Observador Urbano

Colombia y el proceso de paz

La firma del “Acuerdo General para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz estable y duradera” entre el gobierno colombiano, en ese momento presidido por Juan Manuel Santos y, las Fuerzas Armadas Revolucionaras de Colombia – Ejército del Pueblo (FARC – EP) – la guerrilla más longeva de América Latina –  tuvo lugar en septiembre del año 2016, y buscó dar de una vez por finalizado el conflicto armado interno que enfrentó a estos dos actores por más de cinco décadas.

pastedGraphic.png
Fuente: el orden mundial

Existen diversos aportes acerca de cómo inició el conflicto armado, sin embargo, el hecho que destaca por su particularidad es el conocido como “Bogotazo” el cual tuvo lugar luego del asesinato del candidato a presidente Jorge Eliécer Gaitán, político comprometido con las reivindicaciones sociales:

“Colombia entró en el siglo XX ya enfrascada en la guerra de los Mil Días, una confrontación entre grupos conservadores y liberales que dejó 100.000 muertos sobre una población de tres millones. Fue un augurio de la primera mitad de siglo que llegaba: los conflictos sociales aumentaron, especialmente a raíz de la desigual distribución de la tierra. En 1948 estallaron cinco décadas de tensión cuando el candidato presidencial liberal Jorge Eliécer Gaitán fue asesinado. Gaitán había recabado el apoyo de las clases populares colombianas con un discurso de redistribución y justicia social y se perfilaba como una opción sólida a la presidencia. El magnicidio tuvo como consecuencia una respuesta desordenada y abrumadora conocida como La Violencia”.

En el año 1966 nacerán las FARC, alienadas políticamente al pensamiento marxista – leninista y con una estructura militar y política altamente jerarquizada. De este modo, el eje del conflicto se puede enmarcar en el “factor agrario”.

Luego de la firma del Acuerdo de Paz, el mismo fue sometido a plebiscito para refrendarlo, sin embargo, ganó el “NO”. Como consecuencia de ello, el acuerdo fue sometido a una revisión y posterior modificación de puntos sustanciales, y el 24 de noviembre se firmó nuevamente el “Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera”.

El primer punto a tratar en el Acuerdo es el referido a la Reforma Rural Integral, un acuerdo que según lo expresado por las partes: 

“Contribuirá a la transformación estructural del campo, cerrando las brechas entre el campo y la ciudad y creando condiciones de bienestar y buen vivir para la población rural. La “Reforma Rural Integral” debe integrar las regiones, contribuir a erradicar la pobreza, promover la igualdad y asegurar el pleno disfrute de los derechos de la ciudadanía”.

Un hecho a destacar, es que en el año 2018 asumió como presidente de Colombia el abogado Iván Duque, quien adoptó una postura particular respecto al acuerdo logrado por el expresidente Santos. El programa político que decidió llevar adelante se llama “Paz con Legalidad” y tiene como objetivo, entre otros:

“Que en lo sucesivo ni el narcotráfico ni el secuestro sean reconocidos como un delito conexo al delito político y que se revise el tratamiento para los delitos sexuales contra menores de edad. También creemos que los integrantes condenados por crímenes de lesa humanidad deben abandonar sus curules en el Congreso mientras cumplen sus condenas, haciendo claridad que su partido puede reemplazarlos para que no pierdan las curules que hoy ocupan; y que, quienes no hayan cumplido con todos los requisitos que se exige para los beneficios de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), incluidos la entrega de todos los bienes mal habidos, con destino a la reparación de las víctimas, deberían perder la totalidad de los beneficios de la justicia transicional”.

Los primeros días de febrero de 2020 la Consejera presidencial para los Derechos Humanos – Nancy Gutiérrez -, se refirió al Acuerdo de Paz anteriormente descripto, como “semifallido”, declaración que no fue bien recibida por el presidente del partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común FARC – Rodrigo Londoño, alias Timochenko, ex miembro de las FARC, quien hizo pública su disconformidad con el plan político que lleva adelante la administración del presidente Iván Duque:

Por su parte, el presidente Duque expresó que «la Paz con Legalidad marcha bien, está en ejecución y tenemos retos y por eso no podemos ser triunfalistas y todos los días tenemos que avanzar más y tenemos el reto de ver a esas disidencias para ser implacables».

Por María Agustina Martinez

Fuentes: http://www.reincorporacion.gov.co/https://www.lafm.com.co/https://elordenmundial.com/

Imagen destacada: www.eltiempo.com