Observador Urbano

Black Mirror temporada 5: ¡devuélvanme mi dinero!

No me gusta ser tajante cuando escribo una columna para el Observador Urbano, sin embargo los últimos tres capítulos que representan la temporada 5 de la serie creada por Charlie Brooker son malos, si se tiene en cuenta lo que había sido hasta ahora Black Mirror y además, dejan la sensación de que estamos en presencia de otra serie, directamente. Aunque por supuesto existan varios guiños al universo de las temporadas anteriores.

El primer adelanto de esta nueva temporada había sido Bandersnatch, una especie de largometraje en línea con las características propias de Black Mirror. Que sacando la posibilidad dada al espectador de elegir sobre su trama, no aportaba grandes novedades ni nuevas inquietudes sobre la relación hombres-tecnología, ni tampoco nos dejaba paralizados como al finalizar capítulos memorables de temporadas anteriores (el muy actual Hang the DJ, el angustiante Toda tu historia o el imprescindible San Junípero por solo nombrar tres momentos top de la serie).

Esta temporada 5 está compuesta por solo tres episodios, que bien vale la pena repasar uno por uno sin caer en spoilers innecesarios:

Striking Vipers

Para quienes pasamos los 30 de edad veremos una conexión con nuestros años de adolescencia y aquellos videojuegos de pelea, y como esa sensación de nostalgia puede ser aprovechada por la industria del entretenimiento para darnos la posibilidad de explorar aspectos desconocidos de nuestra propia personalidad. En el medio, una reflexión sobre el paso de la vida decorado con algunas buenas actuaciones y unos poco pensados efectos especiales en la realidad virtual donde se da la gran trama del capítulo.

Smithereens

Con seguridad el punto más alto de los tres nuevos episodios puesto todos los puntos que toca y la reflexión final que si bien es bastante obvia y simplona, no deja de ser un rasgo cada vez más recurrente en nuestra obsesión por cargar siempre nuestros smartphones a cuestas para atender la última notificación que la pantallita nos muestra. Todo con la intención de no aburrirnos en ningún momento y de escapar permanentemente de la realidad que vivimos.

Rachel, Jack and Ashley Too

El capítulo más flojo de toda la historia de Black Mirror. Y esto no tiene nada que ver con que Miley Cyrus sea su protagonista, quien de hecho deja una actuación muy acotada, sino que a pesar de contar con elementos aptos para darnos un golpe en la mandíbula (el gadget de Ashley Tooes un ejemplo) y una producción impecable en cada escena, el resultado final de la trama nos hace pensar que estamos ante Clico alguna comedia por estilo de Adam Sandler, en donde al final todo se acomoda a pedido del espectador.

Con lo dicho, mi vieja Black Mirror ya no es lo que era, sin embargo sigue estando por encima de la media del catálogo actual de series y siendo a la vez una referencia global. Aunque la perfección que alguna vez tuvo, haya quedado atrapada en aquel museo del horror del último capítulo de la temporada 4.

Por Bruno Iriarte

Imagen destacada: www.larepublica.pe