Observador Urbano

Coronavirus y aplicaciones de monitoreo ciudadano

Entre las herramientas tecnológicas que se han utilizado y se proponen aplicar, para combatir la expansión del Coronavirus, están las aplicaciones de monitorización. Las mismas permiten seguir el movimiento de los ciudadanos, sobre todo, aquellos que están contagiados y cumpliendo la cuarentena en sus hogares. Se trata de verificar que cumplan con las exigencias y compromisos, que implican las diversas formas de aislamiento social. En Xataka.com, se nos ofrece una clasificación de las mismas, teniendo en cuenta, principalmente, lo que está sucediendo en España, pero también incluye, aquellas desarrolladas en otras partes del mundo.

En nuestro país, una aplicación que de depende del gobierno Argentino y está brindando información sobre le Coronavirus es, «Mi Argentina». Si bien fue creada hace varios años atrás, ha tenido una actualización en los últimos meses, incorporando información sobre el Coronavirus. Permite acceder a datos de carácter personal y público, de gran utilidad. Si bien, no es estrictamente un instrumento de monitoreo, permite al estado, tener un registro de datos básicos sobre la mayoría de los ciudadanos.

Uno de los temas claves y que lleva a grandes debates, es la cuestión de la privacidad. Una realidad muy compleja, pero que se debe considerar, teniendo en cuenta el contexto.

Tipos de Apps:

  • En primer lugar están las aplicaciones de autoevaluación como CoronaMadrid, Stop Covid19 CAT de Cataluña o la aplicación oficial que prepara el Gobierno Español. Se trata de aplicaciones que piden de manera opcional el número de teléfono móvil y la localización para determinar en qué comunidad autónoma nos encontramos. Estas aplicaciones no geolocalizan la posición del usuario de manera continua.
  • Seguidamente tenemos aplicaciones de cercanía, varias de ellas basadas en Bluetooth. Aquí se engloban iniciativas como TraceTogether de Singapur o PEPP-PT. El objetivo es identificar a las personas que hayan estado en contacto. Lo interesante de las implementaciones nombradas es que únicamente almacenan la última interacción, por lo que sirve para avisar del contagio pero no para identificar con quién has estado en contacto.

  • En tercer lugar están las aplicaciones de control de cuarentena como las que hemos visto en Corea del Sur o la española Open Coronavirus. Se trata de aplicaciones que pueden solicitar acceso al GPS del móvil y sirven a las autoridades para saber si el infectado ha salido de casa. Aplicaciones que según describe Sergio López, ingeniero de RedHat, tienen un «propósito coercitivo y pueden generar un historial de las ubicaciones del ciudadano».
  • Finalmente está el estudio de movilidad que prepara el Gobierno Español junto al INE (Instituto Nacional de Estadísticas), donde se utilizarán los datos anonimizados de las operadoras. Este estudio se encuentra en línea con la iniciativa gestionada por la Comisión Europea donde se ha seleccionado un operador de cada país. En total ocho grandes operadores (Telefónica, Vodafone, Deutsche Telekom, Orange, Telecom Italia, Telenor, Telia y Telekom Austria) cederán sus datos para realizar un seguimiento del flujo de movilidad de la población.

Sin lugar a dudas, la situación de excepcionalidad en la que vivimos, lleva a medidas extraordinarias. La confianza ciudadana en los organismos públicos, está puesta a prueba. Al mismo tiempo, sería muy importante, generar instancias de control, sobre el uso de las distintas formas monitoreo. En las mismas podrían participar organismos jurídicos, técnicos y legislativos, entre otros.

Uno más de los desafíos que potencia la crisis del Coronavirus, la privacidad en el uso de aplicaciones y otros servicios informáticos, cuestión que ciertamente, no es una novedad.

Por Observador Urbano

Fuente: www.xataka.com – https://www.argentina.gob.ar/miargentina

Imagen destacada y en nota: www.pixabay.com