Observador Urbano

Alemania sufre una filtración masiva de datos

El día viernes 4 de enero, Alemania sufrió una masiva filtración de datos personales a diferentes actores, pertenecientes al área política, periodística y artística.

El contenido de los datos filtrados fue revelado a través de una cuenta de twitter – creada a los efectos – en donde figuraba información relativa a números de tarjetas de crédito, direcciones de correo electrónico y postal, números telefónicos, documentos internos de partidos políticos, destacándose aquellos pertenecientes a la Canciller Angela Merkel.

En un primer momento, el incidente fue revelado por el canal regional RBB (Radiodifusión Berlín – Brandeburgo), informando que los datos empezaron a publicarse en las redes sociales antes de la navidad. En el perfil de la cuenta utilizada – de aproximadamente 17.000 seguidores – para dar acceso a la información robada, aparecían la descripción de “investigador de seguridad”, “artista” y “sátira”.

Los principales partidos políticos afectados fueron desde la CDU de Merkel hasta los Verdes, pasando por los Socialdemócratas y los liberales.

Frente a los hechos, inmediatamente el gobierno alemán activó la alarma cibernética, una medida destinada a descubrir el origen del ataque, que luego de unos días, pudo identificar al autor del ataque virtual: un joven alemán de 20 años de edad.

La oficina central para la lucha contra la Delincuencia en Internet de la Fiscalía de Fráncfort y la Oficina Federal de Investigación Criminal, informaron que, de la vivienda del atacante, en el estado de Hesse, incautaron ordenadores y material documental de contenido informático y, procedieron a su detención, quedando luego, en libertad.

Foto: AP

“El joven confesó, se mostró arrepentido y aseguró que había actuado en solitario, movido por su desacuerdo con las declaraciones de diferentes personalidades públicas”.

Cabe destacar, que Alemania no es la primera vez que sufre un robo de datos masivos. En 2015, las autoridades alemanas revelaron que la red informática del Bundestag estaba siendo atacada y que la descarga de datos podía llegar a colapsar el servicio, quedando Rusia – luego de una investigación – como responsable del hecho.

Por otro lado, en 2016, se registró otro incidente en donde se hizo público que un grupo ruso también había pretendido piratear a la Unión Demócrata Cristiana, partido político al cual pertenece la canciller alemana.

Finalmente, en 2017 el grupo APT28, accedió con éxito a los ministerios de Exteriores y de Defensa, así como a la red de datos del Gobierno alemán y a la de servicios secretos, confirmada en ese entonces por la Agencia Alemana de Prensa (DPA).

Desde de abril de 2017, Alemania cuenta oficialmente con un ciber – ejército, que debería estar plenamente operativo en 2021, y que tiene por objetivo garantizar la protección de las infraestructuras militares y los sistemas de armamento de la “Bundeswehr” (Fuerzas Armadas), ya que, de acuerdo al Ministerio de Defensa alemán, su ejército sufrió numerosos ciberataques durante ese año.

Asimismo, cabe destacar la importancia del servicio dedicado a la investigación de delitos cibernéticos de Interpol, en virtud de que la creciente dependencia de internet “ha creado vulnerabilidades inesperadas que permiten que se produzcan ataques complejos y coordinados en cuestión de minutos. La complejidad de las amenazas cibernéticas exige unas competencias técnicas de alto nivel e investigaciones transjurisdiccionales a gran escala para combatir la ciberdelincuencia con eficacia”.

Es por ello, que la creación del Complejo Mundial de INTERPOL para la Innovación, tendrá como propósito construir alianzas estratégicas entre las fuerzas del orden, las instituciones públicas, el sector privado y académico para ayudar a las agencias nacionales encargadas de la aplicación de la ley a mantenerse al día de las últimas tendencias tecnológicas, los modus operandi delictivos y a desarrollar nuevas medidas eficientes para combatirlos.

Por Agustina Martínez