Observador Urbano

Covid-19, la recaída de Europa

En el marco de la pandemia por el virus COVID -19 y luego de varias fases de prevención y control, se observaba que la situación de Europa estaba mejorando en comparación con la de otras regiones en cuanto a liberar la cuarentena y volver a la normalidad. De hecho, en muchos países de la UE volvió el comercio, el turismo, los bares y restaurantes como así también cines y teatros.

Sin embargo, el 24 de septiembre el Centro Europeo de Control y Prevención de Enfermedades (ECDC, por sus siglas en ingles), publicó un informe titulado “Incremento de transmisión por COVID-19 en la Unión Europea y Reino Unido”. En esta doceava actualización el Centro realiza una reseña de la situación epidemiológica que demuestra que en varios países de la unión se observaron tasas de crecimiento tanto en los testeos, como en la transmisión del virus en individuos entre 15 y 49 años, haciendo principal hincapié en que la mayoría de esos casos pertenecen a pacientes asintomáticos.

Asimismo, en muchos otros países los más afectados son personas mayores con casos severos que requieren internación, por lo cual el sistema de salud se encuentra bajo presión dada las altas tasas de ocupación en camas de hospitales y Unidades de Cuidados Intensivos.

El informe sostiene que las medidas implementadas no han sido efectivas para evitar el aumento significativo de contagios, esto puede darse por que la adherencia a las medidas no es óptima, o bien, no son suficientes para reducir o controlar la exposición. Además, la vulnerabilidad de la población es muy alta dado que los estudios de ceroprevalencia indicaron que el nivel de inmunidad está por debajo del 15% en la mayor parte de Europa y Reino Unido, por lo tanto, la situación indica el alto riesgo para los pacientes más vulnerables como los adultos mayores, y aquellos que trabajan en salud.

Los más afectados

España sería junto a Rumanía, Bulgaria, Croacia, Hungría, República Checa y Malta de los países con tendencias muy preocupantes, es decir, con tasas de notificación altas o en aumento en los casos de mayor edad y, en consecuencia, una mayor proporción de hospitalizados.

Por otro lado, Bélgica, Chipre, Finlandia, Alemania, Grecia, Islandia, Italia, Letonia, Liechtenstein, Lituania, Polonia y Suecia son países con una tendencia estable y una baja probabilidad general de infección por la baja proporción de casos en personas de edad avanzada, de casos graves y de notificaciones de defunciones.

Ante esto, el ECDC recomienda controlar la transmisión entre niños mayores y adultos menores de 50 años, proteger a las personas médicamente vulnerables y a los trabajadores de la salud, en particular a los involucrados en la atención primaria; intervenciones no farmacéuticas (distancia social, higiene, uso de mascarillas) guiadas por la situación epidemiológica local; pruebas más generalizadas en la comunidad, identificación rápida y contención de los brotes e identificación de casos infecciosos para prevenir una mayor transmisión. «El fácil acceso a las pruebas y la puntualidad de las mismas es fundamental para la eficacia de medidas como el rastreo de contactos y el aislamiento de casos».

Por Nahir Valeria Nallar                                                                                             27/09/2020

Fuentes: www.elmundo.es – www.ecdc.europa.eu

Imagen destacada: www.bbc.com/mundo