Observador Urbano

Disputa histórica: la demanda de Bolivia por una salida soberana al mar

Uno de los temas internacionales más importantes del año 2018, fue la resolución que puso fin a la histórica demanda de Bolivia por una salida al mar. El 1 de octubre la Corte Internacional de Justicia (CIJ) por 12 votos contra 3 falló a favor de Chile en la demanda iniciada por Bolivia en 2013, determinando que no existe la obligación legal de negociar un acceso soberano al océano Pacífico por parte Chile.

¿Cuándo y porqué Bolivia perdió frente a Chile su salida al mar?

Uruguay Visión Marítima
Uruguay Visión Marítima

Durante el siglo XIX, tanto Bolivia (Antofagasta) como Perú (Tarapacá) centraron su economía en la nueva riqueza mineral en expansión: el salitre. Sin embargo, fueron Chile y empresas británicas quienes concentraron la extracción y venta del recurso natural, además de fomentar la inmigración de su fuerza laboral hacia las regiones desérticas de los dos primeros países.

En 1874 ambas naciones firmaron un tratado limítrofe mediante el cual Chile reiteraba su reconocimiento del paralelo 24 de latitud sur como límite con Bolivia a cambio de que no se pusieran mayores impuestos a las extracciones chilenas de los recursos naturales de Antofagasta.

Este tratado se vio frustrado a partir de 1875 como consecuencia del agravamiento de la situación económica boliviana frente a lo cual, el entonces presidente Daza anuló la mayoría de las concesiones mineras otorgadas a compañías chilenas en Antofagasta y, tres años después decidió gravar las exportaciones de la empresa británica– chilena, Nitrate and Railroad Company of Antofagasta con un impuesto de diez centavos por cada quintal de caliche que embarcara.

Como consecuencia de ello, en febrero de 1879 se produjo la ocupación de la provincia de Antofagasta (Bolivia) por parte del ejército chileno, dando inicio a la Guerra del Pacífico, la cual benefició territorialmente a Chile ya que creció de manera significativa a costa de la provincia marítima de Bolivia y las meridionales del Perú.

Finalmente, ambas naciones firmaron el Tratado del 20 de octubre de 1904 por el cual quedan reconocidos del dominio absoluto y perpetuo de Chile los territorios ocupados por éste y, a pesar de la enorme pérdida territorial sufrida por Bolivia, éste le reconoció de manera perpetua el más amplio y libre derecho de tránsito comercial por su territorio y puertos del pacífico.

El fallo de la Corte Internacional de Justicia es definitivo e inapelable y, en caso de que una de las partes solicite la revisión del mismo, esta solicitud debe estar fundada, de acuerdo al Art. 61 del Estatuto de la CIJ, en el descubrimiento de un hecho de tal naturaleza que pueda ser factor decisivo y que, al pronunciarse el fallo, fuera desconocido de la Corte y de la parte que pida la revisión.

Por último, el presidente de la Corte Abdulqawi  Ahmed Yusuf manifestó:

“No se ha de entender que su fallo impida a las partes la continuación de su diálogo y sus intercambios en un espíritu de buena vecindad para atender las cuestiones relacionadas con la mediterraneidad de Bolivia cuya solución ambas han reconocido constituir una cuestión de interés mutuo”.

Es fundamental tener en cuenta estos hechos, porque influyen directamente en el desarrollo comercial de nuestra región, siendo este un caso, en el que Salta, puede jugar un papel importante.

La consideración de una agenda política internacional, no es una cuestión puramente formal o teórica, sino que permite comprender mejor, las características propias del ámbito político y económico global, en el que estamos insertos.