Observador Urbano

Bolivia, crisis y repercusiones

A partir de las elecciones del día 20 de octubre, Bolivia se encuentra sumida en una crisis política y social. Las acusaciones de fraude al ex mandatario Evo Morales, quién hubiese iniciado su cuarto mandato consecutivo, provocaron una serie de hechos que tuvieron como consecuencia su renuncia y una gran repercusión internacional.

El principal opositor, Carlos Mesa, denunció formalmente que hubo fraude en las elecciones, y pidió ayuda a la comunidad internacional para evitar que Evo Morales “entre en el camino de una dictadura”. 

Las protestas se fueron intensificando mientras las acusaciones iban y venían; diferentes líderes obreros, políticos y de la sociedad civil convocaron a una huelga general por tiempo indeterminado, reclamando la renuncia de Evo Morales. 

Por su parte el presidente denunció en una conferencia de prensa que los cuestionamientos a los resultados electorales tienen un trasfondo “racista”, y afirmó que el paro general convocado en diferentes regiones del país “es político y un golpe de Estado”.

En este contexto tras varios días violencia, el sábado 2 de noviembre, dirigentes de comités cívicos de ocho de los nueve departamentos bolivianos le dan un ultimátum de 48 horas a Morales para que renuncie a su cargo y llaman a las fuerzas armadas a unirse a su reclamo. 

Pero Morales no accede a presentar su renuncia e insta a las fuerzas de seguridad a seguir respaldando al gobierno. Continúan las protestas y los enfrentamientos en las calles, y La Central Obrera Boliviana se distancia del gobierno pidiéndole a Evo Morales que asuma “la responsabilidad de renunciar para pacificar al país”. Asegurando que “no serán cómplice del derramamiento de sangre”.

El escenario comienza a cambiar cuando La Organización de Estados Americanos (OEA) realiza un informe en el que revela que hubo “irregularidades” en los comicios de octubre. Se destacan problemas técnicos del Sistema de Transmisión de Resultados Electorales, varios casos de falsificación de firmas y actas y hasta una irregularidad en la cantidad de votos recibidos por Morales en el último 5% de los votos.

A partir de entonces las Fuerzas Armadas se sumaron a los sectores que piden la renuncia de Evo, alegando que, ante la escalada del conflicto en las calles, es prioridad velar por la vida y la seguridad de la población.

Finalmente, ante todo este panorama, Evo Morales y su vicepresidente Álvaro García Linera renuncian a sus cargos. 

La Comunidad Internacional

Si bien las elecciones forman parte de los asuntos internos de los Estados, los mandatarios de los países vecinos no tardaron en tomar posición respecto a reconocer o no el gobierno de Morales. Es que el reconocimiento, en cuanto a las relaciones internacionales juega un papel clave en el desarrollo posterior de los vínculos entre las naciones. 

Uno de los primeros países en pronunciarse fue Brasil, quién ante las denuncias de fraude anunció que “de momento” no reconocía la reelección Morales y apoyó una auditoría del proceso electoral como proponía la oposición y los observadores internacionales. 

Por otro lado, el presidente electo de Argentina expresó su respaldo al mandatario de Bolivia ante el intento de interrumpir el orden constitucional, y advirtió que la región y la comunidad internacional deben “actuar ante cualquier hecho que implique un quiebre institucional”.

México por su parte dio un paso más allá al otorgar asilo político a Evo Morales, quien ya ha abandonado Bolivia tras aceptar el ofrecimiento de López Obrador.

Así Latinoamérica se divide entre aquellos que sostienen que en Bolivia ocurrió un golpe de Estado, y quienes entienden que era una cuestión vital tomar medidas que garanticen la paz política y social en el país andino. 

Por ahora el debate sigue, y la incertidumbre política se “convierte en transición” de la mano de la presidente interina Jeanine Áñez, quién con poco reconocimiento interno asume la tarea de llamar nuevamente a elecciones y formar parte del proceso de reconstrucción de Bolivia 

Por Nahir Valeria Nallar

Fuente: www.infobae.com

Imagen destacada: www.reuters.com

Imagen en nota: www.losandes.com