Seguínos

Informe

Avanzan las primarias Demócratas en EEUU, en medio de la crisis del Coronavirus

Las elecciones primarias demócratas están en el centro de atención de todos los medios, codo a codo con la expansión del coronavirus. Esta campaña electoral es muy ecléctica, según los sondeos, se observan un fiel electorado afroamericano, votantes de edad avanzada y residentes de los suburbios blancos y las zonas rurales. 

Una de las últimas noticias de las primarias demócratas, es que Bernie Sanders, el Senador de Vermont seguirá en carrera, pese a los malos resultados en las urnas de la última semana. Así lo confirmó este miércoles, cuando el político izquierdista admitió la mala elección y culpó al temor de los votantes, de que supuestamente un político más moderado como Joe Biden tendría más chances de derrotar a Donald Trump, en las elecciones presidenciales. En sus propias palabras: 

“Hemos ganado el debate ideológico, pero estamos perdiendo el de la elegibilidad”

Este martes, Biden se llevó una rotunda victoria al quedar como vencedor en al menos cuatro de los seis Estados que se disputaban: ganó en Misuri, Misisipi, Idaho y también en Michigan. Éste último Estado tiene una poderosa carga simbólica, ya que allí Sanders había derrotado a Hillary Clinton en las primarias de hace cuatro años, y donde en las presidenciales de 2016, Donald Trump se impuso por un margen muy ajustado de apenas 10.000 votos. 

Cabe recordar el Supermartes del 3 de marzo, cuando el ex vicepresidente se quedó con 10 de los 14 territorios en juego, algunos tan significativos como Texas y Virginia, dejando en un segundo lugar a Sanders. 

De esta manera, Biden, es hoy el candidato favorito a enfrentarse a Donald Trump en las presidenciales de noviembre, y desde Filadelfia exclamaba:

Quiero agradecer a Bernie Sanders y a sus seguidores por su energía inagotable y su pasión. Compartiremos un objetivo común y juntos derrotaremos a Donald Trump. Sabemos pelear, pero ahora debemos mostrar que sabemos también curar”. 

Sin embargo, en los últimos días Biden quedó en medio de una controversia, al insultar a un trabajador de una fábrica del Estado de Michigan después de que este le acusara de querer eliminar la Segunda Enmienda de la Constitución, que reconoce el derecho a poseer armas de fuego. El obrero de una planta automotriz de la ciudad de Detroit le reprochó a Biden haber visto un vídeo viral en el que él afirmaba estar en contra de la tenencia de armas, lo que fue rápidamente negado por el candidato: aseguró apoyar ese artículo de la Constitución y sostuvo que él y sus hijos tenían armas: “no te quitaré las tuyas de ninguna manera”

 Por su parte, Sanders ganó en Dakota del Norte, pero admitió que: “no fue una buena noche desde el punto de vista de los delegados”. El objetivo de los precandidatos demócratas a la presidencia se reduce a un número clave: 1.991 delegados. Esta es la cifra de apoyo a la que tienen que llegar en la Convención Nacional Demócrata para conseguir la nominación con la cual se enfrentará a Trump en las elecciones de noviembre. A la fecha, Biden lleva 890 y Sanders, 736.

ANUNCIO

Los próximos estados que votarán son: Arizona, Florida, Illinois y Ohio, en los cuales Biden figura como favorito, especialmente en Estados tan importantes como Illinois (155 delegados) y Florida (219 delegados).

No se puede dejar de mencionar la contra campaña de Donald Trump, quien tildaba a Bernie Sanders, de “loco” y “socialista” y ahora gira su atención hacia Joe Biden, descreditándolo por su edad y por su hijo Hunter por lo ocurrido en Ucrania,  Trump busca una total operación de descrédito que cale entre los votantes (utilizada contra Hillary Clinton en 2016, cuando se puso en duda su salud física) y hoy cuestiona a Biden, de 77 años, hasta el punto de declarar que, de ser elegido, acabará por gobernar desde un asilo de ancianos.

pastedGraphic_1.png

Este domingo ambos candidatos se enfrentaron en un debate -a puerta cerrada, debido al brote del Coronavirus-, en el que Sanders se presentó mucho más firme en algunas de sus posiciones consideradas de izquierda. Fundamental, ha sido la toma de posición de ambos, sobre las políticas sanidad pública. Biden, claramente sigue firme en su posición de moderado, más allá de las acusaciones de Sanders, sobre la complicidad de su competidor, en apoyo de políticas negativas para los sectores más pobres del pueblo estadounidense.

No cabe duda que el electorado joven apoya masivamente a Sanders, aunque los datos de participación de ese colectivo son más bajos de lo que esperaba el equipo del candidato izquierdista, y es lo que hoy lo pone en la cuerda floja frente a Biden que avanza con paso firme. Así el ex vicepresidente de Obama y representante del ala moderada del partido, consolida su liderazgo para disputar la presidencia de los Estados Unidos contra Donald Trump en las elecciones de noviembre.

Por Sabrina Montalbetti

Fuentes: www.elpais/internacional – www.bbc.com/mundo

Imágenes destacada: www.lavanguardia.com

Imagen en nota: www.perfil.com – www.elpais.com

ANUNCIO

Informe

Colombia: rumbo a las próximas elecciones presidenciales

Las elecciones presidenciales de Colombia, están cada vez más cerca. En primer lugar, los candidatos deben inscribir oficialmente su candidatura en la Registraduría entre el sábado 29 de enero y el viernes 11 de marzo. Este organismo ya ha generado polémica al presentar problemas para la inscripción de cédulas de ciudadanía y al firmar un contrato con INDRA, una empresa española, para hacer el escrutinio nacional de las elecciones del 2022, en un proceso unilateral y que pone en dudas la transparencia del escrutinio de los votos.

La opinión popular sobre los precandidatos varía con el pasar de los meses, ninguno de ellos cuenta con una gran aprobación ya que existe una falta de confianza generalizada en los partidos políticos en general y en los candidatos en particular.

El Pacto Histórico es la única coalición en la que el candidato está nítidamente definido desde el principio, con Gustavo Petro a la cabeza. Por otro lado, Sergio Fajardo domina el sector del centro y por la derecha se destacan Federico Gutiérrez y Óscar Iván Zuluaga.

Una encuesta realizada recientemente por Guarumo y EcoAnalítica reveló que el Pacto Histórico está por encima de las demás coaliciones, quedándose con el 31,1 % de los votos, siendo el principal candidato el senador Gustavo Petro (90,6 %.) De este grupo también hacen parte: Francia Márquez, Camilo Romero, Alfredo Saade, Luis Fernando Velasco y Arelis Uriana.

Entretanto, el 14,5 % de los encuestados respondieron que su candidato está en el Equipo por Colombia, conformado por Alejandro Char, David Barguil, Enrique Peñalosa, Aydeé Lizarazo y por el más votado Federico Gutiérrez. (47,2 %).

Por su lado, la coalición Equipo por Colombia, formada por Alejandro Gaviria, Juan Manuel Galán, Jorge Enrique Robledo, Carlos Amaya, Ingrid Betancourt, Juan Fernando Cristo y el preferido Sergio Fajardo (41,6 %).

Con respecto a los candidatos independientes, el 12,4 % se reparte entre Rodolfo Hernández, Luis Pérez y John Milton Rodríguez.

ANUNCIO

Además, se consultó por la imagen que tienen los colombianos del presidente Iván Duque, siendo el 40 % favorable y el 54,2 % desfavorable, dejando en evidencia la crisis política actual de Colombia.

Por el momento, la presidencia se disputaría entre Pietro, Gutiérrez y Fajardo, quienes han centrado sus campañas en diferentes temas: la desigualdad para Petro, la seguridad para Fico Gutiérrez y la educación para Sergio Fajardo.

Este jueves, los tres candidatos se enfrentaron al primer debate presidencial, en donde hablaron principalmente sobre la falta de credibilidad del actual sistema democrático, que empeoró considerablemente tras el estallido social del 2021. Esta falta de credibilidad se debe a un sistema democrático disfuncional, marcado por la corrupción y violencia, frustración de expectativas con los partidos políticos y falta de representación. Todavía faltan varios meses para las elecciones, si bien las tendencias de voto se encuentran definidas, esto puede variar fácilmente, al final de cuentas ganará el candidato que sea capaz de brindar esperanza a una sociedad, que necesita volver a creer que en la democracia se encuentra la salida hacia el desarrollo y progreso del país.

Por Sabrina Montalbetti — 31/01/22

Fuentes: www.laizquierdadiario.com – www.elpais.com – www.elcolombiano.com – www.infobae.com – www.portafolio.com

Imagen destacada: www.elcolombiano.com

ANUNCIO
Ver más

Informe

Marketing político: sus técnicas y transgresiones éticas

Técnicas del Marketing político

Lerma Kirchner, Vite López y Bárcena Juárez explican, que el Marketing político se utiliza como un conjunto de técnicas empleadas para conocer características, necesidades y aspiraciones de poblaciones humanas con capacidad para elegir sus gobernantes (Cfr. Bárcena Juárez S.; Lerma Kirchner A.; Vite López R.; 2011; Marketing político; pp. 11).

Con mayor precisión conceptual, se debe decir, que el Marketing político está conformado por un conjunto de técnicas que se aplican por medio de diferentes procedimientos que buscan sustentar o legitimar la autoridad política a través del consentimiento de la ciudadanía. Estas técnicas, señalan los autores, se pueden circunscribir en: técnicas de persuasión del votante y técnicas de investigación del electorado (Cfr. Ibíd. pp. 25-26).

Las técnicas de persuasión se ocupan de la movilización, motivación y persuasión del elector para conseguir el triunfo electoral. Este enfoque del Marketing político busca la manera de comunicar, presentar y promover a los candidatos y propuestas. Mediante acciones y mensajes transmitidos personalmente o por medios de comunicación masiva, impulsan la imagen de una persona, partido u organización con el propósito de obtener o mantener el poder. Asimismo, existen algunas técnicas que se ubican en el límite de la ética, aunque muchas de estas herramientas no son ilegales.

La ingeniería electoral, es uno de los principales instrumentos de este enfoque. Se entiende como el conjunto de conceptos y acciones que buscan artificiosamente incrementar las posibilidades de éxito electoral (ganar las elecciones), mediante la aplicación de diversos tipos de acciones antes, durante y después de las elecciones, que reduzcan la votación por los adversarios e incrementen la votación propia. Los autores con respecto a esto elucidan:

“(…) que existen acciones legales y éticamente no cuestionables utilizadas por la ingeniería electoral, como es la eficiencia en las comunicaciones y acciones de campaña; o la eficaz organización logística, el día de la jornada electoral, pero no debemos olvidar que dentro de este concepto también se puede ocultar un número significativo de prácticas inmorales o aun ilegales, que de existir delito tipificado pueden ser causa de proceso de tipo penal electoral” (Cfr. Ibíd. pp. 27).

Las técnicas de investigación persiguen el objetivo de recolectar datos para después analizarlos mediante instrumentos de medición (por lo general estadísticos) y así tener una cartografía electoral.

La inteligencia política, es la principal operación llevada a cabo dentro de este enfoque. Dado que reside en la obtención de información estratégica que facilita vencer a la competencia. Por lo general, esta información se obtiene por parte de estados u organizaciones dedicadas a la investigación y, en situaciones extremas, al espionaje en el campo político.

Dentro de este enfoque, también se puede nombrar al benchmarking, como herramienta para los políticos. Los autores mencionan que puede definirse como:

“(…) un análisis comparativo del comportamiento del país, que intenta identificar las mejores prácticas en diferentes áreas relacionadas con la política y, por tanto, es una herramienta de aprendizaje político” (Cfr. Ibíd. pp. 27).

Esto lo llevan a cabo con el propósito de identificar las mejores prácticas de campaña desarrolladas por otros partidos o grupos políticos, tanto en el país como en el extranjero, incluida la competencia política–electoral.

Los autores afirman que estos dos enfoques operativos del Marketing político no deben entenderse por separado. Para que sea posible influir en el electorado o para llevarle una campaña atractiva (técnicas de persuasión), es necesario haber realizado previamente un conjunto de investigaciones y análisis en función de las características y necesidades de los votantes y de la situación política, social, económica y cultural (técnicas de investigación) (Cfr. Ibíd. pp. 26).

Transgresiones éticas del Marketing político

Si bien el Marketing político se puede llevar a cabo de acuerdo a pautas legales y morales, al ser aplicado con fines que transgreden las normas jurídicas y el comportamiento ético que exige la campaña electoral, se desvirtúa en prácticas deshonestas que tienen el propósito de ocultar o deformar la verdad con fines sectarios.

Estas prácticas que sustenten este accionar de ocultar o deforman la verdad, son: la desinformación, la calumnia, encuestas preparadas, campañas del miedo, infiltración y espionaje (Cfr. Ibíd. pp. 48-51).

ANUNCIO

La desinformación, es la forma de presentar la información para favorecer o perjudicar a alguien intencionalmente, implica la manipulación de la información.

La calumnia, durante el proceso electoral suele estar integrada de un cuerpo estructurado en diferentes formas y etapas para deteriorar la imagen de partidos y candidatos; con ello se reduce la intención de voto hacia ellos, así como también se desestabiliza en lo moral a los difamados o calumniados, reduciendo el dinamismo y efectividad de sus acciones de campaña.

Las encuestas preparadas, están sesgadas de antemano o con el empleo de datos obtenidos mediante la manipulación intencional de la metodología o datos arrojados por el proceso de muestreo.

Las campañas del miedo, son estrategias electorales conformadas por mensajes que a menudo enuncian posibles resultados nocivos derivados de la elección de un candidato o partido. Se centran en una gran diversidad de temas con el argumento de que si determinado candidato resulta democráticamente electo, durante su gestión hay probabilidades de que surjan crisis económicas, conflictos sociales, y otras situaciones conflictivas.

La infiltración, es la introducción de algún individuo perteneciente o comprometido con un partido político o candidato en otro partido o en el órgano electoral. Los fines de esta práctica son el espionaje, realización de acciones disfuncionales hasta llegar al extremo de sabotaje.

El espionaje busca recabar información que permita anticiparse a las acciones de los rivales y contrarrestar el trabajo de proselitismo que estos realizan. El espionaje electrónico se realiza mediante la intervención en los sistemas de comunicación electrónica del contrincante como el teléfono, los sistemas de cómputo, incluido el correo electrónico y redes sociales.

El espionaje electrónico, también es llevado a cabo sobre el conjunto de lectores. Las compañías dedicadas al Marketing político, ofrecen el servicio de recopilar información sobre los usuarios de las redes sociales, principalmente sus gustos, orientación ideológica y preferencias políticas, para identificar su perfil e influir en su intención de voto. Con respecto a esta situación basta mencionar, el caso por el cual se le acusa a la red social de Mark Zuckerberg, de haber compartido de manera inapropiada los datos de 87 millones de usuarios con la firma de consultoría política Cambridge Analytica, para utilizarlos en la campaña presidencial de Donald Trump.

De esta manera, la transgresión ética y jurídica del Marketing político tiene como resultado la realización de prácticas deshonestas, a partir de las cuales se pretende condicionar la intención de voto en favor de determinada propuesta política, a través de la mentira y la tergiversación de la verdad.

De allí, que sea necesario establecer una regulación jurídica sobre el Marketing político, que asegure que este se realice de acuerdo a la ley y en beneficio de la comunidad. Para que, de esta forma, se eviten las prácticas de desinformación, calumnia, campañas del miedo, infiltración y espionaje; dando lugar a que las campañas electorales se realicen ética y moralmente.

Por Bruno Ponferrada — 02/01/12

Fuentes:

Aguilar Gutiérrez M.; Pérez Ruiz A. (2019); Propaganda, manipulación y uso emocional del lenguaje político, en La posverdad: una cartografía de los medios, las redes y la política (Roberto Aparici y David García-Marín, coordinadores); Ed. Gedisa; España, Barcelona; pp. 97-114.

Bárcena Juárez S.; Lerma Kirchner A.; Vite López R. (2011); Marketing político; Ed. Cengage Learning; México D.F.

BBC News (2021). Recuperado de: https://www.bbc.com/mundo/noticias-49093124

Imágenes destacada y en nota: www.pixabay.com

ANUNCIO
Ver más

Informe

Los Talibanes: su origen y normas

En septiembre del año 2001 Al Qaeda, organización paramilitar y terrorista, atacó a los Estados Unidos teniendo como consecuencia un saldo de más de 3000 víctimas. Esto generó la ofensiva militar de Estados Unidos para dar con los responsables del ataque. Las investigaciones de inteligencia militar se dirigieron a un país en específico, Afganistán. Por aquel año quienes detentaban el poder gubernamental de Afganistán eran los talibanes, movimiento y organización militar fundamentalista islámica. Las trabajos de inteligencia estadounidense en conjunto con el servicio de inteligencia pakistaní y Nothern Alliance, formada por aquellos grupos étnicos afganos que no estaban a favor del dominio talibán del país, expusieron la relación bilateral existente entre el gobierno Talibán y Al Qaeda. De modo que el día 7 de Octubre de 2001 se dio inicio a la operación “Libertad Duradera”. Esta operación fue liderada por el gobierno estadounidense de George Bush y detonó el fin del régimen político Talibán en Afganistán. 

Después de 20 años, el 16 de agosto del año 2021, el Talibán volvió a tomar protagonismo internacional. Esto después de tomar el control político de 26 capitales de Afganistán, entre ellas Kabul, la capital del país. Esta situación, por un lado, produce incertidumbre a nivel internacional, con respecto a las políticas gubernamentales y de relaciones exteriores que podrían tomar los talibanes. Por otro, provoca temor a nivel regional, en cuanto a las normas sociales y culturales que aplicarían.  

Esta incertidumbre y temor que genera el regreso de los talibanes a la poltrona política, se relaciona con las particularidades de su origen y sobre todo con las prácticas normativas que siguen. 

El presente artículo abordará, de manera sucinta, estos dos puntos referentes al Talibán: su origen y normas.  Esto con la pretensión de aportar conocimiento sobre el movimiento Talibán y sus prácticas.  

Ahora bien, en lo que respecta al origen del movimiento Talibán, se puede informar que durante los diez años que duró el control soviético sobre Afganistán, entre 1979 y 1989, muchos estudiantes se levantaron en armas y se unieron a la insurgencia apoyada por los Estados Unidos. Estos estudiantes se hacían llamar “estudiosos del Islam”, llamados “talib” en Afganistán, talibanes para occidente (Cfr. Sánchez, 2020 pp. 31). Fueron estos talibanes los que en el año 1994 darían inicio al movimiento talibán en Afganistán (Cfr. ídem. pp. 33). Un movimiento que tenía como objetivo eliminar la violencia y la corrupción, todo ello guiándose bajo las leyes de la Sharia (Cfr. ídem. pp. 33). Poco a poco los talibanes empezaron a hacerse con el control de la región, echando abajo aquellos puestos de control dirigidos por líderes tribales que se iban bien uniendo a ellos o bien aceptando que los talibanes eran superiores en fuerzas.

En Septiembre de 1995 los talibanes entraron en Herat, segunda gran ciudad que caía bajo su mando y un año más tarde, el 27 de septiembre de 1996 se hacían con el control de la capital Kabul. Allí establecieron un gobierno provisional y comenzaron a implantar sus leyes, basadas en el respeto de la Sharia.

La toma del control político de los talibanes, por medio de la fuerza bélica, provocó un sentimiento encontrado entre la población. Dado que algunos lo veían con buenos ojos, sintiendo expectación y emoción por la instauración de la unanimidad política en el país y la aplicación de la ley islámica. Lo que llevaba a vislumbrar lo que parecía el fin de la guerra.

Imagen ilustrativa

Mientras que otros lo veían con temor debido a la dureza de las acciones que éstos tomaban y a la rectitud de sus normas y sus sanciones por no cumplirlas (Cfr. Ídem. pp. 34).

En lo referente a sus prácticas normativas, se debe señalar que la sociedad afgana ideal de los talibanes tiene el claro objetivo de conseguir imponer una misma versión del Islam en todo el territorio afgano. Esta versión del Islam se basa en la aplicación rigurosa del código normativo de la Sharia. Estas leyes se caracterizan por poseer una interpretación estricta del Corán, de forma que las normas establecidas pueden ser ampliamente criticadas desde la cultura occidental o a partir de los derechos humanos. Empero, los talibanes a través de la aplicación de estas leyes pretenden terminar con la corrupción, los crímenes y las luchas dentro de la sociedad. Por ejemplo, aquel que hubiese perpetrado un hurto, se le amputa la mano, de manera que sea públicamente conocido por el resto de ciudadanos y el mensaje quedase claro para todos. Otras de las regulaciones estipuladas por la Sharia, y que fueron aplicadas de 1996 a 2001, son la pena de muerte en caso de asesinato, la prohibición de actividades como música o la televisión no controlada por el propio Estado, la ordenanza para los hombres de dejarse crecer la barba y, sobre todo, las restricciones a los derechos de las mujeres (Cfr. La Nación, 2001).

En atención a las restricciones que la Sharia establece para las mujeres, se puede indicar la prohibición de trabajar, no poder recibir una educación, no poder salir de casa si no es acompañada de su marido, unas normas de vestimenta realmente estrictas, que se castigan con maltrato físico en caso de no ser cumplidas, no poder practicar deporte o salir al balcón de su propia casa (Cfr. ABC, 2013). Esto con el fin de acabar con todos aquellos males de la sociedad y de establecer una verdadera sociedad islámica en Afganistán.

ANUNCIO

Por lo tanto, a partir de lo expuesto se puede deducir que el Talibán es un movimiento bélico que surge de convicciones morales que tienen como base el ideal de justicia estipulado en la Sharia. Esto lo configura como un grupo fundamentalista y extremista. Fundamentalista, puesto que presenta la actitud de un grupo de personas que aceptan y promueven un conjunto de creencias dogmáticas que se adhieren de forma literal a un texto sagrado al que consideran infalible, cuyo cumplimiento condiciona e incluso determina la inclusión o exclusión de los individuos a ese grupo (Cfr. Priego, 2018, p. 262). Esa estricta visión de la realidad que sus partidarios entienden como pura e ideal, se logra acudiendo a aquellas costumbres y actos sociales que se practicaban en los orígenes de ese credo y que, por tanto, es considerado como esencial o fundamental. Extremista, ya que sus prácticas, para llevar a cabo sus creencias y estrategias, se salen de lo ordinario, es decir, rompen con los consensos sociales establecidos sobre lo que es aceptable y bueno (Cfr. ídem. pp. 265). 

Por Bruno Ponferrada —- 29/08/21

Fuentes:

ABC (2013); Las veintinueve prohibiciones que los talibanes imponen a las mujeres; Recuperado de: https://www.abc.es/internacional/20131018/abciveintinueverazonestalibanmujeres201310162122.html  

As (2021); Cómo los talibanes tomaron el control de Afganistán en 10 días; Recuperado de: La Nación (2001); Cinco años atrás caía Kabul bajo los talibanes; Recuperado de:

Sánchez I. (2019); Los talibanes: más allá de un movimiento fundamentalista el origen y la evolución del movimiento talibán en Afganistán; Comillas Universidad Pontificia, Facultad de Ciencias Humanas y Sociales; Recuperado de:  https://repositorio.comillas.edu/xmlui/handle/11531/40856  

Priego A. (2018); Fundamentalismo, extremismo, fanatismo y terrorismo religioso. Una clarificación de los conceptos; Revista Comillas Vol. 76 Núm. 148, Las religiones: encuentros y desencuentros.

Imagen destacada: www.vozdeamerica.com

Imagen en nota: www.pixabay.com

ANUNCIO
Ver más

Populares

Observador urbano © 2018 - 2021 // Observar la realidad, lo que nos rodea, es inevitable. Comprenderla, interpretarla, también. En nuestro sitio queremos hacerlo, pero a partir la mirada de los otros, de nosotros mismos, de los que nos lean, de los que propongamos para su lectura. Cada publicación tendrá ese sentido. Y desde una ciudad, en la que vivimos la mayoría de los que participamos de este proyecto. Aunque en verdad, desde la ciudad por la que transitemos. Observador Urbano, un portal de noticias.