Observador Urbano

Corea del Sur y su estrategia para combatir el COVID-19

Corea del Sur – el cuarto país más afectado por el virus, después de China, Italia e Irán – es noticia por su innovación en el diagnóstico temprano y combate al Covid-19:

“La estrategia, coordinada por el Ministerio de Salud surcoreano, se estableció desde el primer día: una amplia red de diagnóstico y la reducción de la tasa de mortalidad como objetivo”.

Cabe recordar, que el día 20 de enero el gobierno de Corea del Sur confirmaba su primer caso de Coronavirus, detectando el origen de la epidemia en la ciudad de Daegu, en donde el 63% de los casos estuvieron relacionados con el grupo religioso miembro de la Iglesia de Shingchonji – un culto dedicado a expandir la idea de que su fundador, Lee Man-hee, es la segunda encarnación de Jesucristo -. Funcionarios de salud creen que una creyente de la secta, de 61 años y que dio positivo al virus hacia fines del mes de febrero, fue una de las primeras personas en infectarse en el país: «la paciente inicialmente se negó a ser trasladada a un hospital para hacerse la prueba y se sabe que asistió a varias reuniones de la iglesia antes de ser detectada».

Hasta el día de ayer – 14 de marzo – Corea del Sur registraba un total de 7.979 casos confirmados y, un total de 66 muertes por el virus, logrando reducir, gracias a la estrategia aplicada, el número de nuevos casos de Covid-19 y, también mantener una tasa de mortalidad relativamente baja.

La estrategia

A diferencia del gigante asiático – quien optó por aislar a millones de personas –, Corea del Sur ha implementado una estrategia que incluye: «información al público, participación de la población y una campaña masiva de pruebas»:

  • Los allegados de todas las personas contaminadas son buscados de manera sistemática antes de proponerles hacerse una prueba.
  • Los desplazamientos de los enfermos antes de ser diagnosticados positivos son rastreados a través de imágenes de video vigilancia, utilización de su carta bancaria o de la situación de su teléfono celular, y luego publicados. Son enviados sms a las personas cuando un nuevo caso es detectado cerca de sus casas o de su trabajo.

Esta ventaja con la que cuenta Corea del Sur está relacionada con la experiencia que atravesó el país en 2015 con el Síndrome respiratorio del Medio Oriente (MERS). Desde entonces aceleró los procedimientos para poner en el mercado las pruebas – de las cuales careció en 2015 – y así, unas semanas después del surgimiento del Covid-19 en China, «dio su autorización para suministrar a las clínicas una nueva prueba para diagnosticar el Covid-19 en seis horas».

Asimismo, las autoridades surcoreanas lanzaron una campaña que denominaron “distanciamiento social” la cual invita a las personas a permanecer en sus casas y, tratar de evitar congregaciones y, reducir los contactos. Todas estas medidas, fueron acatadas por la población.

Hasta el miércoles 11 de marzo, el total de pruebas efectuadas por Corea del Sur ascendía a 220 mil:

“El país tiene 500 clínicas habilitadas para realizarlas, entre ellas unas cuarenta clínicas ambulantes, para reducir los contactos entre enfermos potenciales y trabajadores de la salud”.

pastedGraphic.png

Por María Agustina Martinez

Fuentes: https://www.bbc.com/https://www.jornada.com.mx/ 

Imagen destacada: www.pixabay.com

Imagen en nota: www.bbc.com/mundo