Observador Urbano

Claves para entender el porqué de la crisis Política en Nicaragua

Presidido por Daniel Ortega desde 2007 hasta la actualidad, y acompañado por su mujer, Rosario Murillo como Vicepresidente desde 2017,atraviesa por una crisis política de gran envergadura.

El conflicto inicia en el mes de abril, cuando el Presidente Ortega firmó un decreto que establecía un aumento del aporte de trabajadores, empleadores y, la creación de un tributo a las pensiones de un 5%.

Esta decisión devino en protestas por parte de sectores que se vieron afectados por la medida en distintas ciudades del país, obteniendo como respuesta por parte del gobierno, su “represión” y, pasado cinco días desde su publicación, el 23 de abril,el Presidente informó la derogación de dicho decreto.Sin embargo, las protestas no cesaron, y devinieron en una especie de oportunidad para pedir por la salida del poder político del Presidente Ortega.

Tal como lo detalla el informe “Violaciones de derechos humanos y abusos en el contexto de las protestas en Nicaragua 18 de abril – 18 de agosto”, elaborado por la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH), “la represión y la violencia son el producto de la erosión sistemática de los derechos humanos a lo largo de los años y ponen en evidencia la fragilidad general de las instituciones y del Estado de Derecho”.

¿Qué soluciones se plantearon?

Durante el mes de junio, la “Mesa de Diálogo” integrada por representantes de la Iglesia Católica de Nicaragua, el gobierno, empresas del sector privado, estudiantes, universidades, la sociedad civil, trabajadores, el área rural, iglesias evangélicas y, comunidades indígenas y afrodescendientes, lograron conformar la Comisión de Verificación y Seguridad.

Ésta tuvo como objetivo mantener en Nicaragua, la paz y seguridad para todos los habitantes, además de asegurar el fin de todo tipo de violencia y amenaza cualquiera sea su procedencia. Por otro lado, se estableció que acompañarían en el desarrollo de estos objetivos, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, la Unión Europea y la presencia activa del Secretario General de la OEA (Organización de los Estados Americanos), Luis Almagro.

Asimismo, la función de estas organizaciones internacionales consistió en investigar acerca de las violaciones de los derechos humanos cometidas desde el inicio de las protestas en Nicaragua.

La OACNUDH, expresó en su estudio, que la respuesta por parte de las autoridades gubernamentales a las protestas, “no cumplió con los estándares aplicables sobre la gestión adecuada de las manifestaciones, en violación del derecho internacional de los derechos humanos”.

Por otro lado, determinó que, si bien hubo violencia por parte de personas partícipes de las manifestaciones en contra del gobierno – quienes deberán ser investigadas y sancionadas dentro del marco de un juicio justo – “estos abusos no legitiman de ninguna forma la respuesta del Estado que no cumpla con el derecho internacional de los derechos humanos”.

De este modo, se observa que los objetivos iniciales de la Comisión de Verificación y Seguridad y sus representantes no han prosperado del todo, ya que aún continua la crisis política y la incertidumbre sobre la solución definitiva de ésta.