Observador Urbano

China y Estados Unidos: primeros ensayos clínicos de vacunas, contra el Coronavirus

Obviamente, una de las soluciones para enfrentar la pandemia del Coronavirus, es encontrar una medicación que permita tratarla. Se publican constantemente, informaciones al respecto, pero un poco de sentido común, nos ayuda a pensar que no se podrá encontrar una solución rápida.

En la actualidad son muchos los países, grupos de investigación y farmacéuticas, que están detrás del desarrollo de vacunas o antivirales que frenen la enfermedad, o que generen un alivio. Pero está claro, que aún encontrada la medicación, un desafío gigantesco será su producción masiva.

Según indica el diario El País de España, las dos vacunas que están más avanzadas, son las que se encuentran desarrollando China y Estados Unidos. El primer país anunció, a través del Ministerio de Defensa, que su su primer prototipo de vacuna contra el coronavirus ya está listo para realizar ensayos clínicos. Este proyecto ha sido desarrollado por una empresa privada, CanSino Biologics, localizada en Tianjin –ciudad portuaria cercana a la capital–, en colaboración con la Academia Militar de Ciencias Médicas. En estos momentos, se buscan voluntarios para llevar a cabo las primeras pruebas en seres humanos: los candidatos deben ser sujetos sanos, con edades comprendidas entre los 18 y los 60 años y no haber padecido la dolencia en el pasado. No obstante, aun en caso de que los ensayos fueran exitosos, la vacuna no estaría lista para su comercialización hasta dentro de un mínimo de 12 meses. Ahora bien, aún en caso de que los ensayos fueran exitosos, la vacuna china no estaría lista para su comercialización hasta dentro de un mínimo de 12 meses.

Estados Unidos ha comenzado también, la primera fase de los ensayos clínicos de su propia vacuna experimental. Se trata de un proyecto financiado por el Instituto Nacional de Salud y desarrollado por la biotecnológica «Moderna». Se espera que el ensayo haya terminado en aproximadamente 6 semanas.

Algunos medios han especulado con el hecho de que, dada la cercanía de los anuncios, estamos frente a una auténtica competencia, al mismo nivel que las de orden económico. Hoy por hoy, no importa mucho esto al ciudadano del mundo, pero entre Estados Unidos y China, todo parece desarrollarse en términos conflictivos.

El tiempo es lo más importante

Donald Trump, según ha trascendido, estuvo reunido con los ejecutivos de las principales farmacéuticas de EE UU y les pidió tener una vacuna lista para las elecciones de noviembre. Ideal para sus intereses pero muy alejado de las posibilidades de la ciencia y tecnología.

La Coalición para las Innovaciones y Preparación para Epidemias (CEPI), una organización sin ánimo de lucro con sede en Oslo (Noruega), ha incrementado en más de 90 millones de dólares sus ayudas para impulsar el desarrollo de vacunas. Uno de los receptores de financiación de la CEPI es Moderna, la empresa estadounidense antes citada. El segundo, un laboratorio de la Universidad de Queensland (Australia), también tiene una posible vacuna que comenzará a probarse en humanos en los próximos meses.

Una vacuna alemana para el año que viente

La empresa CureVac, con sede en Tubinga, participa en Alemania en la carrera por dar con la vacuna del coronavirus. CureVac trabaja junto con el instituto Paul Ehrlich de vacunas y biomedicina y calcula que a principios de verano tendrán lista una vacuna experimental, que podrían empezar a probar en humanos. De salir adelante, CureVac aseguró esta semana en una conferencia telefónica con medios internaciones, que una vez determinada la dosis necesaria, estarían preparados para producir 10 millones de dosis. Tras recibir el compromiso de financiación europea –80 millones de euros–, CureVac construirá una nueva planta, en la que se podrían producir hasta mil millones de dosis. Esta empresa estuvo a principio de mes, reunida con el gobierno de Estados Unidos, para elaborar un producto, lo más rápido posible.

Las grandes potencias están detrás de la cura, ya que se trata de un asunto que involucra a todos y en los más diversos niveles. Los ciudadanos, a la expectativa y esperanzados.

Por Observador Urbano

Fuente: www.elpais.com

Imagen destacada: www.pexels.com