Observador Urbano

2 de abril: «Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo»

Desde el año 2.008, la Asamblea General de las Naciones Unidas designa el 2 de Abril como el Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo: informar, prevenir y contribuir a la calidad de  vida de estas personas, son algunos de los fines que se pretenden al conmemorar este día.

Según el DSM V (Manual Diagnostico y Estadístico de los Trastornos Mentales- 5ta Edición), el Trastorno del Espectro Autista (TEA) es una condición permanente que se manifiesta en los tres primeros años de vida y, se lo conceptualiza como trastorno del neurodesarrollo, dado que sus características principales se remiten a una interacción cualitativamente diferente con el contexto.

Intereses restringidos y repetitivos, interacción social cualitativamente diferente y problemas en la comunicación verbal y no verbal, son los principales rasgos para la elaboración certera del diagnóstico de Autismo. La gran variabilidad en la expresión de estas alteraciones lleva a hablar de “espectro”, es decir, existen varios grados de afectación de unas personas a otras, que pueden ser desde muy leves a graves.

Imagen: «Adobe Stock»

Por otro lado, el diagnóstico temprano tiene un impacto positivo, ya que contribuye a potenciar las capacidades de las personas con Trastorno del espectro Autista (TEA) y evita complicaciones en el futuro.

Sin embargo, dado que las principales dificultades que tienen estas personas se refieren a las interacciones con el medio ambiente (instituciones educativas, espacios de recreación y vida cotidiana en general)  es imprescindible comprender cuales son los apoyos que requieren:

  • Generalmente son pensadores visuales, comprenden mejor mediante imágenes, por lo que tareas, hábitos y aprendizajes sociales son a-prendidos si se respaldan en estímulos pictográficos.
  • Cambios mínimos sin anticipación previa (variación en las horas de clase, espacios, docentes o actividades, entre otras) pueden desencadenar conductas desajustadas, dado que, en estas situaciones perciben al ambiente como inseguro e inestable. En estos casos, es conveniente trabajar con anticipaciones como una agenda con imágenes.
  • Desorganización sensorial: algunas personas con TEA presentan dificultades para manejar la información captada por los sentidos. Por lo que pueden presentar hipersensibilidad o hiposencibilidad ante ruidos, tacto, olores y sabores.

Lo importante es, ante todo, mirar y hacer visibles los apoyos necesarios, sumar conciencia, respeto, empatía e igualdad. Reconociéndonos en nuestra infinita diversidad y humanidad. “Las personas con autismo no viven en su mundo, viven  en el nuestro”.

Por Elisa Arce – Licenciada en Psicopedagogía

Imagen destacada: www.pixabay.com

Imagen en nota: www.pexels.com