Observador Urbano

Donald Trump y un inédito festejo del día de la independencia

243 años atrás, en Estados Unidos se firmaba la Declaración de la Independencia dejando atrás el dominio de Gran Bretaña sobre su territorio. Así, el 4 de julio es un día de orgullo nacional en el cual, las calles se visten de colores patrios, y los ciudadanos celebran con “barbacoas” en familia o con picnics en los parques.  

Este año, en febrero, el presidente Donald Trump anticipó en un tuit: «Tendremos uno de los encuentros más grandes en la historia de Washington. Grandes fuegos artificiales, entretenimiento y un discurso de su presidente favorito, ¡yo!«.

Así, este fue un año de gran festejo sin dudas, pero también de polarizaciones, debido sobre todo, al gran despliegue militar que fue una característica central del  evento. Esta oportunidad fue utilizada por el presidente para lucir “el ejército más fuerte y más avanzado del mundo».

“Un hermoso homenaje a nuestra nación y al espíritu estadounidense esta noche. Honramos y celebramos nuestra preciada historia y todos aquellos que sirvieron y sacrificaron tanto por las libertades que tenemos hoy. Dios bendiga a nuestros grandes militares y Dios bendiga a los Estados Unidos», escribió Donald Trump en su cuenta de Instagram. 

La celebración contó con el sobrevuelo de aviones de combate, como el Air Force One y el Boeing 747 en el que viaja el presidente. Y aunque el costo de los mismos se calculan en decenas de miles de dólares por hora, el presidente dijo que estos gastos eran «muy pequeños en comparación al valor que tienen».

Si bien el costo del evento no se conoce, fue criticado por muchos. Entre ellos el senador Bernie Sanders, quien hizo un descargo en twitter: «Esto es lo que hacen los autoritarios: Donald Trump está sacando US$2,5 millones de dólares de nuestro Servicio de Parques Nacionales para glorificarse con un espectáculo de tanques militares que recorren Washington». 

Trump dijo que el evento era como un «saludo a Estados Unidos», en honor a las fuerzas armadas. El presidente, además, habló en el Lincoln Memorial frente a un público VIP que podía ingresar solo con entradas pagas. Este público estaba compuesto por aportantes republicanos, funcionarios de la administración y de campaña, y familiares. En este sentido el senador demócrata Brian Schatz dijo, «es un enorme desperdicio de recursos. Tanques en las calles… acceso VIP para donantes en un evento del 4 de julio. No hay nada patriótico en eso».

La realización de un discurso, por parte del presidente Trump, fue un hecho que no ocurría desde 1951, cuando Harry S. Truman lideró las celebraciones del 175 aniversario de la Independencia, poco después del fin de la II Guerra Mundial.

Finalmente, todo concluyó con los tradicionales fuegos artificiales y a pesar de las polarizaciones y las críticas, Estados Unidos celebró y conmemoró su libertad una vez más. Trump es candidato a la reelección como presidente, por lo tanto es muy posible que el año que viene sorprenda nuevamente. 

Por Nahir Valeria Nallar

Imagen destacada: www.lavanguardia.com

Imagen en nota: www.ecuavisa.com