Observador Urbano

22 países usarán la App de rastreo del Coronavirus creada por Google y Apple

El trabajo en conjunto entre Apple y Google ha sido algo inédito y cuando fue anunciado, se plantearon algunas dudas. ¿Realmente podrían realizar un proyecto en común? El contexto de la Pandemia, ha generado situaciones sin precedentes en varios órdenes. La confluencia de estas dos grandes empresas, en un trabajo en común, es sin dudas uno de los casos más resonantes.

Ambas son la principales competidoras a nivel mundial, en lo que se refiere al mercado de los smartphones y los sistemas operativos que se usan para manejarlos. iOS y Android (Google), aparecen enfrentados en diversos sentidos, comerciales, técnicos e incluso conceptuales. La experiencia de elaborar un software de manera conjunta, ha dejado de lado, la competencia habitual.

Desde el punto de vista estrictamente técnico, Apple y Google han entregado a las autoridades sanitarias de 22 países, el acceso a la Interfaz de Programación de Aplicaciones (API) que han desarrollado y sobre la que se permite crear aplicaciones de rastreo contra el COVID-19. La particularidad estará dada también, por el hecho de que cada nación adquirente, podrá adaptar el software desarrollado por ambas empresas de acuerdo a su propio sistema sanitario.

La aplicación móvil logrará detectar la cercanía de móviles, no de personas. Si una persona enferma o que se ha identificado como posible infectado coloca su móvil a menos de dos metros del móvil de otra persona, se entenderá como un posible contacto de riesgo.

Las autoridades sanitarias de los diversos países, al desarrollar sus propias aplicaciones basadas en este software de Apple y Google, podrán personalizar los parámetros que serán tenidos en cuenta. Este sistema de rastreo de móviles será un complemento de aplicaciones que muchos países ya han desarrollado. Lo importante es, que se ha logrado una comunicación entre ambos sistemas operativos, que habitualmente son incompatibles.

El tema de la privacidad de la información sobre los datos personales de los usuarios, surgió a partir de las dudas que plantearon algunos países. Algo que sucede prácticamente a nivel mundial. Las acusaciones sobre la violación de la información privada por parte de gobiernos ha estado presente de manera constante, y lo mismo ha pasado con la iniciativa de las dos grandes empresas.

Las mismas han defendido su mecanismo, indicando que los datos que se obtienen son aleatorios, lo que impide que se sepa la identidad de los propietarios de los móviles. La cuestión, recién está avanzando y será fundamental ver cómo se realizan las diversas adaptaciones. Su eficacia y transparencia se pondrán en juego muy pronto y de esto dependerá, que se expanda o no su uso en más países.

Por Observador Urbano                                                                            31/05/2020

Fuente: www.trecebits.com

Imagen destacada: www.pixabay.com

Imagen en nota: www.pexels.com