Observador Urbano

BREXIT: se concreta la salida del Reino Unido de la Unión Europea

Tal y como lo había prometido el premier británico Boris Johnson, el 31 de enero se concretó la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

La pertenencia al bloque implicaba la aceptación de las llamadas «cuatro libertades fundamentales»: la libre circulación de trabajadores, mercancías, servicios y capitales. 

Así, el principal argumento de la campaña a favor de la salida fue que los británicos iban a «recuperar el control» sobre sus propios asuntos, en particular sobre sus fronteras, lo que permitiría un mejor control de la migración.

Finalmente luego de tres años del referéndum en el que se decidió dar inicio a este proceso, se logró aprobar la ley del Brexit, fijando este 31 de enero como la fecha en la que por primera vez un país abandona la Unión, y, dando así paso al inicio de negociaciones comerciales con el bloque europeo. 

En este contexto se prevé hasta el 31 de diciembre de este año llegar a ratificar un acuerdo comercial, de lo contrario, el próximo enero el Reino Unido estará afuera y sin acuerdo, lo que implica, entre otras cuestiones, la posibilidad de que le impongan aranceles sobre sus exportaciones a la UE.

La transición

Con el Brexit formalizado comienzan 11 meses de transición en los que ambas partes negociarán como se llevarán a cabo las nuevas relaciones. En esta etapa, se seguirán acatando las normas de la UE y contribuyendo al presupuesto, incluso prevalece la unión aduanera y el mercado único, pero queda fuera de las instituciones políticas y del Parlamento.

pastedGraphic_1.png
La bandera de Reino Unido fue retirada del Consejo Europeo en Bruselas, y del Parlamento Europeo en Estrasburgo.

En cuanto a las negociaciones comerciales el gobierno británico quiere que sus bienes y servicios tengan el mayor acceso posible al bloque europeo, pero dejó claro que abandonará la unión aduanera y el mercado único, y que deberá poner fin a la jurisdicción general del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE).

Además, Reino Unido también deberá gestionar acuerdos en una serie de áreas en las que se requiere cooperación:

  • Orden público, intercambio de datos y seguridad
  • Normas de aviación y seguridad
  • Acceso a aguas de pesca
  • Suministro de electricidad y gas
  • Licencia y regulación de medicamentos

Los próximos meses son claves para definir si realmente va a suceder un Brexit duro, es decir sin acuerdo, o no. Sin dudas la separación implica para el Reino Unido un peso económico en el cumplimiento de sus obligaciones aún vigentes con el bloque, al tiempo que se abren oportunidades de negociación con nuevos mercados. 

En este sentido, Reino Unido ya anticipó su intención de incluir en su búsqueda de mercados alternativos al europeo a Latinoamérica, una región que según el primer ministro Boris Johnson, fue descuidada por Londres durante mucho tiempo y ofrece «reinos de oro» para explorar.

Por Nahir Valeria Nallar

Fuente: www.bbc.com

Imagen destacada: europarl.europa.eu

Imagen en nota: www.bbc.com