta se habla de una tercera.  Trump destacó que este acuerdo, no tendrá que pasar proceso de ratificación en el Congreso, sino que lo firmará el mismo.

Además, agregó que llevó mucho tiempo llegar hasta este punto y calificó a los negociadores chinos de “duros y listos y que todo su equipo los respeta”. Liu, por su parte, entregó al presidente estadounidense una carta de Xi Jinping, su homólogo chino en la que aplaudió “los progresos sustanciales en múltiples aspectos”.

El fin de esta guerra comercial entre China y Estados Unidos, representaría un alivio para ambos y para toda la sociedad internacional, que quedó en medio de esta disputa y que tuvo consecuencias en la economía y política de muchos países. Por el momento solo queda esperar que este acuerdo prosiga su rumbo.

Por Sabrina Montalbetti

Fuentes: www.ita.reuters.com – www.elpais.com – www.iprofesional.com – www.abc.es – www.cronista.com

Imagen destacada: www.planeta.co

Imagen en nota: www.elpais.com 

Autor

Sabrina Montalbetti

Licenciada en Relaciones Internacionales. Técnica en Ceremonial y Protocolo. Me apasionan los idiomas y viajar.