Observador Urbano

Bill Gates deja «definitivamente» Microsoft

Bill Gates ha renunciado esta semana a la Junta Directiva de Microsoft, poniendo fin a su relación con la gigantesca empresa tecnológica Microsoft, que fundó hace 45 años. El definitivamente está entrecomillado, porque conservara una actividad muy importante, y de gran influencia.

Según un comunicado oficial, Gates deja su puesto en la Junta para dedicarse a sus preocupaciones filantrópicas, como la salud global, el desarrollo, la educación y la lucha contra el cambio climático. Sin embargo, seguirá actuando como “asesor tecnológico” del CEO de la compañía, Satya Nadella, y de otros altos ejecutivos.

Bill Gates es el segundo hombre más rico del mundo, detrás de Jeff Bezos, el fundador de Amazon. Fue director ejecutivo de Microsoft desde 1975 hasta 2000, cuando cedió su puesto a Steve Ballmer, que en 2014 haría lo propio con Nadella. Bajo su liderazgo, Microsoft dominó durante muchos años el mercado de los sistemas operativos.

Gates se ha comprometido a donar la totalidad de su patrimonio en vida, y ha pedido a otros millonarios que donen al menos el 50% del suyo. En el mientras tanto, ha estado detrás de proyectos de fuerte impacto en la mejora de la calidad de vida de personas marginadas, en distintas partes del mundo. Investigaciones y no sólo entrega de dinero, caracterizan sus colaboraciones. Un documental de Netflix, Inside Bill’s Brain: Decoding Bill Gates, del año 2019, muestra con gran detalle sus actividades filantrópicas y científicas.

En 2014, Gates dejó la presidencia de la Junta Directiva de Microsoft. Ahora se marcha de la compañía, aunque como dijimos, continúa un trabajo de asesoramiento. Este alejamiento implica, ciertamente, que su trabajo solidario y de compromiso con causas sociales globales, se incrementará. En principio, algo positivo.

Gates, recordemos, fue citado en estas últimas jornadas, a raíz de declaraciones sobre el peligro de la expansión mundial de enfermedades infecciosas, «es momento de poner todas nuestras buenas ideas en operación, desde la planeación por escenarios, pasando por la investigación sobre vacunas y el entrenamiento a trabajadores. No hay necesidad de provocar pánico… pero hay que empezar a actuar». Algunos dirán, algo previsible, pero el hecho es que hoy, grandes países se han mostrado incapaces de afrontar la crisis del Coronavirus con eficiencia. Esto nos hace pensar, que debemos, y podemos, estar más preparados.

Por Observador Urbano